Juntos venceremos
lunes 22 de julio de 2024

Primer museo del Holocausto en Brooklyn: sobre la vida religiosa judía

DANIEL GROSS
La próxima generación probablemente no pueda escuchar historias de primera mano sobre el Holocausto

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO –  Setenta y un años después del final de la Segunda Guerra Mundial, hay una creciente urgencia por preservar las historias de los sobrevivientes. Un nuevo museo en Brooklyn está tratando de hacer precisamente eso.

Pero el Museo Memorial Amud Aish es algo diferente a otros museos del Holocausto, según Rabí David Reidel, director de investigación del museo. Dice que Amud Aish se centra menos en historias de muerte, y más en historias de la vida religiosa judía.

“Muchos de los otros museos se han centrado en los autores”, dice Reidel. “Lo que hicieron los nazis. Los asesinos, los métodos de asesinato”.

“Para nosotros, la importancia mayor no se centra en el mal – aunque es importante recordar y no olvidar – sino que se centra en las víctimas y sus perspectivas”.

Por ahora, el Museo Memorial Amud Aish llena un espacio temporal en el Mill Basin. Pero en 2017, se abrirá un museo permanente en la sección de Borough Park de Brooklyn.

La ubicación del museo es a la vez práctica y simbólica. Decenas de miles de sobrevivientes se trasladaron a Nueva York al final de la Segunda Guerra Mundial. En Borough Park, donde reside una gran comunidad de judíos ortodoxos, un museo sobre el Holocausto es casi como un museo de la historia local.

Muchas de las cartas y los objetos de la colección vinieron de sótanos y áticos de Brooklyn, dice Shoshana Greenwald, que trabaja como administradora de las colecciones del museo. En un cuarto trasero, tiene una caja de guantes blancos y borradores Magic Rub. “Vamos a raspar muy ligeramente el documento y ver lo que se puede quitar de esa manera”, dice.

Amud Aish ofrece recorridos en tres idiomas: inglés, yiddish y hebreo. Muchas pantallas tienen un valor espiritual, así como histórico, como trozos de escritos de contrabando en guetos o un manto de oración improvisado.

talit improvisadoOtro objeto inusual es un diario en lengua yiddish mantenido por el Dr. Hillel Seidman, que fue uno de los cientos de miles de judíos forzados al ghetto de Varsovia.

“Todos nos habíamos entregado por el abatimiento total”, dice una de las entradas de Seidman que se puede ver en el museo. “De repente, mi vecino de barba blanca de edad avanzada, con su Talise y los tefilín, se incorporó y comenzó a hablar”.

“Él dijo, judíos, no se depriman. Estamos marchando hacia el Mesías. Hacia nuestra redención”.

Los escritos de Seidman – como muchos de los objetos del Museo Memorial Aish Amud – reafirman los compromisos religiosos de los sobrevivientes del Holocausto. Pero el pasaje no está exento de polémica. En el Holocausto murieron muchos ateos, y muchos sobrevivientes ya no creían en Dios después de semejante atrocidad. Algunos judíos pueden ofenderse por la idea de que el asesinato en masa pudiera tener algo que ver con la redención.

“El Holocausto es un tiempo muy diferente, un fenómeno, para explicar desde una perspectiva de la fe”, dice Greenwald”. ¿Cómo fue posible el genocidio?”

alumnas de secundaria visitan Museo del Holocausto en Brooklyn

Alumnas de secundaria visitan el Museo del Holocausto en Brooklyn

Esa es una razón por la que la enseñanza del Holocausto no ha sido estandarizada en las escuelas religiosas judías, al decir de Greenwald y Reidel. “Hay estudiantes que no lo han estudiado en la escuela en absoluto”, dice Greenwald.

“Creo que parte del problema era que los sobrevivientes que llegaron a América, querían reconstruir, querían olvidar”, agrega Reidel. “No se consideró que fuera necesario incorporarlo en un plan de estudios oficial”.

El director del museo, Rabí Shalom Friedmann, espera que el nuevo museo puede llenar algunos de esos vacíos. En particular, él piensa que será de interés para judíos observantes que no visitan otros sitios del Holocausto.

“Es difícil identificarse con la narrativa, si usted no ve que la historia de su familia también está allí”, dice. “Ese no es el Holocausto del que oí hablar. Esas no son las experiencias de las que hablaban mis abuelos”.

Cerca del final de la exposición temporal, el rabino Reidel señala un pequeño montón de objetos de la Alemania nazi. Lo que es inusual es cómo el museo de los retrata. Los mantiene abajo en el suelo – un gesto simbólico, dice el rabino Reidel.

“No vamos a glorificar estos objetos nazis”, dice. “En gran medida están en su lugar. En el suelo, donde les corresponde”.

El Museo Memorial Amud Aish tiene como objetivo elevar historias de fe y resistencia.

Fuente: PRI – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈