avatar_default

STEFAN FRANK
Alexander Stevens es un abogado en un bufete de abogados de Munich especializado en delitos sexuales. En su reciente libro Sexo en la Corte describe algunos de sus casos más extraños y sorprendentes. Uno de estos casos plantea la pregunta: ¿Qué se hace cuando los intérpretes que trabajan para la policía y los tribunales mienten y manipulan? Como nadie supervisa a los traductores, es probable que en muchos casos, la deshonestidad de los intérpretes no se detecte – El libro de Stevens registra los efectos devastadores que un intérprete deshonesto tuvo en un caso.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Los padres de una niña de Siria, “Sali”, habían prometido a su hija a un hombre llamado Hassan, que, entonces, vivía en Siria. El acuerdo era visto como mutuamente beneficioso: los padres de Sali recibirían dinero y Hassan podría entrar en Alemania. Sali nunca se habría casado de buena gana con un hombre 34 años mayor que ella, pero el honor de la familia lo requería. Sin embargo, Sali no recibía ningún beneficio de este acuerdo. El interés de Hassan en Sali aparentemente se limitaba a su cuerpo. Obligó a Sali a realizar todo tipo de prácticas sexuales varias veces al día, y brutalmente abusaba de la niña en el proceso.

Sali era incapaz de ocultar el hecho de que ella no tenía ningún placer en estas violaciones y se puso enferma, por lo que Hassan le reprochó y “amenazó abiertamente con exigir una compensación grande de su familia, por el costo de la recepción de la boda y placeres del amor perdidos”. Sali buscó la ayuda de un refugio para mujeres, donde un empleado la llevó a un abogado: Stevens. En el refugio, Sali describió su desgracia, pero tuvo cuidado varias veces de salir en defensa de su marido. Estaba más preocupada por el honor de su familia, en caso de que Hassan decidiera divorciarse de ella, que de sí misma.

“Después de dos horas de meticulosas representaciones de abuso sexual, castigo corporal, y humillación mental”, Stevens escribe: “No tenía ninguna duda de que todo en realidad había sucedido tal como ella dijo”.

Al día siguiente, Stevens intentó obtener una cita para interrogatorio con la policía y un intérprete. Pero se sorprendió cuando llegó al refugio. Sali era como una persona diferente. De repente, no quería tener nada que ver con él ni con el empleado del refugio de mujeres.

Un tiempo después, un empleado del refugio de mujeres le envió una carta que Sali había dejado para él. Dice:

Estimado Sr. Stevens,

Siento mucho haberle causado tantas molestias. Por favor, créame cuando digo que no era mi intención. Todo lo que dije entonces es cierto. También quise hacer una declaración a la policía en relación con lo que le dije. Pero el intérprete me dijo que una mujer fiel no debe usar palabras como sexo y violación. Palabras como esas deshonrarían a mi marido y nuestra familia. También dijo que yo era una blasfema porque fui a la policía. Ninguna mujer debe reportar a su propio marido. El marido debe ser honrado. No sabía qué hacer, señor Stevens. Porque creo que tiene razón. No debería haber deshonrado a mi marido y mi familia. Por lo tanto, le pediría que no se lo contara a nadie. No quiero crear más problemas a mi familia y la familia de mi marido. Por favor, perdóneme. Ha sido muy bueno conmigo.

Sali

Para entonces, Sali ya estaba muerta. De acuerdo con el empleado del refugio de mujeres, la policía sospecha de suicidio.

Los intérpretes deciden el asilo
Los refugiados no musulmanes, en particular, se quejan de la presión ejercida sobre ellos por los intérpretes musulmanes. Como el Instituto Gatestone ya ha informado, los cristianos y otros no musulmanes son golpeados, amenazados y acosados en los hogares de refugiados alemanes. Una de las razones por las que las autoridades alemanas no intervienen tiene que ver con los intérpretes musulmanes, dice Kurt Paulus, jefe de los grupos de trabajo para el Comité Central de los cristianos orientales en Alemania (ZOCD):

“Los intérpretes que pertenecen a la religión islámica a menudo se pegan a los acusados. Soy consciente de casos en los que los intérpretes han presionado y supuestamente dijeron a los cristianos, en el camino a la policía o de antemano: “Si se queja, puede olvidarse de su solicitud de asilo”. Con frecuencia noté que las declaraciones se retractaban porque los cristianos eran amenazados”.

Los efectos de estos abusos de poder son devastadores: los intérpretes en Alemania tienen gran influencia en la concesión de asilo. En una carta abierta de noviembre 2015 a Frank-Jürgen Weise, el jefe de su agencia, los empleados de la Agencia Federal de Migración y Refugiados (BAMF), señalaron los problemas potenciales de este sistema dentro de su agencia:

“Un sirio es alguien que se identifica a sí mismo como sirio por escrito (marca la casilla apropiada en el cuestionario), y el intérprete (por lo general, no oficial, o de Siria) lo confirma. Los intérpretes no son ni empleados de la Agencia Federal, ni son de ninguna manera jurados en el sistema jurídico de la República Federal de Alemania. En última instancia, el examen de la solicitud de asilo se deja exclusivamente a estos intérpretes – en que lo respecta a la verificación de la nacionalidad y, por lo tanto, el país de persecución. En nuestro punto de vista, un proceso de toma de decisiones como ésta, practicado en escala masiva, no sigue el debido proceso”.

acogida de refugiados
La creación de empleos se notó especialmente en los sectores de enseñanza de idiomas, personal de vigilancia, asistentes sociales, traductores, …

Informes de televisión
En mayo de 2016, el canal de televisión pública alemana Bayerischer Rundfunk emitió un informe sobre intérpretes musulmanes que mienten. El informe, titulado “Traición en el Asilo de Refugiados: Cuando los traductores traducen mal”, expone varias instancias del mismo tema:

Moderador: Con el creciente número de refugiados, la demanda de intérpretes también ha aumentado rápidamente. En última instancia, los traductores desempeñan un papel central en los procedimientos de asilo, por ejemplo. Dado que hay una escasez general de intérpretes licenciados y jurados, la Agencia Federal de Migración y Refugiados recientemente ha publicado anuncios buscando traductores con este volante [título: “Buscamos intérpretes”]. En el interior, dice: “El usuario asume gran responsabilidad en su trabajo, y nosotros esperamos que sea neutral y confiable”. Sin embargo, a menudo hay un enorme agujero entre las expectativas y la realidad.

Reportero: Intimidado y amenazado por otros refugiados. Una pesadilla, lo que este refugiado iraquí nos está diciendo. Se pide ayuda a uno de los traductores, pero él [el traductor] se pone del lado del atacante.

Hassan: “Querían pegarnos; nos insultaron y el intérprete pensaba en todo mientras traducía, y alegó que nada de esto había pasado”.

Reportero: Hassan, como llamamos al joven, pertenece a una pequeña comunidad religiosa de yezidis. Los musulmanes sunitas radicales desprecian a los yezidis, incluso en Alemania. En lugar de transmitir el mensaje, el traductor hizo trampa.

Hassan: “El intérprete tradujo que se había limitado a una disputa en la calle”.

Reportero: Fue un error de traducción consciente. No es un hecho aislado, dice Gian Aldonani. Ella huyó a Alemania como muchacha joven Yezidi. Como estudiante en Colonia, se involucró en el trabajo con los refugiados. En el proceso, lo comprobó una y otra vez:

Gian Aldonani:.. “Tradujo mal a propósito. Al principio, pensamos que eran casos aislados de Colonia y sus alrededores, pero en la documentación de todos los casos, se reconoce que los traductores de toda Alemania traducían muy mal a propósito […. ] Los trabajadores sociales dependen de los traductores. Los traductores se aprovechan de esta situación. Estas personas están haciendo lo mismo aquí que lo que hacen con las minorías en sus países de origen”.

Hasan (izquierda), un refugiado Yezidi en Alemania que fue amenazado por los musulmanes, habla con un reportero de la televisión pública alemana sobre cómo un traductor empleado por el gobierno tradujo mal deliberadamente su queja y se puso de parte de sus atacantes. (Fuente de la imagen: Bayerischer Rundfunk de vídeo captura de pantalla)
Hasan (izquierda), un refugiado Yezidi en Alemania que fue amenazado por los musulmanes, habla con un reportero de la televisión pública alemana sobre cómo un traductor empleado por el gobierno tradujo mal deliberadamente su queja y se puso de parte de sus atacantes. (Fuente de la imagen: Bayerischer Rundfunk de vídeo captura de pantalla)

Más “casos aislados”
Casos similares – siempre etiquetados “casos aislados” – se encuentran en los periódicos de Alemania y Austria una y otra vez.

En Austria, en junio de 2016, el tribunal regional de Salzburgo condenó a un yihadista a dos años de prisión. Había luchado por el Frente Al-Nusra en Siria. Dicho sea de paso, se dio a conocer que: “A los 29 años, llegó a Salzburgo como refugiado en octubre de 2015 y ayudó en el paso fronterizo Freilassing como intérprete”.

En cuanto al “intérprete y mediador cultural Besnik S.”, el periódico hamburgués Morgenpost escribió :

“Besnik S. también tradujo para los jóvenes refugiados -.. Hasta que uno de sus colegas comenzó a sospechar de él. Besnik S. traducía mal constantemente. En lugar de facilitar la comunicación de los jóvenes, presuntamente trataba de acercarlos a su ideología”.

Particularmente grotesco es el caso de un intérprete de Chechenia en marzo de 2016, que trabajó como traductor de la corte en Graz, Austria:

“La intérprete ya había traducido las declaraciones de varias personas. Como se suponía que otro testigo sería interrogado en ese momento, la mujer [intérprete] explicó que el testigo en cuestión era su marido. Pero dijo que no podía venir ese día, y envió sus disculpas, porque estaba en Rusia en ese momento y ya había informado al tribunal de eso. El hombre fue acusado de otro procedimiento de tipo similar. … los observadores ya se habían dado cuenta de que, durante los recesos en el procedimiento, la intérprete había hablado con cerca de 20 chechenos entre los espectadores en la sala de audiencias”.

Alexander Stevens, el abogado de Munich, a menudo tiene la impresión de que hay una “solidaridad fraterna” entre los intérpretes y los acusados, le dice a Gatestone. Por su propia experiencia y las conversaciones con jueces, fiscales, abogados y compañeros, sabe que los intérpretes musulmanes en particular, a menudo violan su deber de neutralidad:

“Mi opinión personal es que no sólo los acusados [sino también los intérpretes] de la sociedad islámica son astutos, taimados, y, a veces hábiles. En esta sala, el crimen organizado, la violencia de pandillas, el robo y el fraude son tratados con frecuencia. A menudo son muy inteligentes, y hay una cohesión increíble dentro de la respectiva comunidad cultural y religiosa, en particular entre los albaneses, turcos, sirios y marroquíes. El denominador común es posiblemente su condición de islamistas. Están muy cerca, casi como de la familia, pero sin estar relacionados por la sangre”.

Peter Altmaier, ministro Cancillería y coordinador política refugiados de Merkel
Peter Altmaier, ministro de la Cancillería y coordinador de la política de refugiados de Angela Merkel

Negligencia por parte de las autoridades
El problema es muy conocido entre los jueces y abogados de la defensa, dice Stevens: “Se inicia ni bien el juez pregunta: “¿Cuál es su nombre?” En lugar de simplemente traducir esas tres palabras, el intérprete habla a menudo “sin parar”.

“Por el contrario, el intérprete entonces sólo dice una frase en lo que se espera un largo testimonio. Muchas veces, uno no está realmente seguro de lo que el intérprete y el demandado están discutiendo”.

Stevens cita negligencia por parte de las autoridades alemanas como que exacerban el problema. Si bien existen estrictos requisitos de admisión para intérpretes judiciales en idiomas como inglés o español, este no es el caso en Alemania para muchos otros idiomas. Señala que la Ley de Intérpretes Judiciales del estado alemán de Baviera establece claramente: “El reconocimiento de títulos extranjeros cae bajo la responsabilidad del Ministerio de Educación de Baviera” – lo que significa que incluso los solicitantes con grados endebles pueden ser contratados si el Ministerio considera que hay falta de intérpretes en un idioma determinado.

Stevens critica la ingenuidad de los alemanes:

“El proceso de juramento es el siguiente: El juez lee en voz alta la Ley del poder judicial, proclamando que él [el intérprete] traducirá fiel y diligentemente. Eso es todo. Con esto, ha jurado el cargo, y de acuerdo con la legislación alemana, es absolutamente creíble!”.

Stevens señala que aunque este problema ha existido durante mucho tiempo, se ha vuelto aún más perjudicial desde el inicio del “problema de los refugiados, que implica todo un popurrí de crímenes, incluido el acoso sexual”.

Activistas de Derechos Humanos: “Ninguna confianza en los traductores musulmanes”

Karl Hafen, ex presidente ejecutivo de la sección alemana de la Sociedad Internacional para los Derechos Humanos (SIDH) durante mucho tiempo, está preocupado por la situación que enfrentan los no musulmanes en los hogares de refugiados alemanes, donde los intérpretes parecen cómplices. Dijo a Gatestone

“La mayor parte de lo que nos informan respecto a los traductores implica amenazas de que no traducirán si las víctimas afectadas culpan a los musulmanes de su desgracia, o los intérpretes tratan de señalar que lo sucedido es ordenado por el Corán”.

Muchos refugiados ya están intimidados por la mera presencia de un intérprete de los musulmanes.

“Algunas de las víctimas se quejan de que no pueden hablar abiertamente cuando una intérprete revela que es musulmana por llevar un pañuelo en la cabeza. Otros nos dicen que tienen miedo de ir al médico con un intérprete musulmán, porque en base a lo que les hicieron, no pueden confiar en él/ella”.

Hafen no quiere etiquetar a los intérpretes como islamistas – son musulmanes conservadores normales:

“Una vez más, hay un fuerte retorno a las normas islámicas, una especie de des-integración. También depende de cómo viven los propios intérpretes, sea solos o en una familia que practica el Islam. Los intérpretes musulmanes se niegan a creer que lo que sucedió en realidad ocurrió tal como se describe. Y entre otras cosas, se recomienda esta práctica, ya que parte de nuestros medios de comunicación – pero especialmente los políticos y obispos – minimizan las brutalidades y simplemente se niegan a reconocer que las personas que han sido víctimas, o que han tenido que ser testigos de crímenes con sus propios ojos, ya no confían en los musulmanes”.

No podemos permitir que los traductores sigan tergiversando y manipulando una población de refugiados ya vulnerable. Las autoridades alemanas deben reformar el sistema para el empleo de traductores en los tribunales, la policía y las agencias gubernamentales, para que todos los refugiados reciban el debido proceso que se merecen.

Stefan Frank, con sede en Alemania, es un periodista independiente y escritor.

Fuente: © 2016 Gatestone Institute  – Traducción: Silvia Schnessel

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí