avatar_default

ELY KARMON

Estimados amigos y colegas,

Durante mi participación en el Seminario Internacional para el Combate al Terrorismo y la Financiación del Terrorismo en Buenos Aires, Argentina, el 30 de noviembre de 2016, presenté una breve evaluación sobre las amenazas terroristas provenientes de Oriente Medio.

Más específicamente sobre América Latina, argumenté que la buena noticia es que históricamente los yihadistas sunitas e ISIS tienen poca o mínima presencia en el continente.

Parece que Trinidad y Tobago es uno de los países que más contribuyeron al IS por habitante. Se cree que más de 100 Trinidadianos han ido a Siria. Nueve trinitarios fueron capturados por las autoridades turcas en el camino para unirse a IS en Siria y están esperando su deportación.

El gobierno está estudiando las posibles medidas introducidas por otros países para frenar estas cifras, incluida la detención, el decomiso de los documentos de viaje y la remoción de la ciudadanía.

En 1990, unos 100 militantes armados afiliados a Jamaat al Muslimeen (Jamaat), una organización local arraigada en la comunidad musulmana negra, asaltaron el parlamento del país, manteniendo al primer ministro y a otros miembros del gobierno como rehenes durante seis días. Es un evento que ha sido descrito como la única insurrección islamista en el hemisferio occidental.

Cabe señalar que en noviembre de 2015 Brasil fue amenazado por ISIS en un perfil de Twitter propiedad de Maxime Hauchard: “Brasil, usted es nuestro próximo objetivo. La Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) confirmó que el perfil pertenece al terrorista francés que aparece en los videos de las decapitaciones en Siria. El mensaje fue publicado una semana después de los ataques coordinados en Francia.

De hecho, en junio de 2016 la policía brasileña arrestó a una docena de simpatizantes del Estado islámico acusados de haber constituido una célula terrorista “aficionada” y desorganizada cuyo único contacto era el envío de mensajes por Internet. En las conversaciones en línea, los 12 hombres elogiaron los ataques terroristas en Europa y hablaron sobre la compra de armas con el objetivo de golpear durante los Juegos Olímpicos. Varios sospechosos juraron lealtad al Estado islámico, pero no hay evidencia de ningún contacto real con IS, dijo el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes. En julio, la policía estaba investigando un segundo grupo de posibles terroristas. No vi ninguna actualización de lo que sucede hoy con las dos docenas de posibles terroristas.

La mala noticia es que los yihadistas sunníes podrían evaluar que las fuerzas policiales y las fuerzas de seguridad locales no están lo suficientemente preparadas para lidiar con la amenaza y deciden refugiarse aquí después de la desaparición del califato, aunque en pequeño número. Muchos de ellos podrían ser aquellos que tienen recursos financieros o experiencias criminales pasadas, los nuevos señores de la guerra que crecieron durante las guerras civiles.

Pero en mi evaluación, ex combatientes de Irán-Hezbolá-chiítas , en mayor número, basados en su experiencia pasada en los años noventa, en Argentina y en otros lugares en el continente, podrían decidir buscar refugio en América Latina.

Un ejemplo interesante y actual se encuentra en Perú.

El caso de Mohammed Amadar. Mohammed Amadar, también conocido como Mohammed Galeb Hamdar, fue arrestado en octubre de 2014 en Lima, Perú, basado en información de inteligencia israelí.

Amadar viajó a Perú desde Brasil y se casó con una mujer, Carmen Carrión Vela, que tiene doble nacionalidad de Perú y Estados Unidos. La policía encontró cientos de fotografías de objetivos de alto valor e infraestructura crítica en el Perú, objetivos israelíes y judíos, incluyendo la Embajada de Israel en Lima, las casas de Chabad y los centros comunitarios judíos. Se encontraron restos de TNT, detonadores y otros objetos para fabricar bombas en el sótano de su casa.

Amadar era probablemente un planificador y no un operativo que realizaría personalmente ataques. Admitió su afiliación con Hezbolá y Carrion Vela organizó el matrimonio con Amadar recibiendo dinero de Hezbolá a cambio.

Amadar está de pie para el juicio y si es condenado será la primera vez que un miembro de una organización terrorista islámica sea condenado en América Latina por tramar un ataque terrorista. También constituiría una designación de facto de Hezbolá como una organización terrorista extranjera en el Perú, un precedente legal que puede estimular designaciones adicionales en toda la región.

Para entender mejor la amenaza de Irán-Hezbolá a América Latina y su modus operandi, la lectura del artículo de Melissa Scholem Heller “Perú, Abancay y Hezbolá: el Partido de Dios en la Ciudad Donde los Dioses Hablan” le da una buena visión. Melissa es intern en ICT, mi instituto.

“Partido de Dios” en Apurimac. Cuando la congresista peruana Luciana León pidió al ministro del Interior del país investigar la infiltración de Hezbolá y Sendero Luminoso en relación con la muerte de un hombre en las protestas de la mina de cobre de Las Bambas, la cuestión de si Hezbolá tiene una celda operativa en el país y su relación con el grupo terrorista Sendero Luminoso de repente se hizo más urgente.

En la actualidad, el debate sobre la presencia de Hezbolá se centra en Abancay, en el departamento de Apurimac, en la región de los Andes centrales en Perú, una ciudad en el área rural del país que alberga la comunidad más grande de conversos y su propio partido político Hezbolá.

Hay otras comunidades musulmanas en el país, como en Tacna o Lima, compuestas en su mayoría por migrantes del mundo musulmán. La comunidad, donde muchos miembros han adoptado los nombres musulmanes y las mujeres se pueden ver usando Hijab, alberga una mezquita, así como el Inkarry Islam, un programa de intercambio cultural Inca iraní dirigido por Edgar Quiroga Vargas, un representante político indígena. A través de Inkarry Islam, la comunidad de Abancay ha enviado a más de veinte jóvenes a estudiar en Irán.

Quiroga Vargas estableció la comunidad con fondos de diferentes organizaciones benéficas en Irán; La Imam Khomeini Relief Foundation financia los centros comunitarios, así como los viajes de los estudiantes que son enviados a la Universidad Al-Mustafa en Qom. Quiroga Vargas recibe ayuda de los jeques argentinos Abdul Karim Paz, Edgardo Rubén Assad y Ali Adburrah Man Pohl, quienes a menudo también visitan la comunidad. Los tres hombres han sido en algún momento estudiantes de Mohsen Rabanni, que es buscado por la Interpol en relación con los bombardeos de AMIA. Abdul Karim Paz dirige la Mezquita At-Tauhid en Argentina, conocida por sus conexiones con Irán.

Dos estudiantes peruanos, Awki Ahmad y Jhon Aroni, que visitaron Irán a través de Inkarry Islam, pueden ser escuchados en video lamentando la “decadencia moral” en Perú, reiterando su creencia de que “los ataques de la AMIA fueron orquestados por la empresa sionista para retrasar la propagación Del Islam “y alabando la superioridad cultural de Irán.

En junio de 2016, Edgar Quiroga Vargas registró el Partido de Dios como un partido político en Apurimac (traducción directa de Hezbolá en español). Conocido como Hussein Quiroga Vargas, actualmente es Presidente del Centro de Intercambios Culturales Inkarry Islam (establecido en 2012) y es a menudo acreditado como el responsable de promover la presencia del Islam y de Irán en la ciudad de Abancay. Ha sido invitado cuatro veces a la Cumbre General de la Asamblea Mundial Shia de Ahlul Bait, que es administrada por Muhammad Hassan Akhtari, un clérigo iraní líder y uno de los fundadores de Hezbolá. También combina magistralmente las creencias tradicionales incaicas con la religión islámica para expresar la traición de los pueblos indígenas por la “falsa libertad ofrecida por Bolívar y San Martín.

Quiroga Vargas es valioso para los iraníes porque sirve como un vínculo directo entre las comunidades indígenas locales, el ASPRET o la Asociación Plurinacional de Reservistas del Tahuantinsuyo (un grupo Ednocacersita que se refiere a sí mismo como los “Guardianes del Pueblo”). Alberga periódicamente a líderes políticos y religiosos musulmanes que tienen vínculos con Hezbolá y los elementos más radicales del Islam basado en los chiítas.

El ASPRET ha estado involucrado en varios encuentros violentos y desobediencias civiles como Pichanaki contra Pluspetrol, la toma del Municipio de Oxapampa y los violentos enfrentamientos en Puerto Bermúdez. El líder de ASPRET es Sacha Villarroel, un militante con cargos penales pendientes que tiene aspiraciones de ser presidente de Perú. El grupo recibe fondos para armas, camiones y uniformes de Miguel Ángel Quispe Palomino, presunto narcotraficante.

Ver el artículo completo en https://www.ict.org.il/Article/1862/peru-abancay-hezbollah-the-party-of-god-in-the-city-where-the-gods-speak

*Ely Karmon es investigador y docente de la Universidad Interdisciplinary Center de Herzliya, Israel

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí