BENJAMIN GLATT / La líder sionista Haviva Reik regresó a la Europa en llamas para ayudar a salvar a sus hermanos.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO –  Después de oír las atrocidades nazis en la Segunda Guerra Mundial, los judíos que vivían en la Palestina del Mandato [Británico] exigían poder ayudar a sus hermanos.

La Agencia Judía -el gobierno de facto de la comunidad judía en el estado pre-estatal- dispuso que más de 100 soldados judíos se entrenaran con el ejército británico y fueran colocados detrás de líneas enemigas en Europa para realizar misiones de reconocimiento.

Los paracaidistas, al igual que la Brigada Judía en la Primera Guerra Mundial, fueron el comienzo de la profecía de Ezequiel: “Así que profeticé como él me mandó, y el aliento entró en ellos; volvieron a la vida y se levantaron sobre sus pies – un gran ejército”. (37:10)

De los 32 que realmente fueron enviados a Europa, Haviva Reik, que ya era comandante de escuadra de la fuerza de élite Palmah durante dos años, fue uno de ellos. Después de múltiples retrasos, los británicos finalmente la enviaron junto a otros tres paracaidistas a Eslovaquia, donde nació y conocía el idioma local, en el otoño de 1944.

Mientras realizaba sus misiones para el ejército británico en Eslovaquia, Reik se centró en la verdadera razón por la que estaba en Europa – ayudar a tantos residentes judíos como pudiera a escapar de las garras de los nazis.

En Banska Bystrica, Reik y sus compañeros soldados judíos liberaron prisioneros de guerra británicos, y luego rápidamente establecieron conexiones con la resistencia local y los grupos judíos locales, que habían encontrado refugio en el enclave eslovaco independiente.

Reik estableció una cocina para los refugiados e incluso una fábrica de uniformes para los soldados eslovacos independientes.

Después de oír que los nazis iban a invadir el enclave, los paracaidistas judíos decidieron que la única opción era evacuar a toda la comunidad judía de alrededor de 5.000 personas.

“Subimos a las montañas y montamos nuestro primer campamento – el primer campo de la resistencia de los luchadores por la libertad contra los nazis bajo mando israelí”, dijo Haim Hermesh, otro paracaidista.

A Reik y a los otros paracaidistas les dijeron que podían tomar el último avión del enclave, pero Reik se negó.

“Hemos venido aquí para estar con ustedes, y vamos a quedarnos con ustedes en cualquier condición”, dijo Akiva Nir, miembro de la resistencia judía eslovaca que fue salvada por la población cristiana del país, recordó Reik diciendo a los refugiados judíos.

La escaramuza no duró mucho, y los nazis dominaron a los pocos combatientes de la resistencia, pero muchos judíos fueron salvados.

“Desde el primer momento que conocí a Haviva, sentí que no quería ser una heroina”, recordó Hermesh. “Sólo quería ser una de esas personas” grises “cotidianas, pero siempre y cuando ella fuera buena persona. Es difícil describirla como heroina de pie frente a las armas cargadas de los verdugos, pero incluso durante el tiroteo, era la madre que se preocupaba por los demás”.

Reik era alguien que quería ayudar.

“Cada día que estamos vivos es un regalo de los cielos”, escribió Reik en una carta mientras estaba en Eslovaquia. Sólo pienso en una cosa: salvar tantas vidas como pueda.

El 20 de noviembre de 1944 fue ejecutada por los nazis. Tenía 30 años. Su nombre vive hasta el día de hoy en el kibutz Lehavot Haviva en el norte de Israel y la Fundación Educativa Givat Haviva. Está enterrada junto a los otros miembros muertos de su grupo en la Sección del Paracaidista en el cementerio militar del Monte Herzl.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈