La migración masiva de musulmanes “refugiados” a Europa Occidental podría dar lugar a uno de los más significativos trastornos demográficos globales de la historia.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – En un torrente de emociones apasionadas, los líderes europeos han suspendido la razón y la autoestima. La corrección política ha alcanzado niveles suicidas. A menos que la marea se invierta, este movimiento migratorio puede socavar de forma irreversible la cultura occidental, que fue la base de la civilización europea. Se estima que hay de 8 a 10 millones más, predominantemente musulmanes, de Oriente Medio y el Norte de África con la intención de cruzar a Europa.

Ya hay más de 6 millones de musulmanes en Alemania, la mayor parte de los cuales no tienen intención de integrarse. Sólo el año pasado, Alemania absorbió un millón de nuevos inmigrantes. Contrariamente a la percepción generalizada, la mayoría no son refugiados y ni siquiera son de Siria, sino jóvenes inmigrantes musulmanes varones en busca de una vida mejor. Los estados árabes, incluidos los países del Golfo ricos, se niegan a absorberlos por razones de “seguridad”, aunque los saudíes se han comprometido a la construcción de al menos 20 nuevas mezquitas en Alemania.

Los elementos criminales abundan en la población migrante musulmana y horrendos asaltos sexuales en masa en la víspera de Año Nuevo en Colonia y en incidentes similares en otras ciudades europeas han conmocionado a los habitantes indígenas. Sin embargo, los medios de comunicación, políticos e incluso la policía ha subestimado la severidad de los ataques para evitar destacar las tendencias anti-sociales de estos “refugiados” e intensificar el ultraje contra la inmigración. Esto, a pesar del hecho de que en 2015 el número estimado de crímenes por parte de migrantes en Alemania fue de más de 400.000 – un aumento del 80% respecto al año anterior.

También está claro que la agitación anti-democrática de los extremistas musulmanes dominantes está teniendo un impacto. Incluso antes de este último aumento, los musulmanes silenciaron cualquier crítica del extremismo islámico con acusaciones de islamofobia. Sin embargo, las manifestaciones antisemitas antidemocráticas y asilvestradas públicas encabezadas por altavoces de odio musulmanes fueron toleradas y ahora se dan por sentadas.

También existe la preocupación de que hay un número considerable de yihadistas inmersos dentro de esta población migratoria, estableciéndose como durmientes para ser activados por ISIS en un momento de su elección. Por no hablar de los numerosos yihadistas incubados por mulás extremistas nativos en las mezquitas en las ciudades de Europa Central.

El impacto de esta migración sobre el futuro de Europa es alarmante, sin embargo, la mayoría de los líderes permanecen en la negación. La canciller Merkel, uno de los mejores líderes de la posguerra de Europa, parece haber perdido el rumbo, probablemente convencida de que la absorción de estos migrantes permite a Alemania redimirse de su horrible pasado. Pero la verdad es que, además de sustanciales elementos criminales, la mayoría de estos migrantes comparten dos creencias principales – un programa anti-democrático fanático y un odio apasionado a los judíos con los que fueron imbuidos en la infancia. Por tanto, la canciller Merkel, considerada filosemita, involuntariamente ha dado al antisemitismo en Alemania el mayor impulso posible.

Los supuestos que estos nuevos migrantes se integrarán son absurdos. Los europeos no lograron integrar a las generaciones anteriores de inmigrantes musulmanes y son mucho menos propensos a hacerlo hoy con una ola de migrantes dura y más comprometida ideológicamente.

Los europeos se enfrentan a un futuro oscuro y difícil. El aumento masivo de bienestar social para satisfacer las necesidades básicas de los migrantes es probable que tenga un gran impacto negativo en las economías europeas. La Unión Europea podría verse gravemente debilitada o incluso desmoronarse.

Para los judíos, ya tratados con la condición de parias en muchos países, esta inmigración va a generar más odio e intensificar gobiernos que presuricen la opinión pública hostil existente. Se intensificarán las tendencias para ocultar la identidad judía y los judíos que buscan mantener una vida judía y criar a los niños orgullosos de su herencia se enfrentan a un futuro extraordinariamente sombrío. La coalición de musulmanes, izquierdistas y organizaciones de “derechos humanos” y los grupos tradicionales anti-judíos forman el brebaje de brujas de los antisemitas que hará insoportable la vida de los judíos.

Las políticas europeas hacia Israel es poco probable que mejoren ya que los gobiernos que impongan condiciones más severas a los musulmanes para garantizar su seguridad interior se inclinarán para compensar a sus electores musulmanes mostrando mayor animosidad hacia Israel. La política discriminatoria despreciable contra Israel que actualmente muestra la UE y, en particular, Francia es un ejemplo de esto.

Inicialmente, muchos europeos (especialmente los judíos) estaban dispuestos a ser generosos y hospitalarios con los que creían que eran “refugiados” huyendo de condiciones bárbaras. Pero cuando la realidad surgió, una rabia enorme se ha extendido a la población nativa a medida que comienzan a apreciar la inmensidad de la descomposición de la calidad de vida y el desorden resultante con la presencia de estos migrantes.

Esto está creando grandes trastornos en el sistema político, con los grupos nacionalistas anti-inmigración populistas inicialmente considerados como excentricidades ahora transformados durante la noche en movimientos de gran alcance. Esto es más evidente en Francia, donde el Frente Nacional de Le Pen se ha convertido en el partido más grande y podría asumir las riendas del poder. Los partidos de derecha en Europa han sido tradicionalmente hostiles a los judíos y el padre de Marine Le Pen, fundador del partido (al que ella expulsó con otros extremistas), fue un antisemita y negador del Holocausto.

Para los judíos esto crea dilemas. La corrección política y las emociones hacen que los judíos se cuiden de apoyar un partido así. Pero están destrozados porque el Frente Nacional es el único partido sin compromisos con los votos musulmanes y trata de limitar aún más la absorción de árabes. En los últimos años, es el único partido que ha apoyado a Israel – en marcado contraste con los gobiernos de Francia. El mismo dilema enfrentan los judíos en la mayoría de los países europeos, con excepción de Hungría y Grecia, donde los partidos populistas son rotundamente antisemitas y fascistas.

Los trastornos en Europa, los nuevos alineamientos políticos, el abandono de Israel por parte de la izquierda y muchos liberales, el alejamiento de Israel de la administración Obama, el conflicto entre chiíes y suníes, han creado una nueva dimensión política para los judíos que requiere una revisión estratégica importante.

Estamos viviendo tiempos peligrosos y hay que tomar todas las medidas para protegernos. Esto significa que Tikkun Olam – hacer del mundo un lugar mejor – es un objetivo loable, pero no debe ser priorizado por delante de nuestra propia seguridad. Estamos obligados a considerar alinearnos con aliados que nos fortalezcan, aunque no estamos de acuerdo con algunas de sus otras políticas.

Eso ya se aplica a nuestros buenos amigos, los cristianos evangélicos cuya pasión por Israel y el pueblo judío es extraordinaria, pero eso no quiere decir que compartamos sus otras creencias religiosas. Lo mismo debe aplicarse a los partidos políticos conservadores y la derecha populista. Dependiendo de que no alberguen elementos antisemitas, los judíos deben sopesar su apoyo a los intereses judíos e Israel y determinar racionalmente a quién deben apoyar en lugar de instintivamente votar a los partidos tradicionales que continúan traicionándolos.

Lo mismo se aplica a Israel internacionalmente. EE.UU. a largo plazo seguirá siendo el mejor amigo de Israel y el aliado más importante. Con suerte, el próximo presidente deberá reflejar el apoyo público positivo para Israel en los EE.UU. y revertir la reciente erosión de la posición internacional de Israel restaurando los estrechos lazos entre ambos países.

Pero después de nuestra experiencia con la administración Obama, es crucial que ampliemos alianzas. La Unión Europea es poco probable que se convierta en amiga de Israel, pero se está convirtiendo en una fuerza más débil y se debería tratar de reforzar los lazos con los países europeos individualmente. La realineación reciente con Grecia y Chipre – antiguos adversarios – es un ejemplo. También existe la extraordinaria – aunque muy delicada – relación positiva con los rusos y de otros países de Europa del Este.

También ha habido un progreso extraordinario con los tres principales países de Asia – India, China y Japón, todos los cuales están hoy profundamente comprometidos en el comercio con Israel.

Por último, la agitación en Siria, la amenaza de Irán y la aparición de ISIS ha aportado a Israel alianzas tácitas con Egipto y algunos de los Estados del Golfo, incluyendo, irónicamente, a Arabia Saudita, la fuente del wahabismo y la exportación de la mayor parte del extremismo islámico en todo el mundo. Su antisemitismo permanece sin cambios, pero las alianzas temporales para hacer frente a las amenazas de los iraníes e ISIS ha creado extraños compañeros de cama.

A pesar de la proliferación del antisemitismo que enfrentan los judíos en la diáspora, especialmente en Europa, y no obstante el sesgo despreciable al que se enfrenta el estado judío en la ONU y otros organismos internacionales, Israel hoy en día se encuentra en una situación objetivamente más fuerte de lo que ha sido nunca. Pero los judíos e Israel deben estar preparados para ser más flexibles con sus aliados de lo que han sido hasta ahora. Con el fin de ser or l’goyim – una luz para las naciones – hay que asegurar primero nuestra propia seguridad y sólo entonces podremos concentrarnos en tikun ha’olam – reparar el mundo.

Isi Leibler puede ser contactado en [email protected]  Este artículo fue publicado originalmente por Israel Hayom y The Jerusalem Post.

Fuente: The Algemeiner / Isi Leibler – Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico