miércoles 19 de junio de 2024

Anunciando la nueva solución estatal

BENJAMIN ANTHONY / Durante décadas, el mundo se ha adherido a la idea de que la solución de dos Estados presenta el camino más viable para resolver el conflicto israelí-palestino; es hora de que se permita a otras ideas entrar en el discurso público.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO –  Cuando el presidente Obama deje el cargo, otro gobierno estadounidense se irá sin resolución del conflicto israelí-palestino.

Al igual que con todas las administraciones entrantes, la presidencia de Trump abre la oportunidad de revisar o retener los términos de las políticas de larga data, incluidas las relacionadas con Oriente Medio.

 

La “solución de dos Estados”, como se define ampliamente, es una política que debe ser revisada. Ninguna solución propuesta al conflicto tiene que ser perfecta; sin embargo, todas deben ser posibles. La solución de dos estados no es ni lo uno ni lo otro. La insípida solución de un estado lo es aún menos.

 

Ambas ideas han ganado demasiada tracción. Ninguna de las dos es entendida por la gran mayoría de aquellos que la defienden. La gracia salvadora de estas nociones parece ser principalmente sus títulos aliterados, fácilmente conservados.

 

Se puede establecer un nuevo estado para los árabes palestinos. Sin embargo, ese estado debe ser viable. Debe augurar un futuro prometedor, de seguridad, libertad, soberanía, autodeterminación y oportunidad para sus habitantes. A los ciudadanos de este Estado palestino se les debe conceder todas las posibilidades posibles de prosperar positivamente. Debe ser un estado cuya gente no sólo se atreva a soñar, sino que en realidad realice los sueños que concibe.

 

Este estado no debe producirse a expensas de Israel ni ahora ni en el futuro. Ni el pueblo de Israel ni el estado de Israel deben estar comprometidos existencialmente para facilitar su creación.

Cualquier solución debe caracterizarse por la conciliación de la viabilidad, la posibilidad y la imaginación.

 

Teniendo esto en cuenta, presento lo que llamo LA NUEVA SOLUCIÓN ESTATAL.

 

SOBRE LA CONTIGUIDAD

El aspecto menos práctico del escenario de dos estados es el resultado del posicionamiento geográfico de la Franja de Gaza en relación con Judea y Samaria (Cisjordania).

 

A diferencia de otras propuestas, la Nueva Solución Estatal asumiría este reto geográfico más intratable, en lugar de aplazarlo a una nebulosa “fecha futura”.

 

La Nueva Solución Estatal estaría así anclada en primer lugar en la Franja de Gaza, con expansión territorial en una sección de la Península del Sinaí. Este estado podía ser más grande que cualquier cosa que se pudiera acomodar en el área minuciosa de Judea y de Samaria, concediendo así viabilidad geográfica. También redefine la Franja de Gaza como una parte central de la solución, en lugar de un problema insalvable.

 

SOBRE LOS ESTADOS ÁRABES

Los límites del Nuevo Estado serían corregidos y ratificados por otras varias partes además de Israel; especialmente Egipto. Egipto es un motor principal dentro del mundo árabe. Tener su visto bueno daría legitimidad entre varias naciones árabes y no occidentales. Egipto también tiene una historia de ir solo en el mundo árabe donde sea necesario, siempre y cuando sus mejores intereses estén asegurados.

 

SOBRE LAS RELACIONES FRATERNALES

El Nuevo Estado disfrutará de fronteras claramente definidas y seguras. Buenas vallas hacen buenos vecinos. Al sur, Egipto modificaría positivamente los arreglos actuales que tiene con la Franja de Gaza de acuerdo con los contornos del Nuevo Estado y las oportunidades que surgen. Al norte, Israel extendería su brazo aún más y abriría aún más su mano para asociarse con su nuevo vecino de paz.

 

El Nuevo Estado tendría afinidad cultural con sus vecinos egipcios y hay una familiaridad cultural mucho más cercana entre israelíes y árabes palestinos de lo que muchos aprecian plenamente. Esa afinidad podría ser construida y expandida, creando una cooperación regional triangular.

 

SOBRE SEGURIDAD Y DESMILITARIZACIÓN DOMÉSTICA

No habría presencia de las FDI dentro de las fronteras del Nuevo Estado. Ninguna. Los estados independientes no quieren tropas extranjeras dentro de sus tierras. El Nuevo Estado estaría tanto desmilitarizado como dotado de un aparato de seguridad muy eficaz. Contrariamente a la percepción de muchos, la desmilitarización no significa ninguna arma. Tampoco significa que no hay seguridad. Significa que no hay ejército. Por ejemplo, El Nuevo Estado tendría APC pero no tanques. Tendría una ordenación aérea ligera, como helicópteros, pero no aviones de combate. Tendría barcos rápidos y patrulleros, pero sin acorazados ni submarinos. Tendría una fuerza policial pero no un ejército. Las fuerzas de seguridad y de policía del estado mantendrían una potencia de fuego y capacidades logísticas superiores. Después de todo, estas son las mismas herramientas por las cuales los estados democráticos mantienen la seguridad doméstica diaria.

 

SOBRE PREVENCIÓN DE DERRAME ENDÓGENO E INFILTRACIÓN

Cualquier Estado árabe palestino establecido en Judea y Samaria requiere que tanto Israel como Jordania se mantengan firmes como garantes militares. Ningún estado de la región goza de absoluta seguridad total, pero Israel es una superpotencia comparativa en Oriente Medio. La seguridad a largo plazo de Jordania es mucho más precaria. El establecimiento de un estado palestino árabe en Judea y Samaria significa que en caso de colapso de Jordania, se establecería un corredor sin obstáculos de estados potencialmente perniciosos al este de Israel, desde Afganistán y Pakistán hasta Irán, Jordania, a través de Judea y Samaria, y sobre lo que sería la ciudad dividida de Jerusalem en la fórmula de dos estados.

 

Israel sería el único baluarte contra tales amenazas. Los defensores de la solución de los dos estados no deben cerrar los ojos a esta posibilidad muy cruda.

 

La Nueva Solución Estatal ofrece garantías de seguridad mucho más razonadas. Al sur, suroeste y sureste del Nuevo Estado, el ejército egipcio estaría presente sólo en el lado egipcio de la frontera común. Israel mantendría su presencia de seguridad en la frontera con el Nuevo Estado sólo en el lado israelí.

 

Las fuerzas israelíes y egipcias que manejan las fronteras no sólo ofrecerían tranquilidad a sus propios países, sino también al Nuevo Estado. Ambas colaborarían y cooperarían estrechamente a fin de evitar derramamientos más allá e infiltración no deseada dentro de las fronteras del Nuevo Estado.

 

EN COMERCIO

Un estado establecido en Judea y Samaria estará cerca del enclave con muy pocos recursos naturales. Eso puede generar una cultura de enorme emprendimiento entre sus ciudadanos, pero puede que no. Puede engendrar desesperación. Nadie puede estar seguro. Una economía fallida sólo producirá un estado fallido o cliente y será una manifestación de un problema no resuelto.

 

Por el contrario, La Nueva Solución Estatal, establecida como propuesta, ofrece kilómetros de hermosas costas mediterráneas.

 

Con una costa no menos atractiva que la de Tel-Aviv, The New State tendría ricas oportunidades para el comercio, el turismo, los hoteles, los centros turísticos, los casinos (on u off-shore), la importación y la exportación, un aeropuerto comercial y y un puerto comercial abierto. Ambos estarían hacia el sector más occidental del país. Una coordinación económica segura sería acordada entre Israel, Egipto y el Nuevo Estado. Una inversión económica maciza dentro del Nuevo Estado vendría de todas las partes internacionales que han prometido su compromiso para resolver el conflicto. Los actores incluirían a Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña e Israel y Egipto; como mínimo.

 

SOBRE DEMOGRAFÍA

Se concederá asistencia financiera y comercial a los residentes de Judea y Samaria que deseen trasladarse al Estado Nuevo.

Considere que hoy, como en el pasado, los judíos emigran a Israel con la creencia de que aquí les espera una vida mejor. Sus razones para hacerlo son variadas. Significativamente, sin embargo, los judíos llegan voluntariamente a Israel. No son ni transferidos a la fuerza a Israel como individuos, ni como comunidades enteras.

 

Así también debe ser para los árabes palestinos de Judea y Samaria.

 

Como muchos en la diáspora judía, algunos desean permanecer donde residen actualmente. Otros sentirán y aprovecharán la brillante oportunidad que ofrece el Nuevo Estado.

 

Los árabes palestinos no son más monolíticos que el pueblo judío. Algunos pueden querer constituir su futuro en Judea y Samaria, otros preferirán la opción de abrir un hotel a lo largo de las costas de su propio estado o la perspectiva de construir una casa con vistas al Mediterráneo, o se trasladarán buscando empleo y la oportunidad de construir un estado en el que tienen agencia. Deben poder elegir.

 

La repatriación exitosa al Nuevo Estado reduciría aún más las consideraciones demográficas de Israel con respecto a Judea y Samaria, mientras que los residentes que ya se encontraran en la Franja de Gaza formarán parte del Nuevo Estado, resolviendo esa preocupación demográfica.

Para aquellos que no deseen trasladarse de Judea y Samaria, las realidades demográficas más favorables gozadas por Israel generarían la confianza necesaria para anexar Judea y Samaria con derechos completos e iguales extendiéndose a todos, independientemente de raza, religión o credo. Esto tendría lugar sólo una vez que se alcance un umbral de inmigración del 50% al Nuevo Estado.

 

Israel continuaría la política del derecho de retorno y controlaría la política de inmigración dentro de Israel. Mantendría así su carácter democrático y judío mucho más que la mayoría de dos tercios defendida por algunos defensores de la solución de un solo Estado.

 

Aquellos árabes palestinos que reclamen la ciudadanía en el extranjero tendrían un canal abierto a la inmigración en el nuevo estado, con el nuevo estado fijando la política de inmigración para sí mismo.

 

SOBRE GOBERNABILIDAD Y GOBIERNO

Cualquier futuro ataque masivo lanzado contra el Estado de Israel desde la Franja de Gaza debería servir como preludio para el derribo total y definitivo y el desmantelamiento de Hamas y su régimen opresor. La destrucción de Hamas debe ser emprendida con el objetivo de facilitar e incubar la legítima aparición de un nuevo gobierno pragmático, aunque no necesariamente occidentalizado, que administre un Nuevo Estado libre, viable, seguro y floreciente que sea asegurado, apoyado y defendido por Israel, Egipto y la comunidad internacional.

 

El primer paso en Gaza por parte de los soldados de las FDI como parte de la próxima operación defensiva en respuesta a ataques con cohetes o túneles debería poner en marcha la estrategia del Nuevo Estado como estrategia. Sin embargo, la base diplomática debe comenzar inmediatamente antes de cualquier conflicto no deseado, pero probable, futuro.

 

EL CASO DE LA NUEVA SOLUCIÓN ESTATAL

En diciembre de 2015, el Secretario de Estado John Kerry declaró:

 

“Estados Unidos está profundamente comprometido a asegurar el futuro de Israel como un estado judío y democrático, y también estamos comprometidos con un estado palestino independiente y viable, donde los palestinos vivan con libertad y dignidad. La única manera de conseguirlo es a través de una solución negociada que cree dos estados para dos pueblos viviendo uno al lado del otro en paz y seguridad”. La Nueva Solución Estatal se adhiere precisamente a la propia definición hablada de Kerry de la única manera de avanzar, aunque no a su visión.

 

Ofrece una solución negociada que da como resultado dos estados para dos pueblos que viven uno al lado del otro en paz y seguridad. La definición perdura por lo tanto. Es la visión lo que debe cambiar.

 

Durante demasiado tiempo se han hecho llamamientos para una solución de dos estados que incorpora a Judea y Samaria como base de un estado palestino. En su esencia, un plan de este tipo requiere la masiva y probable expulsión forzada de al menos muchas decenas de miles de judíos para construir un hogar para otro pueblo. La experiencia pasada en Israel no es un buen presagio para ninguna de esas ideas, ni tampoco debería hacerlo. No quiero ver que el pueblo de Israel pase por tal proceso. No quiero ver a los árabes palestinos pasar por tal proceso. No debe haber transferencias forzadas de poblaciones.

Los políticos y las figuras comunales frecuentemente declaran que la solución de dos estados es la “única solución”. Este tono de finalidad es a la vez inexacto e inútil. Pone demasiada fe en un plan que es demostrablemente defectuoso y obstaculiza la discusión y el debate legítimos sobre alternativas.

 

Hay soluciones alternativas a cada problema – incluido este problema. Presento mi plan como una de esas alternativas. Puede ser refinado; pero es una alternativa.

 

Al evaluar las oportunidades para la paz, espero que el presidente electo Trump traiga consigo una nueva actitud, en la que los presidentes desvíen la mirada del oriente de Israel y lo fijen en el oeste de Israel al revisar el proceso de paz.

 

Él, el Primer Ministro de Israel y el Presidente de Egipto, podrían lograr una visión nueva, fresca y viable al hacerlo.

 

Oigo que el Sr. Trump tiene un ojo para el desarrollo de brillantes y audaces nuevos proyectos. Este sería el más audaz de todos.

 

La solución de dos estados es difunta. Viva la Nueva Solución Estatal.

Fuente: Ynetnews – Traducción Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

 

 

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad