PAUL HANDLEY / La comunidad de inteligencia estadounidense se enfrenta a una erosión de la confianza y reputación dañada en medio de revelaciones vergonzosas

Otra importante fuga de materiales secretos ha vuelto a comprometer a los principales espías de Estados Unidos, al tiempo que asesta un golpe para el grupo anti-secretismo WikiLeaks.

El grupo dejó a la Agencia Central de Inteligencia fuertemente herida con la publicación el martes de casi 9.000 documentos que dijo que eran sólo parte de un enorme tesoro de registros, planes y código malicioso en su poder, supuestamente todo el arsenal de hackers de la CIA.

Añadiendo insultos a la herida, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reprendió a la agencia por haber perdido el control de los materiales – WikiLeaks dijo que obtuvo acceso a ellos a través del círculo de contratistas privados de la inteligencia estadounidense.

“Este es un acto histórico de devastadora incompetencia, por haber creado tal arsenal y luego almacenarlo todo en un solo lugar”, dijo Assange.

El presidente Donald Trump dijo que las filtraciones muestran que las operaciones de la agencia están “obsoletas” y, en particular, no criticó a WikiLeaks por desvelar secretos estadounidenses.

Fue la cuarta fuga importante de materiales de alto secreto de las agencias de espionaje de EE.UU. en menos de cuatro años.

El cuerpo de espías hermano de la CIA, la Agencia de Seguridad Nacional, fue sacudida en 2013 cuando el contratista Edward Snowden publicó documentos que mostraban cómo secretamente recopilaba datos sobre las telecomunicaciones de los estadounidenses y espiaba a los aliados estadounidenses.

A principios del año pasado, un grupo secreto de hackeo llamado Shadow Brokers ofreció a la venta en línea un lote de herramientas de hackeo robadas de la NSA.

Y a finales de 2016, la NSA descubrió que otro contratista, Harold Martin, había trasladado a su casa un estimado de 50 terabytes de datos y documentos, incluyendo herramientas de hackeo sensibles.

Hasta ahora, no hay evidencia de que el material de Martin perdiera su control, y el gobierno lo acusó sólo de remover materiales clasificados en violación de su contrato.

El resultado, dijo el consultor de seguridad Paul Rosenzweig, es “la continua erosión en la confianza y el daño a la reputación de la comunidad de inteligencia estadounidense”.

En esta foto de archivo del 5 de febrero de 2016, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, habla desde el balcón de la Embajada Ecuatoriana en Londres. (AP Foto / Kirsty Wigglesworth, Archivo)

“Dentro de la comunidad ahora, todo el mundo está mirando por encima del hombro”, dijo.

“Fuera de la comunidad, francamente, si yo fuera la inteligencia británica, la inteligencia francesa o la inteligencia israelí … pensaría dos veces antes de darle algo a los estadounidenses”.

El lanzamiento de WikiLeaks ha desencadenado una intensa investigación sobre cómo los materiales -que detallaban cómo la CIA se enfoca en entrar en electrónica personal como los teléfonos inteligentes- se alejaron de la agencia.

La investigación podría centrarse en si la CIA fue descuidada en sus controles sobre los contratistas privados que contrata para ayudar en el trabajo de crear y probar herramientas de hackeo.

O, tal como informó The Washington Post, podría ser “una caza mayor de infiltrados” para una persona malintencionada o un castigo dentro de la agencia.

Una filtración de los contratistas no sería una sorpresa completa. Tanto Martin como Snowden habían trabajado para una de las principales empresas privadas que trabajan en el sector de inteligencia, Booz Allen Hamilton.

Tim Shorrock, periodista y autor de “Spies for Hire: The Secret World of Intelligence Outsourcing” (Espías de alquiler: El secreto mundo de la subcontrata de Inteligencia) dijo que ha habido un “crecimiento insensato” en el uso de contratistas en las operaciones cibernéticas de las agencias de inteligencia estadounidenses, incluso en el ejército.

“Esa estructura burocrática es perfecta para la filtración. En algún lugar de la línea, habrá gente haciendo preguntas”, dijo, refiriéndose a la decisión de Snowden de revelar secretos de la NSA después de encontrar que no apoyaba lo que la agencia estaba haciendo.

Director de la CIA, Michael Pompeo, testificando en Capitol Hill en Washington. El 7 de marzo de 2017, WikiLeaks publicó miles de documentos que se dice provienen del Centro de Ciberesfera de la CIA, una versión dramática que parece dar una mirada reveladora a los detalles íntimos del esfuerzo cibernético de la agencia. (Foto AP / Manuel Balce Ceneta)

Pero las fugas importantes no han venido siempre de contratistas. Chelsea Manning, cuya fuga de cientos de miles de páginas de comunicaciones diplomáticas en 2010 hizo famoso a WikiLeaks, era un analista de inteligencia del ejército estadounidense en ese momento.

Hablando sin atribuciones, algunos funcionarios de la comunidad de inteligencia estadounidense arrojaron dudas sobre la explicación de los contratistas, sin indicar la dirección de la investigación.

Algunos apuntaron a Rusia, después que la inteligencia estadounidense concluyera que Moscú interfería en las elecciones estadounidenses para apoyar a Donald Trump en su campaña finalmente exitosa contra su rival Hillary Clinton.

“Hay muchas especulaciones de que fueron los rusos quienes entregaron el material a WikiLeaks para avergonzar a los Estados Unidos. Pero la mayoría son propuestas sin hechos”, dijo Ross Schulman, codirector de la Iniciativa de Seguridad Cibernética en el grupo de reflexión New America en Washington.

En cuanto a la afirmación de WikiLeaks de que provenía de contratistas, agregó, “lo que WikiLeaks dice públicamente me lo tomo con reservas”.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈