Inicio » Noticias » Israel » Cristianos cruzan el Atlántico para ayudar en la cosecha de Israel

Cristianos cruzan el Atlántico para ayudar en la cosecha de Israel

ELI MANDELBAUM
Convirtiendo el duro trabajo en vino, muchos cristianos evangélicos viajan a Israel para colaborar con el trabajo de campo local y tener una conexión con la tierra que también ellos aprecian.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Un grupo de cristianos recientemente hizo un viaje que muchos de ellos han hecho antes, para venir a Israel a recoger las uvas en los viñedos locales, a veces hasta por seis meses. Lo hacen como una forma de ayudar a los agricultores locales, mientras sienten que contribuyen a llevar a cabo la redención de la tierra.

Cada año, varios cientos de evangélicos estadounidenses llegan a Israel para ayudar en la recolección de las cosechas y frutos, siempre que pueden permitirse el viaje

“La Biblia habla de que los viñedos vuelven a la tierra y el pueblo judío vive aquí en la tierra, y nos dijimos, ‘Hey, vamos a ayudarlos, vamos a ser parte de ello. Así que venimos y nos conectamos, “dijo Kalem Walder, que llegó con su esposa Kendra y sus niños de Tennessee.

Evangélicos voluntarios en los viñedos de Israel

Evangélicos voluntarios en los viñedos de Israel

Cuando les preguntaron por las reacciones de amigos y familiares en EE.UU. cuando se enteran de que viajan a Israel para la cosecha, Rodney John de Missouri esconde una sonrisa que parece decir que ya se lo han preguntado antes. “Bueno, es interesante. Quieren saber por qué gastamos dinero para venir a Israel a trabajar en los viñedos a cambio de nada, pero les explico lo mismo que he dicho antes: La restauración de la tierra, (que) significa mucho para mí y para mi familia. Sólo tengo que explicarles que se trata de venir a un lugar donde Israel y Jerusalem son el centro del mundo. Yo creo en eso”.

Los evangélicos creen en el poder de “renacer” después de aceptar el cristianismo como un camino a la salvación, junto con la gestión de convertir a otros al cristianismo. Este último punto ha provocado que muchos rabinos critiquen sus visitas como peregrinaciones misioneras, llegando al extremo de negarse a aceptar cualquier donación de caridad de ellos. Otros rabinos, sin embargo, han decidido mostrarles hospitalidad y tenerlos en sus asentamientos durante su estancia en Israel. Esta diferencia de perspectivas entre rabinos ha degenerado en una guerra de pasquil (carteles en las paredes de los barrios ultraortodoxos que a menudo contienen textos polémicos), algunos amonestan a los visitantes y evangélicos, mientras otros los defienden.

Walder y sus amigos, sin embargo, no le dan importancia. Hablan de aprender de los rabinos que los judíos existen para compartir el bien del mundo con el resto de la humanidad. “Queremos ser parte de eso”, dijo.

“Creo que el mundo está en una búsqueda del bien, ¿sabes?” dijo Kalem. “Y cuando llegué aquí y vi a la Tierra de Israel y los viñedos y los fenomenales productos que salían de aquí, pero lo más importante, (cuando) vi el poder de la vida que emana de la Tierra de Israel, dije ‘Esto es algo por lo que daría mi vida’”, y añadió “he estado trayendo a mi familia aquí cada año, venimos durante seis meses al año y traemos miles de personas a participar en algo que creemos que en última instancia, va a cambiar el mundo”.

Psagot wineEntre otras preocupaciones en torno a los voluntarios evangélicos está que, dado que las mujeres en el grupo visten de manera similar a las mujeres judías sionistas religiosas, su presencia en los asentamientos israelíes podría hacer que los hombres judíos israelíes deseen tener relaciones románticas con ellas.

Admitiendo ciertas similitudes externas, dijo Kendra Walder, “Nosotros creemos en la Biblia, y creemos en la Torá, y también creemos en lo que ustedes llamarían el Nuevo Testamento, y creemos en el vestir modestamente, así que tenemos rasgos muy similares en algunos aspectos. Pero hay diferencias, por supuesto “.

Jacob Berg de la Bodega Psagot dijo que sigue sorprendido por el fenómeno de los cristianos voluntarios que vienen a trabajar en los viñedos para su empresa. “No podía entenderlo”, admitió. “Pero más allá del trabajo en sí, lo cual nos ayuda en la selección de las uvas a tiempo, un gran logro en sí mismo, lo que es importante es que estas personas vuelven a casa como embajadores de buena voluntad de Israel”.

Fuente: Ynetnews – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

1 Comment

  1. alexis kindelan dice:

    Que buena obra ojala algún día no muy lejano yo pueda hacer lo mismo saludos amigos shalom shalom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *