RAPHAEL AHREN / Mientras Trump promete cambiar radicalmente el enfoque de Estados Unidos hacia Oriente Medio, la Gran Bretaña de Theresa May y la Australia de Malcolm Turnbull desafían el consenso internacional sobre el proceso de paz, irritando a Ramala

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Es primavera para las relaciones de Israel con la Anglosfera. Al primer ministro Benjamin Netanyahu le encanta hablar sobre los crecientes lazos con el mundo árabe, pero en los meses y años venideros, un recién formado triunvirato pro-israelí de países anglófonos parece constituir la columna vertebral del apoyo internacional al Estado judío.

La primera y más importante indicación de esta tendencia es, por supuesto, el cambio en la Casa Blanca. Llegando el viernes, el gobierno de Donald Trump ha dejado clara su intención de enterrar la luz pública que Barack Obama introdujo entre Washington y Jerusalem, prometiendo apoyo total a las políticas de Netanyahu.

Además, en las últimas semanas, el Reino Unido se ha alineado sorprendente y radicalmente con Jerusalem, desafiando el consenso europeo e incluso global.

Completando el trío pro-Israel está Australia, que ha sido excepcionalmente amistosa con Israel, pero recientemente alcanzó nuevas cotas oponiéndose a las medidas anti-Israel adoptadas por el resto del mundo.

Canadá es un cuarto país de habla inglesa firmemente pro-Israel, pero contrario a EE.UU., el Reino Unido y Australia, ha permanecido en silencio sobre la drástica evolución diplomática de las últimas semanas. Los dos países dispares son Irlanda y Nueva Zelanda, cuyas relaciones con Jerusalem se mantienen tensas.

Sólo la Anglosfera apoya incondicionalmente a Israel

Frente a un iraní chiíta ascendente y siempre agresivo y la amenaza del terrorismo yihadista sunní, muchos gobiernos árabes han suavizado su enemistad jurada hacia el estado judío. Pero esos vínculos, que se centran principalmente en la cooperación de seguridad y el intercambio de inteligencia, seguirán siendo clandestinos en el futuro previsible, ya que los líderes árabes no se comprometen a formalizar sus relaciones con Jerusalem en ausencia de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

La posible reubicación de la Embajada de Estados Unidos en Jerusalem podría complicar aún más el tan citado acercamiento entre el mundo árabe e Israel.

La Unión Europea sigue siendo el mayor socio comercial de Israel, y hay algunos indicios de que 2017 verá una mejora en los actuales lazos UE-Israel. Pero la posición de la Unión sobre el proceso de paz, especialmente sus vehementes objeciones a la expansión de los asentamientos y a la demolición israelí de edificios financiados por la UE en Cisjordania, dominará las interacciones bilaterales y probablemente proyectará una sombra sobre cualquier distensión concebible.

Incluso Alemania, el aliado más cercano de Israel en el continente, respaldó plenamente las recientes iniciativas multilaterales dirigidas a frenar las políticas de asentamientos israelíes.

Por el contrario, las principales naciones de habla inglesa del mundo están listas en 2017 para fortalecer sus ya fuertes alianzas con Israel, independientemente de lo que suceda en Cisjordania.

El presidente electo de Estados Unidos, Trump, hizo campaña en una plataforma radicalmente pro Israel, que incluye no sólo reconocer Jerusalem como capital de Israel y trasladar la embajada allí. También denunció el acuerdo nuclear de Irán y la Resolución de Seguridad de la ONU 2334, que el presidente saliente, Barack Obama, permitió pasar el mes pasado. Además, nombró a varios partidarios firmes de Israel en los primeros puestos de su administración; Algunos son firmes defensores de la empresa de asentamientos.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (R) se reúne con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull en Nueva York, el 21 de septiembre de 2016 (Kobi Gideon / GPO)

“No podemos seguir dejando que Israel sea tratado con tanto desdén y total falta de respeto. Solían tener un gran amigo en los EE.UU.”, Trump tuiteó el mes pasado, “pero ya no más. El comienzo del final fue el horrible acuerdo con Irán, y ahora esto (ONU)! ¡Resiste fuerte Israel, el 20 de enero se acerca rápidamente!”

La primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, también han tomado recientemente medidas sorprendentes e incluso poco ortodoxas que demuestran apoyo a Israel.

El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido ayudó a redactar la Resolución 2334, que condenó la operación de asentamiento como ilegal, y Gran Bretaña votó a favor de ella el 23 de diciembre. Sin embargo, hay indicios de que May no estaba al tanto de los detalles de la resolución, o de por qué Israel la consideraba tan inaceptable.

Después que el Secretario de Estado estadounidenss, John Kerry, pronunciara un largo discurso el 28 de diciembre, en el que justificó la abstención estadounidense, volvió a protestar contra los asentamientos y propuso parámetros para un futuro acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, Downing 10 emitió una sumamente extraña declaración denunciando al alto diplomático saliente.

“No creemos que sea apropiado atacar la composición del gobierno democráticamente elegido de un aliado”, dijo un portavoz de May. Los asentamientos “están lejos de ser el único problema en este conflicto. En particular, el pueblo de Israel merece vivir libre de la amenaza del terrorismo, al que ha tenido que hacer frente durante demasiado tiempo”.

Los primeros ministros Benjamin Netanyahu y Theresa May (Imagen compuesta, Flash 90, AP)

El desafío de Londres a la postura de la comunidad internacional sobre el conflicto israelo-palestino continuó el domingo, cuando se negó a firmar la declaración conjunta final de una conferencia de paz en París, que apoyaba una solución de dos estados y pedía a ambas partes relanzar las negociaciones.

Aunque el texto fue mucho más suave que la resolución del Consejo de Seguridad y afirmó posiciones con las que el Reino Unido está de acuerdo, el Ministerio de Relaciones Exteriores criticó la reunión por su desacertada oportunidad ante una nueva administración estadounidense y por el hecho de que ni israelíes ni palestinos estuvieron presentes.

Prácticamente adoptando un punto de vista israelí, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo el domingo que la cumbre de París arriesgaba endurecer las posiciones negociadoras palestinas “en un momento en que debemos alentar las condiciones para la paz”.

Incluso los observadores de la relación entre el Reino Unido e Israel se sorprendieron. “Me quedé estupefacto”, dijo Jonathan Hoffman, ex vicepresidente de la Federación Sionista de Gran Bretaña, a JTA. Él lo llamó “un momento decisivo para las relaciones Reino Unido-Israel y un cambio enorme de todo lo que había visto antes”.

Reino Unido bloqueó el lunes el intento de Francia de adoptar el comunicado final de la conferencia de París adoptado por el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, en una reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la UE en Bruselas, 16 de enero de 2017. (AFP / Emmanuel Dunand)

Los palestinos reaccionaron con consternación. “Esperábamos que Reino Unido, en particular, desempeñara un papel efectivo en el sistema internacional que rechaza la ocupación israelí y su empresa de asentamiento”, dijo el lunes el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erekat.

“Reino Unido debería revisar sus posiciones responsabilizando a Israel, así como apoyar las iniciativas palestinas e internacionales”, agregó. “Es hora de poner fin a la injusticia histórica que afectó a nuestro pueblo, que pronto marcará el aniversario de la infame Declaración Balfour”.

(El mes pasado, May llamó a la Declaración Balfour, que declaró el apoyo de Londres a la creación de una patria judía en la Palestina del Mandato, “una de las cartas más importantes de la historia”).

Muchos funcionarios y analistas europeos interpretan los inusuales movimientos de May como si tuvieran menos que ver con Israel y más con su esfuerzo por quedar bien con Trump.

“Es una locura. Hace sólo tres semanas los británicos presionaron por la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, que criticó los asentamientos y votaron a favor, y ahora están bloqueando resoluciones sobre el asunto en el Consejo de Asuntos Exteriores”, dijo un diplomático europeo a Haaretz esta semana. “Con todo el debido respeto a los británicos, no se puede aplicar la política exterior según los tweets de alguien”.

Gran Bretaña, habiendo votado dejar la UE el año pasado, ya no tiene miedo de desafiar el consenso europeo sobre Oriente Medio. De hecho, su nueva política con respecto al proceso de paz puede verse como un esfuerzo para reafirmarse como nación soberana que persigue una política exterior independiente.

“Están empezando a sentir la soledad”, dijo un diplomático europeo a The Times of Israel esta semana.

El primer ministro australiano Malcolm Turnbull junto a la canciller australiana Julie Bishop durante una reunión en Sydney, Australia, el 19 de julio de 2016. (AFP / Pool / Jessica Hromas)

Australia ha sido durante mucho tiempo un incondicional amigo de Israel. Por primera vez se distinguió del resto del mundo a principios de 2014, cuando la canciller Julie Bishop en una entrevista con The Times of Israel se negó a llamar ilegales a los asentamientos israelíes.

El mes pasado, Canberra rompió una vez más el consenso internacional al ser el único país del mundo, además de Israel, en denunciar la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad. Bishop declaró que Australia probablemente se habría opuesto al texto y el primer ministro Malcolm Turnbull -que tiene antepasados judíos- lo atacó como “unilateral” y “profundamente inquietante”.

No se detuvo allí. Al igual que el Reino Unido, Canberra envió el domingo sólo una delegación junior a la conferencia de paz de París y expresó su preocupación por la declaración conjunta emitida al final del evento.

La postura provocó duras críticas de la OLP.

“Estamos realmente muy descontentos con Australia”, que apoya el “lado equivocado de la ley”, dijo Hanan Ashrawi, un miembro importante de la organización. Es “sorprendente que Australia de todos los países decidiera mantenerse fuera del consenso mundial”.

Erekat, secretario general de la OLP, pidió a Australia que “corrija este error” y reconozca el Estado de Palestina. “Los riesgos reales que amenazan la paz se encuentran en posiciones tales que otorgan impunidad a Israel y lo alientan a continuar con su empresa de asentamientos ilegales en la tierra de Palestina”, dijo.

Canberra no dudó en responder a las críticas de Erekat, afirmando que “la posición de Australia desde hace mucho tiempo es que un estado palestino sólo puede lograrse a través de negociaciones directas con Israel. Ni Israel ni la Autoridad Palestina estuvieron representados en la Conferencia de París”.

Netanyahu tiene buenas razones para estar entusiasmado con las perspectivas de trabajar juntos con tres importantes líderes anglosajones dispuestos a ir en contra del flujo. A pesar de la actual investigación de corrupción en su contra, todavía planea convertirse en el primer ministro israelí en el cargo que visita Australia el próximo mes, para agradecer al país su inquebrantable apoyo. También está planeando un viaje a Washington para reunirse con Trump a principios de febrero, y dado los recientes movimientos de Theresa May, no sorprenderá a nadie si también fuera pronto a Londres.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈