El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que asistió al Foro Económico Mundial anual del mes pasado en Davos, sostuvo una serie de reuniones con líderes mundiales.  Entre ellos, uno es particularmente apreciado por Israel, es el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, debido a la alianza estratégica que existe entre Jerusalem y Bakú.

 Dos leones dorados se asientan en cada cabeza del puente para indicar que no lleva a cualquier sitio, sino a Qırmızı Qəsəbə, antaño conocida como Krasnaya Sloboda, es decir, La Ciudad Roja, el mayor asentamiento judío de Azerbaiyán.
Dos leones dorados se asientan en cada cabeza del puente para indicar que lleva a Qırmızı Qəsəbə, antaño conocida como Krasnaya Sloboda, es decir, La Ciudad Roja, el mayor asentamiento judío de Azerbaiyán.

NOTICIAS AGENCIA DE ENLACE JUDÍO MÉXICO – ‘Las relaciones entre Azerbaiyán e Israel se desarrollan y nada puede obstaculizar esto“, dijo recientemente un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel sobre la cooperación entre los dos países que comparten muchas similitudes: naciones antiguas, pero países pequeños, valores democráticos, medio ambiente hostil e inestable, la importancia de la vida humana y la familia, muchos grupos étnicos que viven uno junto al otro, tienen que luchar contra una campaña de imagen distorsionada y propaganda hostil. Al igual que Israel, Azerbaiyán critica a “los que no quieren ver la realidad sobre el terreno”.

“La relación de asociación estratégica Azerbaiyán-Israel abarca muchas áreas diferentes, como la energía, la seguridad, la defensa, la agricultura, el comercio, pero también se caracteriza sobre todo por el factor humano, con una vibrante comunidad judía en Azerbaiyán”, Hikmat Hajiyev, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán dijo a EJP en Bakú, la capital del país, situada en la orilla occidental del Mar Caspio, una ciudad que mezcla modernidad y tradición.

La comunidad judía de Azerbaiyán, con alrededor de 30.000 personas, se considera hoy en día como un ejemplo en el mundo de cómo en un país secular con mayoría de población musulmana chiíta, que limita con Irán en su parte sur, todas las comunidades de fe, incluido el judaísmo, viven en perfecta armonía y respeto mutuo.

Hay 7 sinagogas en el país, dos de ellas en Bakú y tres en Quba, una antigua ciudad en el noreste del país, también apodada la ‘Jerusalem del Cáucaso’, en la que toda la población es judía, conocida como los Judíos de las Montañas. El único ejemplo en el mundo de una ciudad judía fuera de Israel.

Por otra parte, se está construyendo un nuevo museo judío con el apoyo financiero del gobierno en Quba.

70.000 judíos de Azerbaiyán hicieron aliá – la palabra hebrea para inmigración- a Israel en los años inmediatamente después que el país obtuviera la independencia en 1991 de la antigua Unión Soviética, cuando las dificultades económicas precedieron al auge del petróleo.

Israel, que abrió una embajada en Bakú en 1992, compra el petróleo de Azerbaiyán, a través del oleoducto Bakú-Tbilisi-Cyehan, mientras que Azerbaiyán se interesa en las tecnologías de Israel, en la ciencia, los conocimientos médicos y la importación de equipos relacionados con la defensa. El intercambio comercial entre los dos países asciende $ 5 mil millones y hay un vuelo dos veces por semana entre Bakú y Tel Aviv.

Hay un grupo de amistad parlamentaria de Azerbaiyán-Israel y la Universidad de ADA en Bakú, que recibió al ex presidente Shimon Peres, se ha asociado con la Universidad de Haifa para un intercambio de estudiantes cada semestre.

En el aspecto político, es digno de mencionar que ambos países se enfrentan al mismo tipo de actitud “doble estándar” de la comunidad internacional, y en particular de la Unión Europea.

Israel, la única democracia en Medio Oriente, es el blanco de los medios de comunicación occidentales y también de la jerarquía política de la UE para sus ‘política de asentamientos’. Las relaciones políticas de EU-Israel están mostrando presiones ya que la UE decidió en noviembre pasado etiquetar productos de los asentamientos israelíes al entrar en el mercado europeo. Una medida denunciada como “discriminatoria” por Jerusalem.

“Con nuestros amigos en Israel tuvimos una discusión muy abierta. Esto no es un problema para nosotros. Nuestro punto de vista no es diferente de la opinión dominante de la sociedad y el gobierno de Israel. No tenemos ningún problema con importar dichos productos en Azerbaiyán”, responde Hikmat Hajyev, cuando se le preguntó sobre la postura de su país en la cuestión de etiquetado, ya que sostiene que las personas en los asentamientos trabajan para recibir salarios. “Si dejamos de importar sus productos, perderán sus puestos de trabajo”, dice.

Según él, la solución de dos estados “es la única garantía para la paz sostenible en esta parte del mundo y para la protección y la seguridad del pueblo israelí”.

Azerbaiyán también denuncia la ‘doble moral’ regular de la Unión Europea y los medios de comunicación, cuando se trata de la imagen del país y también en relación con el conflicto de Nagorno-Karabaj, un territorio azerbaiyano ocupado por Armenia desde 1992, junto con otras 7 regiones adyacentes, que ocupando el 20% del territorio de Azerbaiyán. Desde entonces un millón de refugiados se han visto obligados a abandonar sus hogares en las zonas en disputa.

Los dos países firmaron un acuerdo de alto el fuego en 1994 y desde entonces los co-presidentes del Grupo de Minsk – Rusia, Francia y Estados Unidos- están llevando a cabo negociaciones de paz.

“Estamos asistiendo a una crítica injusta y ataques de forma regular en el Parlamento Europeo contra Azerbaiyán”, lamenta Bahar Muradova, vicepresidente del Milli Mejlis, el parlamento de 125 miembros del país, y presidente del comité de Derechos Humanos.

Siendo ella misma refugiada de uno de los 7 distritos ocupados, lamenta la diferencia de actitud de la UE cuando se trata de este conflicto y la adoptada por Bruselas con respecto a Rusia después de la anexión de Crimea.

“Es muy decepcionante porque le damos mucha importancia a nuestra relación con la UE”, dijo.

Como resultado de una resolución “ofensiva” del parlamento de la UE en septiembre pasado en la llamada “violación de los derechos humanos en Azerbaiyán, Bakú suspendió su participación en la Asamblea Parlamentaria Euronest, un foro en el marco de miembros de la agrupación Asociación Oriental de la UE de parlamentos nacionales de Ucrania, Moldavia, Bielorrusia, Armenia, Azerbaiyán y Georgia.

Sinagoga en Ciudad Roja, Quba, Azerbaiyan
Sinagoga en la Ciudad Roja, Quba, en Azerbaiyan. Quba es la única ciudad de población totalmente judía en el mundo.

En su conversación con EJP, Mouradova tuvo el orgullo de decir que “Azerbaiyán es el único país donde no existe antisemitismo”, al contrario de lo que ocurre en varios países de Europa.

Por otra parte, a pesar del conflicto de Nagorno Karabaj, hay 30.000 armenios que viven en paz en Azerbaiyán, explicó. “¿Eso no es tolerancia y respeto de los derechos humanos?”, preguntó el PM.

En cuanto a la integración exitosa de un millón de refugiados de la región de Nagorno Karabaj, cree que la UE, que cada vez se enfrenta a más crisis migratoria, tiene que aprender de la experiencia de Azerbaiyán.

A pesar de la “refrigeración” en su relación con la UE, Azerbaiyán le concede una gran importancia y espera la próxima visita a Bakú de la jefa de política exterior de la UE Federica Mogherini.

“Esperamos que esta visita despeje todos los malentendidos y revitalice nuestras relaciones”, dice el doctor Azay Guliev, miembro del parlamento de Azerbaiyán que también preside el Consejo de apoyo estatal a las ONG, explicando que su país ha propuesto e iniciado una alianza estratégica con la UE sobre la base de una estrecha cooperación.

“No estamos pidiendo dinero, no somos personas mal intencionadas, no estamos enviando migrantes a Europa. Sólo queremos asociación entre iguales”, señala el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores antes de la visita de Mogherini en marzo.

Pero tanto él como Guliyev hacen hincapié que el liderazgo de la UE debe reconocer la inviolabilidad de las fronteras internacionales y la integridad territorial de Azerbaiyán de conformidad con el derecho internacional en lo que respecta al conflicto de Nagorno Karabaj.

“Si usted apoya la integridad de Ucrania o Georgia, ¿por qué no apoya la integridad de Azerbaiyán?”, se pregunta Guliyev. “Esperamos que este conflicto termine en paz y que el territorio ocupado sea devuelto a Azerbaiyán”, dice.

Mogherini también escuchará de sus anfitriones en Azerbaiyán cuánto valora el país su multiculturalidad y tolerancia – dos nociones elogiadas regularmente por los líderes de la UE en sus discursos.

Poco después de su visita, el país será sede del Foro Mundial de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, que se estableció para eliminar la tensión entre Occidente y el mundo islámico. La celebración de este foro en Azerbaiyán en 2016- denominado Año de la Multiculturalidad en el país- no sea solamente simbólico.

“Nuestra multiculturalidad debe desarrollarse como ejemplo para el resto del mundo en un momento en que el antisemitismo y la islamofobia son las principales amenazas a nuestra casa común”, dice Azay Guliyev.

“¿No fue Azerbaiyán el primer país en dar derecho de voto a las mujeres en 1918, incluso antes que EE.UU.?”, se pregunta para contrarrestar la crítica de su país.


Fuente: Frontpage / Giacomo Fracassi – Traduce y edita: Silvia Schnessel para Enlace Judío México

Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈