LEVI WELTON / Aunque parezca trivial criticar la ropa de un político, GQ, Stephen Colbert e incluso un sastre de Londres comentaron recientemente sobre la perspicacia de la moda del presidente Donald Trump.

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Así, en el espíritu de la gran leyenda americana Mark Twain, que una vez dijo “la ropa hace al hombre”, permítanme explicar por qué el presidente Trump debe comprar un traje del “mayor sastre viviente de América” – un sobreviviente del Holocausto llamado Martin Greenfield.

America First (América primero)

Aunque menos del 3% de la ropa que se vende en los Estados Unidos se hace aquí, Greenfield Clothiers ha prosperado durante décadas en el corazón de Brooklyn; es la última fábrica de ropa masculina sindicalizada en toda la ciudad de Nueva York.

Cuando le pregunté a Martin Greenfield por qué no trasladaría su fabricación a China, donde la producción sería una fracción del costo, respondió: “Ni siquiera lo consideraría, por todos los empleos estadounidenses que hemos creado aquí”.

Su hijo, Tod, el copropietario de Greenfield Clothiers, se hizo eco de ese sentimiento. “Operamos en un nivel ético, pensando en lo que es bueno para nuestros clientes, empleados y el vecindario local”.

Este énfasis en la calidad hecha en casa, de primera clase debe funcionar, ya que su lista de clientes cuenta con muchas celebridades y políticos de Frank Sinatra a Michael Jackson, Al Pacino a Johnny Depp, Shaquille O’Neal a Jimmy Fallon y ex presidentes como Bill Clinton, Gerald Ford y Barack Obama. Como Martin le gusta decir, “visto a los dos lados del pasillo”.

Y los Greenfields devuelven a la comunidad de otras maneras. Tod compartió conmigo cómo su padre trabajó con la Alianza de St. Nick en la década de 1980 para crear Evergreen, una organización de miembros que promueve el desarrollo económico en North Brooklyn y trabaja con 10.000 empresas locales allí. Su sitio web, www.evergreenexchange.org, dice: “Estas empresas, que emplean a más de 15,000 residentes, dependen de Evergreen para obtener asistencia gratis, rápida y confiable con créditos fiscales, incentivos, financiamiento, bienes raíces y asistencia para reubicación, Las necesidades de la fuerza de trabajo y la promoción “.

Cuando le pregunté a Martin lo que lo motivó a trabajar tan arduamente en el mantenimiento de empleos en Estados Unidos, respondió con énfasis: “Siempre que hablo con jóvenes sobre trabajar en América, les digo que aquí solo hay que poner su mente en algo [y tendrás éxito]. Comencé haciendo recados, trabajando en esta fábrica y cuando la compré unos años más tarde, mi suegro me dijo que fracasaría por las tasas de interés del presidente Carter. Le dije: “Triunfaré”. Escogí seis personas y partí de cero, y estoy donde estoy hoy por una sola razón: trabajamos duro para ser los mejores”.

Un presidente para todos los estadounidenses

En su discurso inaugural, el Presidente Trump declaró: “Compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso. El juramento que presento hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses.

Sin embargo, estas elecciones pasadas fueron una de las más divisivas que puedo recordar, con muchas amistades amenazadas e incluso familias destrozadas. Continuamente participo en un sano debate con mis amigos y familiares sobre las políticas de la nueva administración, pero creo que nuestras conversaciones, los mensajes de medios sociales y las actitudes deben mostrar respeto mutuo.

Martin Greenfield

Este ideal es tan perfectamente expresado y encarnado por Martin Greenfield, que fue víctima de persecución y discriminación, pero nunca olvidó lo que significaba tratar a un compañero humano con dignidad y respeto.

Como adolescente en la Alemania nazi, la esposa del alcalde de Weimar captó a Martin comiendo comida podrida y dejada en una jaula de conejo, y lo denunció a los nazis, que casi lo golpearon hasta la muerte.

Vengando la venganza, regresó con una ametralladora después de la guerra, y cogió a la mujer de pie fuera de su casa, sosteniendo a su bebé. Al ver al bebé, Martin rompió a llorar y huyó. Como escribe en sus memorias, “Ese fue el momento en que volví a ser humano de nuevo. Todas las viejas enseñanzas me vinieron de golpe. Me habían criado para creer que la vida era un regalo precioso de Dios”.

Cuando le pregunté a Tod qué había aprendido de su padre, comentó: “Recuerdo que papá solía llamar al sindicato cuando necesitaba nuevos empleados y preguntaba si podían enviar a los veteranos. Sentía tal gratitud por los soldados estadounidenses que lo liberaron del campo de concentración y quería devolverles. Una vez, enviaron a un veterano afroamericano a su oficina. La compañía nunca había tenido un afroamericano trabajando allí antes, y causó un clamor local”.

El hermano de Tod, Jay, otro co-propietario de Greenfield Clothiers, añadió: “Recuerda que esto fue en la década de 1940, alrededor del mismo tiempo Jackie Robinson rompía la línea de color en el béisbol. Era inaudito”. Martin se negó a agacharse bajo la presión, y mantuvo al veterano afroamericano con un empleo remunerado.

Si el Presidente Trump llevara un traje hecho por un hombre que trata a todos con tanta dignidad e igualdad, Trump enviaría un mensaje de que es un presidente para todos los estadounidenses – y que mostrará ese mismo respeto por los demás.

La familia judía de Trump

Por primera vez en la historia, nietos judíos correrán por la Casa Blanca, y tener a la familia Kushner en la Casa Blanca debería ser una señal de orgullo para los inmigrantes judíos y sus descendientes en todo el condado.

Martin Greenfield representa exactamente lo que nuestra gente puede y ha conseguido en América. Como me dijo Martin: “Soy el americano más orgulloso que jamás habrás conocido. No hay ningún lugar como este, y cuando hablo con jóvenes, les digo que soy un inmigrante [de Checoslovaquia] y me encanta estar aquí”.

Como Jay Greenfield me dijo, “¡No hay mayor honor como traje americano que vestir al presidente de los Estados Unidos!”

En conclusión, permítanme revelar que soy desvergonzadamente parcial, y orgullosamente llevo un traje de Martin Greenfield.

Cada vez que toco la tela, imagino la constante sonrisa de Martin. Pienso cómo su increíble historia de vida me ha enseñado a nunca olvidar la habilidad de la raza humana de hundirse en los recovecos más oscuros del mal, pero también de resurgir y prosperar. Pienso cómo todos somos “creados a imagen de Dios” (Génesis 1:27) y somos verdaderamente “una nación bajo Dios, indivisible con libertad y justicia para todos”.

Fuente: The Algemeiner – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico