MARISSA NEWMAN / La encuesta encuentra que la mayoría de los residentes árabes del país dicen que la vida es “buena”, la mayoría de los judíos y los árabes están dispuestos a ser amigos; los informes de la desaparición de la democracia de Israel son “exagerados”

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – El 52% de los judíos israelíes dicen que quienes “no quieran afirmar que Israel es el estado-nación del pueblo judío deben perder su derecho a voto”.

Más de tres cuartas partes de los árabes israelíes no creen que Israel tenga derecho a definirse como Estado judío, según una encuesta publicada el lunes.

El Índice de Paz del Instituto para la Democracia de Israel también encontró que una mayoría de judíos israelíes (52.5%) sostiene que los que “no quieren afirmar que Israel es el estado-nación del pueblo judío deben perder su derecho a votar”.

A pesar de que más del 76 por ciento rechazó el derecho a definir a Israel como Estado judío -más del 57% dijo que está en total desacuerdo con la idea- la mayoría de los árabes israelíes (60,5%) describieron su situación personal como “buena” o “muy buena”, 55% dijeron que son “ciudadanos orgullosos” del Estado de Israel, según la encuesta.

Los judíos israelíes, por su parte, dicen que son ciudadanos orgullosos (86%) y están satisfechos con su situación personal (78%).

“No hay contradicción entre ambos”, dijo el profesor Tamar Hermann, autor del estudio sobre las actitudes de los árabes israelíes hacia el estado y la satisfacción personal. La satisfacción personal no está directamente afectada por el gobierno, dijo, señalando la importancia de los lazos locales y familiares. Y el rechazo del Estado judío como tal se deriva de la posición oficial de la Autoridad Palestina que ve al judaísmo “como una religión, no como una nación”, sostuvo.

“Pueden aceptarlo”, dijo Hermann sobre los árabes israelíes que viven en la patria oficial judía, “pero no les gusta. Así que se niegan a dar al Estado el derecho a definirse como tal”.

La encuesta reveló que la mayoría de los judíos israelíes dicen que los israelíes árabes no representan una amenaza para la seguridad (56% dicen que no), pero una gran mayoría (72%) cree que las cuestiones de paz y seguridad deben ser decididas solo por los judíos.

La mayoría (53%) sostiene que los árabes israelíes enfrentan discriminación, pero casi la mitad cree que el gobierno debe asignar más fondos a las instituciones judías que a las árabes y una mayoría (59%) no quiere que los partidos árabes sirvan en la coalición o sean nombrados Ministros; el 72% de los árabes israelíes están a favor de unirse al gobierno – algo que ningún partido árabe ha hecho nunca, aunque los legisladores musulmanes y drusos han sido parte de coaliciones israelíes – y tener israelíes árabes en puestos de gabinete.

              Judíos y árabes plantan árboles en Tu Bishvat (Gershon Elinson / Flash90)
Al mismo tiempo, a nivel personal, mientras que tanto los árabes como los judíos estaban en contra de casarse fuera de sus respectivos grupos religiosos, ambos mostraron una apertura a las diversas relaciones con los “otros”, dijo la encuesta, como vecinos (86% de los árabes y 67% de los judíos a favor), compañeros de trabajo (96% de los árabes y 82% de los judíos a favor) y amigos (88% de los árabes y 67% de los judíos a favor).

“Un mayor porcentaje de árabes que de judíos están dispuestos a participar en tales relaciones – una situación muy conocida entre los grupos minoritarios respecto a grupos mayoritarios en una sociedad determinada”, escribió Hermann en el informe. “Es un hallazgo muy alentador, especialmente a la luz de las serias acusaciones – apoyadas principalmente por incidentes aislados pero no necesariamente corroborados por estudios empíricos no anecdóticos – de que la sociedad israelí, en particular la sociedad judía, está plagada de altos niveles de racismo”.

Según el índice Peace, una comparación internacional muestra que los informes sobre la desaparición de la democracia israelí son “exagerados”, aunque pide mejoras en varias áreas, incluyendo la libertad de prensa, libertades civiles y la estabilidad política. También observa la caída de la confianza en las instituciones israelíes, con la Knesset, los medios de comunicación y los partidos políticos con cierto grado de conformismo tanto por parte de los judíos como de los árabes.

             Soldados israelíes saludan las tumbas de soldados árabes israelíes caídos en el cementerio del                 Monte de los Olivos después de colocar banderas en las tumbas durante una ceremonia en                         preparación para el Día del Recuerdo. 10 de mayo de 2016. (Nati Shohat / Flash90)

Las Fuerzas de Defensa de Israel tienen los más altos niveles de confianza entre los judíos (90%). Entre los árabes, por el contrario, sólo el 32,2% confía en las FDI, aunque sigue siendo la segunda institución de mayor confianza, después de la Corte Suprema (51,8%). La confianza en la Corte Suprema entre los judíos cayó al 56% (de 62% un año antes), como parte del declive en la última década desde casi 75%, según Hermann.

La confianza pública en la Knesset, el gobierno, los medios de comunicación y los partidos políticos también se redujeron entre ambos grupos, con sólo 28% de los judíos y 18% de los árabes que muestran fe en la Knesset; 28% de judíos y 19% de árabes en el gobierno; 25% de los judíos y 15% de los árabes que expresan su confianza en los medios de comunicación; y el 14% de los judíos y el 11% de los árabes en los partidos políticos.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico