Desde hace un tiempo es evidente que, con independencia del resto de sus pasos en falso en Medio Oriente, el presidente Obama ha tenido éxito en un aspecto en el que todos sus predecesores han fracasado: ha acercado a Israel y los árabes, particularmente los árabes del Golfo, más estrechamente que nunca, unidos en su desconfianza y desilusión con las políticas de Washington en la región.

 


SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICOAhora ha dado un paso más.

Se está preparando para volver a desplegar el pequeño contingente estadounidense que se encarga de la Fuerza Multinacional y Observadores (MFO) en el Sinaí, sobre la base de que la seguridad de la MFO se ve amenazada por la insurrección terrorista islamista contra el régimen de Sisi en Egipto.

El Estado Islámico es la principal razón por la que Obama está listo para mover las fuerzas estadounidenses desde el campamento de El-Gorah, cerca de la Franja de Gaza, a una base cerca de Sharm e-Sheikh, en la parte sur de la península, donde se plantea una amenaza menor. Preparando la retirada de la MFO, sin embargo, Washington ha asegurado que El Cairo y Jerusalem no sólo continuarán trabajando cada vez más estrechamente juntos, sino que cada vez más lo harán sin tomar en cuenta los intereses de Estados Unidos.

La MFO es una institución única. Fue creada en 1981 como una rama de los acuerdos de Camp David de 1978, para asegurar que tanto Egipto como Israel se adherían a las limitaciones acordadas sobre la acumulación de fuerzas militares en el Sinaí.

Nominalmente bajo auspicios de la ONU, la OMF se compone actualmente de menos de 2.000 tropas y civiles de una docena de países, de los cuales unos 700 son de Estados Unidos.

La unidad, con sede en Roma, opera los puestos de control, mantiene patrullas de reconocimiento, garantiza la libertad de navegación a través del estrecho de Tiran y el Golfo de Aqaba, y regularmente verifica todos los demás términos del tratado de paz entre Israel y Egipto, que se aplican a la península del Sinaí.

La rama de ISIS que opera en la región noreste de la península de Sinaí comenzó a funcionar en 2011 y fue originalmente conocida como Ansar al-Bait Makdis (partidarios de Jerusalem); su objetivo principal era Israel. Con la caída del gobierno de Morsi en El Cairo, y la elección de junio 2014 general Abdel Fattah el-Sisi como presidente de Egipto, el grupo prometió lealtad al auto-declarado califa del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, en noviembre de ese año, y cambió su nombre por Estado islámico. Aunque no es el único grupo islamista que opera en Sinaí, se considera el más peligroso; se atribuyó la responsabilidad del derribo de un avión de turismo de Rusia en septiembre de 2015, matando a todos sus 224 pasajeros.

El gobierno de Obama argumenta que se puede supervisar el movimiento de tropas mediante el uso de sistemas no tripulados y por lo tanto no tiene por qué poner en peligro al personal. Por otra parte, en la práctica, Israel ya ha permitido a Egipto desplegar sus fuerzas de seguridad aún más avanzado en el Sinaí de lo que los Acuerdos permiten. Su voluntad de ignorar el anexo correspondiente al Tratado de 1979 con Egipto ha permitido a El Cairo llevar la lucha a los militantes, que son apoyados por Hamas, mientras que hay informes constantes de que las Fuerzas de Defensa de Israel proporcionan la inteligencia para apoyar las operaciones anti-IS de sus homólogos egipcios.

Si la redistribución prevista de la administración Obama fue un movimiento aislado, puede que no sea motivo de gran preocupación en Jerusalem y El Cairo. Sin embargo, en una región donde la percepción no sólo es vista como realidad, sino que a menudo la crea, cualquier cambio en las operaciones de la MFO adquirirá una importancia mucho mayor que el mero re-emplazamiento de una fuerza del tamaño de un pequeño batallón.

En el contexto de la renuencia de Obama a dedicar recursos significativos para llevar a cabo la destrucción del Estado Islámico, la redistribución de la MFO aparecería como un primer paso hacia la desintegración de los compromisos estadounidenses bajo los Acuerdos de Camp David, la base de los miles de millones de dólares que Washington ha transferido tanto a Israel y Egipto desde 1979. y del mismo modo tanto Israel como Egipto continuarán trabajando juntos en el Sinaí, ambos pueden reforzar sus lazos con Rusia ya florecientes, la principal potencia una vez y ahora de nuevo en Medio Oriente. Marcando otra potencial victoria estratégica para Vladimir Putin, y otro paso en falso importante de la administración Obama.

Fuente: Jewish Press / David Israel Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico