avatar_default

JUDAH ARI GROSS / Con recuerdos del ataque de la Maratón de Boston 2013, ADL (Anti Defamation League) lleva a Israel a policías de Nueva Inglaterra para estudiar la habilidad del estado judío de monitorear los medios sociales y enfrentar las amenazas terroristas

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Los departamentos de policía de EE.UU. conocen el delito. Aunque las diferencias en las metodologías hacen que sea difícil clasificarla a nivel mundial, se considera que Estados Unidos tiene una de las tasas de criminalidad violenta más altas entre los países desarrollados.

Para los departamentos de policía estadounidenses, la lucha contra el crimen callejero ha sido su principal objetivo. Pero los ataques terroristas en Orlando, en San Bernadino, California, y en el campus de la Universidad Estatal de Ohio, han reforzado la necesidad de que la policía local de EE.UU. sepa también cómo prevenir y responder al terrorismo.

En Israel, donde los ataques terroristas son una amenaza cotidiana, la policía nacional, así como los otros servicios de seguridad del país, son reconocidos mundialmente por su destreza para hacer frente a esa amenaza.

Para aprender de esa experiencia israelí, las fuerzas policiales de todo EE.UU. envían delegaciones al Estado judío cada año para reunirse con sus homólogos israelíes, estudiar sus técnicas y tecnología y aprender técnicas de lucha contra el terrorismo de los servicios de seguridad nacional y las empresas privadas de seguridad.

Este mes, la Liga Anti-Difamación (ADL, por sus siglas en inglés) llevó un grupo de 14 oficiales de la ley de todo el Estado Libre Asociado de Massachusetts a Israel durante una semana para hacer precisamente eso – de forma gratuita.

Han visitado los cruces fronterizos de Israel y recorrido el Aeropuerto Internacional Ben Gurion para aprender técnicas de seguridad aplicables en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston.

Los funcionarios son en su mayoría comisarios de policía y oficiales de alto rango, pero también hay agentes del FBI y del Departamento de Seguridad Nacional, un fiscal de distrito y el jefe de un grupo de policía.

busqueda-material-peligroso-boston
Dos hombres vestidos con trajes para materiales peligrosos ponen números en el vidrio roto y los escombros mientras investigan la escena en el primer ataque en la calle Boylston en Boston el martes 16 de abril de 2013 cerca de la meta del maratón de Boston 2013, un día después de que dos tiroteos mataran a tres personas e hirieran a más de 170 (foto: Elise Amendola / AP)

Terror en Boston

Para Boston y Massachusetts en general, el terrorismo no es un asunto abstracto.

El 15 de abril de 2013, dos hermanos chechenos, Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev, detonaron dos bombas, formadas con ollas a presión, justo antes de la meta del maratón de Boston. Tres personas murieron en las explosiones y cientos resultaron heridas.

El ahora comisionado de policía de Boston, William Evans, era entonces superintendente. Aficionado a la carrera, acababa de terminar el maratón cuando estalló la noticia del ataque. Se duchó, se puso el uniforme y se puso a trabajar, ayudando en la caza masiva de hombre para encontrar a los Tsarnaev.

Tres días después de la búsqueda, los dos hermanos dispararon y mataron al oficial Sean Collier, del Departamento de Policía del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Huyeron al suburbio de Watertown en Boston, donde pronto entraron en batalla con la policía, en la cual murió Tamerlan Tsarnaev, un oficial de policía fue herido de muerte y 16 oficiales resultaron heridos.

Dzhokhar Tsarnaev también fue herido en el tiroteo, pero logró escapar. Se escondió en un barco perteneciente a un residente de Watertown, antes de ser encontrado por la policía, entre ellos Evans, quien nota con no poco orgullo que era el primer oficial en el barco.

comisionado-de-boston
El Comisionado de Policía de Boston William Evans en Jerusalem  (Cortesía: ADL)

“Me centraba en el crimen violento, en hombres jóvenes afroamericanos asesinados en la calle”, dijo el comisionado del Departamento de Policía de Boston, William Evans.

Pero ahora, la lucha contra el terrorismo se ha convertido en uno de los tres pilares centrales de su fuerza policial, junto con la lucha contra la delincuencia callejera y la difusión comunitaria.

Para la Policía de Boston, el atentado en la maratón fue un punto de inflexión, que cambió no sólo la forma de organizar la maratón, sino que puso la amenaza de ataques terroristas a la vanguardia de las preocupaciones del departamento.

Para Evans, monitorear los medios de comunicación social, como hace Israel, es un “mal necesario” para prevenir tanto el crimen organizado como futuros ataques de “alguien que tiene un complot perverso, como el caso de Boston”.

Sin embargo, dijo, la policía ve frenados sus intentos de ampliar su alcance a través de Facebook y Twitter. Las letras ACLU – American Civil Liberties Union, un grupo que lucha contra tales medidas – surgieron en la conversación con frecuencia.

“Todo lo que hacemos con tecnología, la gente piensa que estamos haciendo algo siniestro”, dijo, con un fuerte acento de Boston.

Pero era la velocidad con la que Israel se recuperaba de los ataques terroristas lo que impresionaba a Evans.

Después del atentado de la Maratón de Boston, el área alrededor del ataque fue cerrada durante más de una semana mientras los investigadores recorrían la escena buscando pruebas. Mientras que, dependiendo del tipo de ataque, la Policía de Israel puede reabrir el sitio de un ataque terrorista y permitir que el tráfico se reanude “como si nunca sucedió” en cuestión de horas, dijo Evans.

“Son ocho días frente a dos horas”, dijo.

 Convertir a todos en expertos

El jefe de policía del MIT John DiFava ha tenido dos encontronazos con ataques terroristas.

Después de los ataques del 11 de septiembre, cuando todavía estaba con el jefe de la Policía del Estado de Massachusetts, DiFava fue enviado al Aeropuerto Internacional de Logan para tomar el control de la situación allí.

El segundo fue después del ataque de Boston, cuando uno de sus oficiales, Sean Collier, de 27 años, fue asesinado a tiros por los hermanos Tsarnaev.

“El apoyo que recibimos de la comunidad nos hizo superarlo, y ese apoyo continúa hasta hoy. No fue sólo episódico”, dijo.

DiFava es consciente de que su universidad podría ser el sitio de otro ataque, dado su prestigio y reconocimiento internacional.

“Si alguien pretendiera hacer de una institución educativa superior un objetivo, estaríamos en la parte superior de la lista”, dijo.

Dentro de la institución también hay una tensión potencial, ya que el MIT tiene un gran porcentaje de estudiantes extranjeros. “Y muchos son de países no necesariamente amigos de EE.UU.”, dijo DiFava.

Esa amenaza, junto con el aumento en el número de tiroteos en masa nacionales, ha exigido un cambio en la policía del campus, dijo.

A diferencia del pasado, donde la policía local se entrenaba para establecer un perímetro y esperar a las unidades especiales en el caso de un tiroteo, ahora la policía entiende que no pueden esperar y tienen que responder inmediatamente.

Pero eso requiere que la policía, incluyendo los policías del campus, sea capaz de manejar tales incidentes.

“La táctica de lidiar con una situación de tirador activo, pasó de ‘fijar un perímetro, esperar a los expertos’ a ‘hacer de todos un experto'”, dijo DiFava.

Para hacer eso, DiFava envía a sus reclutas al cercano Departamento de Policía de Cambridge para entrenamiento.

Estudiantes árabes asisten a una semana de formación en la academia de policía de Kiryat Ata para prepararse para un examen escrito para entrar en la policía de Israel. (Dov Lieber / Tiempos de Israel)

Después de visitar el centro de entrenamiento de la Policía de Israel, donde tanto oficiales de policía uniformados como instructores externos entrenan a nuevos reclutas, está considerando llevarse la experiencia de Israel.

“Creo que es excelente. En EE.UU. estamos cambiando a corto plazo a nuestros reclutas porque estamos haciendo todo con personal jurado”, dijo.

“Con todo respeto, ¿son los mejores?”

 Ves algo, dilo

El grupo se reunió no sólo con los oficiales de policía israelíes, sino también con representantes de la policía palestina en Belén.

Frederick Ryan, jefe de la policía del suburbio de Boston, Arlington, Massachusetts, se sorprendió de las similitudes entre los grupos – estadounidenses, israelíes y palestinos -, pero señaló que los problemas de jurisdicción que enfrentaba la policía de Belén eran reveladores.

También tenía envidia de las habilidades de Israel para monitorear los medios de comunicación social. Esperaba llevarse la sensación de conciencia del público israelí sobre los riesgos de seguridad y su disposición a reportar sus sospechas a la policía.

Ese mensaje de “si ves algo, dilo”, existe en Israel, y Ryan quiere “tomar ese mensaje y aplicarlo a medidas contra el crimen”, dijo.

Además del intercambio de tácticas y técnicas con israelíes y palestinos, el viaje también brindó una oportunidad para crear redes, tanto entre las agencias policiales como con la propia ADL, según el organizador del viaje, Robert Trestan.

 “No se trata de política, sino de policía”

La ADL proporciona capacitación a la policía y las agencias de aplicación de la ley en EE.UU., y como tal, mantener relaciones con los departamentos de policía es clave, dijo Trestan.

Aunque algunos defensores del movimiento de boicot, desinversión y sanciones denuncian estos viajes, Trestan dijo que el enfoque de estos viajes no es la defensa de Israel.

“No se trata de política, se trata de la policía”, dijo.

 Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

 

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí