Recientemente circuló en redes sociales un video que muestra a un niño pequeño y su padre avanzando hacia un puesto de control de la patrulla fronteriza israelí. Ambos hacen ondear banderas palestinas; el padre le grita al pequeño que corra hacia los soldados, y a los soldados los reta a matar al niño.

ENLACE JUDÍO MÉXICO -La agencia de noticias oficial de la Autoridad Palestina editó el video para simular que el niño rechaza el saludo del soldado, y lo publicó en su canal, agregando que “hasta los niños pequeños saben que no hay que saludar al enemigo”. En realidad, el niño corre hacia los soldados, y uno de ellos lo saluda amablemente.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu quedó tan impactado con las imágenes que publicó un comunicado con el video original, conminando a los padres palestinos, y a los padres en todo el mundo, a terminar con la educación para la violencia y el odio. El video original, a diferencia de la edición falseada de la Autoridad Palestina, muestra el momento en que el niño saluda al soldado, ya que, como comenta el Primer Ministro, un niño tan pequeño no sabe odiar.

A continuación transcribimos sus palabras:

“Acabo de ver un video que me estremeció hasta lo más profundo de mi ser; en apenas unos segundos, muestra por qué persiste nuestro conflicto. Aquí hay un breve fragmento.

Un padre palestino toma a su hijo de cuatro años y le suplica a la policía fronteriza israelí que maten a su propio hijo. Les grita: “dispárenle a este pequeño niño”, ¡a su hijo! Empuja a su propio hijo hacia los soldados y grita: “¡disparen, mátenlo!”. El niño se detiene, está asustado, como cualquier niño lo estaría, voltea a ver a su papá para preguntarle qué hacer, con su camiseta fajada en los pantaloncillos, el niño avanza hacia los soldados, uno de ellos le extiende la mano en señal de amistad, el niño lo saluda. Es difícil hacer que un niño de cuatro años odie. Imaginen a sus propios hijos a esa edad, piensen en su sonrisa, imaginen su risa, imaginen la alegría sin restricciones y la inocencia que sólo tiene un niño.

Animar a alguien a que mate a un niño, ya no digamos a tu propio hijo, es probablemente la cosa más inhumana que nadie puede hacer. ¿Qué hizo este niño para merecerlo?, la respuesta es: nada. Es inocente, debería estar en un parque, al sol, riéndose con otros niños. Tristemente el crimen de este padre no es un ejempo aislado, en Gaza, Hamas tiene campamentos de verano que le enseñan a los niños a valorar la muerte sobre la vida. Campamentos de verano suicidas para preescolares.

El ministerio de educación palestino en Ramallah recientemente organizó un evento para estudiantes para honrar a terroristas que mataron a tres civiles. Hace dos semanas, el periódico oficial de la Autoridad Palestina alabó a terroristas adolescentes y escribió que la muerte como mártir “es el camino a la grandeza y la excelencia”, eso es una cita directa.

Los niños palestinos y e israelíes merecen algo mejor, merecen vivir, merecen vivir en paz. Los niños no son carne de cañón, son las cosa más preciosa en el mundo; son la cosa más preciosa que tenemos. Estoy seguro de que los padres de niños palestinos, muchos de ellos, están tan enojados con este video como yo. Hoy le pido a todos los padres y madres del mundo que se unan a mi llamado para terminar con este abuso infantil.

La Autoridad Palestina debe dejar de animar a los niños a matar, deben dejar de animar a los padres palestinos a pedir la muerte de sus propios hijos, es horrendo. La paz empieza con el respeto, si los padres no respetan las vidas de sus propios hijos, ¿cómo van a respetar las de sus vecinos?

Debemos amar a todos los niños, nunca debemos empujarlos a la violencia, o al odio. Unámonos en educar a todos los niños para la paz”.