LUIS CARLOS SÁNCHEZ

Cuando en 1933, Westheim tuvo que abandonar su natal Alemania, dejó atrás su vasta colección de arte. Unas 50 pinturas y tres mil obras en papel, entre gráfica, dibujo y acuarela, quedaron bajo resguardo de su colaboradora, Charlotte Weildler. Con el paso de los años y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, ella justificó que todo se había perdido en un bombardeo; él quedó perplejo.

2016_04_15-98dffb7b-1bcd-41-Horizontal_N1H

Paul Westheim (1886-1963) había tenido que dejar su país luego de ser tachado de promover un arte “anti-alemán”. De origen judío, se fue a vivir a Francia, y cuando la situación se volvió insostenible, viajó a México, a donde llegó en 1941, sin absolutamente nada. Poco después de su muerte, las obras que había abandonado en Alemania comenzaron a aparecer en subastas internacionales. Su familia decidió comenzar una lucha legal por recuperarlas.

Aquí conoció a la hispanista Mariana Frenk, con quien también se casó. Ella sería la encargada de iniciar el litigio para rescatar sus obras. A su muerte, a los 106 años de edad, en 2004, su hija Margit Frenk heredó la pelea y 80 años después de que las obras se quedaron en Alemania, está a un paso de recuperar uno de los lienzos, afirma Gonzalo Vélez, curador de la exposición Paul Westheim. El sentido de la forma, que hoy se inaugura en el Museo de Arte Moderno (MAM).

“Se identificaron dos o tres cuadros que innegablemente son de la colección Paul Westheim, Mariana inció el proceso desde los 60, la persona que asistía a Westheim dejó las obras a otra familia, que son los que ahora están litigando. Margit acaba de ir a Nueva York y parece ser que ya es la última parte del juicio; están esperando el fallo del juez que diga que debe regresarse la obra. Son obras expresionistas. Al parecer uno es el retrato de Otto Dix que pinta a principios de los años 20 de Westheim”, dijo el curador.

Vélez, junto con Natalia de la Rosa, son los curadores de esta nueva exposición que busca revalorar la figura y la teoría de Westheim, sobre todo en el contexto mexicano. Ya en Alemania, el crítico de arte comenzó siendo muy joven en el periodismo, allá editó la revista Das Kunstblatt, en la que se ocupó de todos los artistas de las vanguardias europeas, como Dix, Chagall, Klee, Grosz o Heckel.

“La idea de la exposición comenzó de traer una problemática que está muy en boga en los medios culturales, que es la de preguntarse sobre el estado de la crítica de arte en México. La respuesta que damos con la muestra  es la de revisitar la historia de la crítica en México justo a partir de uno de los pilares más importantes del desarrollo de la crítica moderna. No podemos entender la obra de Octavio Paz o Juan García Ponce sin términos como los que propuso Westheim”, acotó De la Rosa.

La muestra se divide en dos secciones. Por un lado se ocupa de la vida del crítico alemán, tanto en Europa como a su llegada a México, justo en los años en los que el periodista Fernando Benítez, estaba lanzando su semanario México en la cultura, que aparecía en el diario Novedades, del que Westheim se convirtió en asiduo colaborador. Otra parte pone en diálogo las ideas teóricas del alemán con la obra del MAM, a través de artistas de los que él se ocupó, como David Alfaro Siqueiros, Juan Soriano, Rufino Tamayo o José Clemente Orozco.

En total se exhibe la obra de 27 artistas, así como documentos, libros y fotografías, además de 48 piezas arqueológicas. Porque la trayectoria de Westheim no se limitó a la descripción de lo que observaba sino que, gracias a él, se confirmó el arte prehispánico como arte universal, pues una de sus bases teóricas era la correspondencia y los puentes que levantaba constantemente entre el arte primitivo, el de todas las culturas y el del arte más avanzado para definir al arte como el resultado de “una necesidad del hombre por entender su mundo”.

La exposición Paul Westheim. El sentido de la forma se inauguró el sabado , a las 13:00 horas, en el Museo de Arte Moderno (MAM), que se localiza en Paseo de la Reforma y calle Gandhi s/n, Bosque de Chapultepec, del. Miguel Hidalgo, Ciudad de México.

 

Fuente:excelsior.com.mx