Inicio » Opinión » Análisis » Escandinavia: La ciudadela del antisemitismo en Occidente

Escandinavia: La ciudadela del antisemitismo en Occidente

GIULIO MEOTTI / El 12 de enero, el diario noruego Aftenposten publicó un artículo sobre Jared Kushner, el yerno del presidente de los Estados Unidos Donald Trump y su asesor principal: “El judío Kushner presionó por David M. Friedman como nuevo embajador en Israel” , Aftenposten escribió. Más tarde, el periódico se disculpó por llamar a Kushner “el judío”.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Unas semanas antes, el ayuntamiento de Trondheim, la tercera ciudad más grande de Noruega, aprobó una moción pidiendo a sus residentes que boicotearan productos israelíes, una ciudad que aspira a ser “libre de Israel”. Luego fue el turno de otra ciudad noruega, Tromso, población 72.000, cuyo ayuntamiento aprobó una moción similar. Más del 40% de los noruegos ya están boicoteando productos israelíes o están a favor de hacerlo, según una encuesta.

¿Qué diablos está sucediendo en Escandinavia, cuyos países, Noruega y Suecia, son bastiones de corrección política, campeones del multiculturalismo y, según el Índice de Paz Global, los países más “pacíficos” del mundo? “La sociedad más exitosa que el mundo haya conocido”, sin embargo, como The Guardian ha calificado a Suecia, tiene un lado oscuro: de calumnia a Israel y antisemitismo.

Suecia y Noruega están manipulando a la opinión pública de la manera inmortalizada por George Orwell en su novela “1984” como “Two Minutes Hate” (Dos minutos de Odio). Estos países han visto la creación de una opinión pública según la cual Israel es un enemigo despiadado de la humanidad que debería ser desmantelado inmediatamente.

Hace un año, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu presentó en la Knesset, el parlamento de Israel, un mapa actualizado de los amigos y enemigos de Israel. Sólo cinco países están abiertamente en guerra con el Estado judío: Irán, Irak, Siria, Afganistán y Corea del Norte. Luego están los países amigos, incluyendo a muchos países africanos no musulmanes que alguna vez no tuvieron relaciones diplomáticas con Jerusalem. Pero el mapa también incluyó a un país europeo que por primera vez se trasladó al campo de “no amigos”: Suecia.

El odio a Israel se ha convertido en una auténtica obsesión en Escandinavia, que resucitó la gloriosa asociación entre los “idiotas útiles” liberales -los que se preocupan por la igualdad y las minorías- y los islamistas preocupados por la sumisión y la matanza de “infieles”.

A pesar de que los judíos en Noruega son sólo el 0,003 por ciento de la población total, Oslo es ahora la capital mundial del antisemitismo europeo. Recientemente, el Teatro Nacional de Noruega abrió su Festival en Oslo con un video dramático. El video instó a un boicot del Teatro Nacional de Israel, Habima, en Tel Aviv. Financiado por el gobierno y transmitido en el festival, el clip muestra a una actriz posando como portavoz del Teatro Nacional y pidiendo un boicot al teatro israelí. Pia Maria Roll calificó a Israel de un estado “basado en la limpieza étnica, el racismo, la ocupación y el apartheid”. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel respondió diciendo que el video de siete minutos recuerda “al colaborador noruego Vidkun Quisling y a Knut Hamson” (Premio Nobel de Literatura que simpatizó con Hitler).

No es la primera vez. Un festival en Oslo también rechazó un documental, “Los Otros Soñadores”, sobre las vidas de niños discapacitados, simplemente porque era israelí. “Apoyamos el boicot académico y cultural de Israel”, escribió Ketil Magnussen, fundador del festival.

Noruega es el país europeo más comprometido en las campañas contra Israel. Todas las universidades noruegas se negaron a acoger a Alan Dershowitz para una gira de charlas sobre Oriente Medio. La Universidad noruega de Trondheim promovió la propuesta de un boicot académico oficial contra Israel. Si se aprueba, el boicot habría sido el primero de su tipo en una universidad europea desde el boicot nazi de profesores judíos.

El Ministerio noruego de Finanzas ha excluido a las compañías israelíes, como Africa Israel Investments y Danya Cebus, de su Fondo Global de Pensiones, un fondo que invierte la riqueza nacional en acciones y bonos extranjeros y que posee más del uno por ciento de todas las reservas mundiales. El sindicato noruego EL & IT, que representa a trabajadores de los sectores de la energía y las telecomunicaciones, ha boicoteado a la Histadrut, el sindicato nacional de Israel.

En Noruega, el antisemitismo ha afectado a muchos “intelectuales”. Uno es Johan Galtung, un sociólogo noruego apodado el “padre de los estudios de paz”, un izquierdista orgulloso que hizo declaraciones antisemitas y anti-israelíes en la Universidad de Oslo y que afirmó (falsamente) que existe un vínculo entre los autores de La masacre en Utoya en Noruega y el Mossad.

Los periódicos noruegos están llenos de tropos antisemitas clásicos. Una caricatura en el mayor periódico, Verdens Gang, mostró los pies del ex primer ministro israelí Ehud Olmert como los de un animal. En Aftenposten, el segundo periódico más grande, una rata come la estrella de David, el símbolo en la bandera israelí. Otro diario, Dagbladet, una gloria de la izquierda noruega, publicó una caricatura en la que terroristas palestinos abandonan una prisión israelí con el lema alemán del campo de concentración de Buchenwald: “Jedem Das Sein” (A cada uno lo suyo).

Evelyne Zeira, que trabaja en el Hospital Hadassah de Jerusalem, pidió a una investigadora noruega, Ingrid Harbitz, que envíe su material para desarrollar tratamientos para las víctimas palestinas de la talasemia, una enfermedad de la sangre. La respuesta de Harbitz fue: “Debido a la situación actual en Oriente Medio, no entregaré material a las universidades israelíes”. ¡Para ella, los judíos israelíes e incluso los palestinos no merecen la sangre noruega!

Durante la guerra de Israel contra Hezbolá en 2006, el diario Aftenposten publicó un artículo de Jostein Gaarder, el escritor más famoso de Noruega y un “tercermundista”, en el que imaginó la destrucción de Israel. Gaarder, cuya novela “El mundo de Sophie” ha sido traducida a 53 idiomas y ha vendido millones de ejemplares, justificó la expulsión de judíos israelíes de sus tierras. “Ya no reconocemos al Estado de Israel”, escribió Gaarder, como si fuera un imán iraní.

El mismo racismo existe en Suecia.

Hace unos días, el Parlamento sueco discutió un acuerdo entre Volvo, el fabricante de automóviles más importante del país, y las compañías de autobuses israelíes. Volvo ofrece, de hecho, algunos autobuses que mantienen a los israelíes vivos en Judea y Samaria. Los escolares judíos en estas áreas tienen que usar autobuses blindados para evitar ser asesinados y disparados por terroristas palestinos. Pero según el presidente de la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores de Suecia, Kenneth G. Forslund, su derecho a la vida, concedido por los autobuses de Volvo, es “una violación del derecho internacional”. Los trabajadores portuarios suecos patrocinaron un boicot de una semana de barcos y mercancías israelíes. Los viejos buenos días en que los barcos suecos salvaron a los judíos de los nazis han desaparecido.

El ex ministro de Vivienda y Desarrollo Urbano de Suecia, Mehmet Kaplan, musulmán de origen turco, tomó parte en el asalto pro-Hamas contra Israel por la “Flotilla de la Libertad” en 2010. Comparó a Israel con el nazismo y pidió la “liberación de Jerusalem”. El ministro de Educación, Gustav Fridolin, ha sido arrestado por protestar frente a la cerca antiterrorista construida por Israel en Judea y Samaria para proteger la vida de sus ciudadanos en la llanura costera, masacrada por los suicidas.

Recientemente, la televisión pública sueca emitió “La ocupación de la mente americana“, una película de la conspiración sobre el “lobby israelí” supuestamente controlando en los Estados Unidos. Durante la Segunda Intifada, en un Museo de Estocolmo, se reimprimió una fotografía de un sonriente suicida palestino, que había matado a decenas de israelíes en un restaurante de Haifa. En la fotografía, estaba en un barco blanco en una bañera llena de líquido rojo sangre. Aftonbladet, el diario más grande de Suecia, publicó un artículo de Donald Bostrom en el que, sin ninguna prueba, acusó al ejército israelí de recolectar los órganos de los palestinos.

Dagens Nyheter, el periódico sueco más sofisticado, publicó un violento editorial antisemita titulado “Se permite odiar a los judíos”, en el que el historiador Jan Samuelson dijo que hasta que Israel deje de “ocupar” los territorios, el odio al Estado judío será justificado. Ignora totalmente, sin embargo, que los jordanos tomaron ilegalmente los territorios en la agresión que iniciaron contra Israel en la Guerra de 1948; en 1967, Israel, de hecho, liberó su propia tierra de la ilegal ocupación jordana.

Tras la elección de Trump, el diario Dagens Nyheter publicó una caricatura antisemita en la que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el presidente electo de Estados Unidos eran transportados por un judío ortodoxo, un miembro del Ku Klux Klan y un hombre portador de armas con la bandera israelí. El diario nazi Der Stürmer no podría haberlo dibujado mejor.

Después de las masacres del 13 de noviembre en París, la ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Margot Wallström, dijo que “para contrarrestar la radicalización tenemos que volver a la situación en Oriente Medio donde los palestinos ven que no hay futuro para ellos y deben aceptar una situación desesperada y recurrir a la violencia”.

¿De verdad Wallström quiere decir que para derrotar la agresión islámica, Israel debe rendirse? La situación de los palestinos es realmente desesperada, pero como han tenido plena autonomía durante décadas, su situación desesperada es causada por sus propios líderes cínicos y corruptos que parecen deliberadamente mantener a su pueblo en la miseria tratando de culpar a Israel, de la misma manera que la gente mutila a los niños para hacerlos “mejores” mendigos.

Mientras tanto, la sinagoga de Trondheim se ha convertido en uno de los edificios mejor protegidos de Noruega, y los judíos viven bajo asedio en la ciudad sueca de Malmö. Vidkun Quisling, el colaboracionista nazi, se habría sentido orgulloso de sus herederos, aunque ahora se autoproclamen “progresistas”.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend