Inicio » Noticias » Israel » “Por qué debemos separarnos de los palestinos”: Mijal Rozin, miembro de la Knesset, en México

“Por qué debemos separarnos de los palestinos”: Mijal Rozin, miembro de la Knesset, en México

 La parlamentaria israelí Mijal Rozin visitó al Presidente de México, Enrique Peña Nieto y a la primera dama del país, la Sra. Angélica Rivera de Peña, con motivo del Día Internacional de la Mujer, además de dictar una serie de conferencias. En esta entrevista exclusiva para Enlace Judío, conocemos más de cerca la realidad que se vive en su país.

ESTI PELED Y ENRIQUE RIVERA PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO / Mijal Rozin, Jabera Knesset del Parlamento israelí estuvo de vista en México, Enlace Judío tuvo la oportunidad de encontrarse con ella para escuchar a esta mujer de ojos expresivos, en los cuales se puede ver la realidad de su país cuando habla de forma convencida sobre temas como las consecuencias de 50 años de la victoria de la Guerra de los Seis Días.

También expresó sus dudas sobre el futuro de Israel si el país decide incorporar tanto tierras como población palestinas a este pequeño estado, arriesgándose a perder el carácter judío y democrático del mismo. Tampoco deja de lado el tema de las mujers y su papel en la sociedad moderna.

ENLACE JUDÍO: ¿Qué importancia tiene hoy la Guerra de los Seis Días de 1967 desde el punto de vista político en Israel?

MIJAL ROZIN: El Estado de Israel ha existido por 68 años. De esos 68 años, desde la Guerra de los Seis Días, hemos controlado Cisjordania con toda su población palestina, durante 50 años como territorio ocupado tras la guerra. Nosotros capturamos ese territorio durante la guerra, no lo anexamos. No decidimos que es parte del Estado de Israel, pero ahora controlamos el área hasta que logremos llegar a un acuerdo con nuestros enemigos, vecinos o socios.

Creo que a lo largo de los 50 años no hemos hecho lo suficiente para poner fin a la ocupación, para lograr una solución de dos estados, para alcanzar la única solución viable desde el punto de vista sionista en Israel – el establecimiento de un Estado palestino al lado del Estado de Israel.

La visión judía ha sido construir un hogar para el pueblo judío con una mayoría judía e igualdad para todos sus ciudadanos.Si seguimos postergando (la solución), como sucede ahora, tendremos un solo Estado desde el mar (Mediterráneo) hasta el río (Jordán), y en ese Estado no habrá una mayoría judía.

Hay al menos 2.5 millones de palestinos en la Cisjordania, 2 millones en Gaza, otros 2 millones en Israel. No habrá una mayoría judía. Quizás logremos controlarlos, pero no será un Estado democrático porque al no ser la mayoría, si todos son iguales y todos son ciudadanos, también tendrán derecho de voto, Entonces en la Knesset también serán una mayoría. Por supuesto que no habrá un Estado judío y democrático. Así que la única manera de preservar la visión sionista es separarse de los palestinos.

EJ: Me has explicado esto tan claramente. ¿Esto no está claro para todos en Israel? ¿Por qué es tan difícil llegar a una solución después de tantos años?

MR: Hay varias explicaciones: En primer lugar, creo que la mayoría de la población en Israel… al menos según las encuestas el 70%, cree que debemos separarnos de los palestinos. En las elecciones, la gente vota por la derecha no porque confíe en que esa sea la solución; piensa que no hay un socio del otro lado, que no hay con quién hablar, que no hay manera de lograr algo, pero si se le pregunta qué es lo correcto, en su opinión esto es lo correcto, no hay apoyo (mayoría) para anexar Cisjordania.

Es más, el asentamiento ilegal de Amona fue recientemente evacuado por orden de la Corte Suprema, junto con viviendas de Shoafat construidas en tierras privadas palestinas. No se vio que el público haya salido a las calles en protesta; no se vio que el público israelí haya llegado a Amona o a Efrat para protestar por la demolición de casas. No se vio el público israelí. Te diré algo más. Hay cerca de 400,000 colonos. La mayoría de ellos no son colonos por ideología. Son colonos que llegaron por motivos económicos.

Es muy difícil comprar una casa en Israel. Ahí ellos reciben un terreno casi gratis, reciben casa, servicios sociales y de salubridad. El Estado de Israel invierte mucho dinero en Cisjordania. Buenas carreteras, túneles. Realmente se invierte mucho dinero. Pero no se ve que lleguen masas.

Ellos estaban seguros de que los colonos llegarían a un millón, millón y medio y hasta dos millones (de habitantes) en Cisjordania.

Pero no es así. La prueba está en lo que sucedió en Amona y en Efrat. No sólo eso, no ves a israelíes que pasean por ahí y que digan, “tomemos una buena cerveza en Ariel”. No sucede. Aunque Ariel tuvo éxito con su universidad. Pero incluso los israelíes que salen a pasear los sábados – no los ves en Cisjordania.

Y ahí se invirtió mucho dinero en sitios turísticos. Verás a sionistas religiosos. Pero el resto de la población no frecuenta la zona.

La normalización que la derecha intenta crear con respecto a los asentamientos y Cisjordania como parte del Estado de Israel no funciona en el público.

EJ: ¿Por qué la gente sigue votando para un gobierno de derecha?

MR: Es muy difícil vivir en un “vecindario” como el nuestro. Es un barrio amenazante, complicado. Es difícil confiar en el otro lado. El gobierno que se ha mantenido en el poder casi 40 años (fuera de la coalición de Ehud Barak) fomenta el miedo y el odio hacia otros. Es mucho más fácil convencer al público porque nos basamos en una realidad de ataques terroristas. Apuñalan a gente en las calles, hay miedo. Hay un verdadero temor, no es falso. Es muy fácil incitar. Es muy fácil decir “¿ves a ese tipo? Hay que temerle. Ellos no sólo crean temor hacia el palestino en Cisjordania, sino también hacia los árabes israelíes y por lo tanto funciona. Cuando Netanyahu sale a las 8 de la noche el día de las elecciones (cuando siente que está a punto de perder) y dice en un video “los árabes están acudiendo en masa a las urnas, transportados por las organizaciones de izquierda”, eso crea temor en el público, le dice a los israelíes que deben defender su casa, protegerse y salen a votar. Eso funciona en todo el mundo. Desafortunadamente es lo que vemos. En Europa la derecha se fortalece en torno al asunto de los refugiados de Siria, Iraq, Afganistán. Desafortunadamente el miedo funciona, es difícil creer.

Se requiere un liderazgo valiente de ambos lados. A través de los años no han surgido líderes suficientemente valientes. Se requieren dos líderes valientes que decidan hacer un acuerdo. Y que cada uno vaya a su pueblo, que Netanyahu venga a su pueblo y diga “yo firmé este acuerdo”, es un buen pacto para nuestra seguridad, nuestras fronteras, impulsará nuestra economía, nos dará paz para no vivir más bajo la espada. Entonces el pueblo en Israel lo adoptará.

EJ: Tengo la impresión de que nadie sabe cómo se eligió el actual gobierno aunque fue elegido en las elecciones pero, ¿la gente quiere que siga? Yo he sentido que en cualquier momento puede haber un cambio de gobierno.

MR: Durante su campaña Netanyahu apoyó la solución de dos estados y siguió diciéndolo. Es cierto que sus ministros y los diputados del Likud decían otra cosa pero siguió diciéndolo al público.

El público no votó por Meretz pero tampoco por Habait Hayehudi.

No votó por la anexión, el plan de Bennett. De hecho votó por el Likud porque pensó que sí, Netanyahu debe conducirnos a la solución de dos estados.

El hecho de que piense que Netanyahu nunca tuvo la intención de adoptar la solución de dos estados que trata de manejar el conflicto en lugar de solucionarlo es otra cosa, pero el público sí creyó que ese es el camino a seguir.

Pensó que él debe hacerlo, pero desafortunadamente, el gobierno electo en Israel es un gobierno de coalición que al principio tenía 61 diputados y ahora 66. Es una coalición pequeña que tiene dificultades para gobernar.

Todo el que no llega a la Knesset significa un voto menos y las leyes pueden no ser aprobadas. Por lo tanto, cualquier partido que deje la coalición puede deshacer el gobierno e ir a elecciones.

Así que cualquier partido puede manipular al primer ministro para todo. Uno quiere leyes religiosas, el otro quiere leyes sobre anexión, el tercero quiere una ley sobre custodia de niños en caso de divorcio.

Además, cualquier diputado del Likud puede decir “momento, si no aprueban mi propuesta, no voto con al gobierno”. No hay disciplina de coalición, lo que hará que caiga el gobierno.

Entonces resulta que un elemento de lo más extremista, de extrema derecha como Bezalel Smotrich de Habait Hayehudi arrastra a Bennett y él arrastra a Netanyahu porque compiten por el voto de los colonos y de la derecho. Así que pelean constantemente sobre quién demostrará que odia a los árabes, o quién se preocupa por la seguridad. Quién demostrará que se preocupa más por los asentamientos.

Y todos, todos estamos sometidos a ello. La mayoría de los miembros de la Knesset no cree en la anexión, no cree en lo que la derecha intenta vender pero estamos sometidos a una coalición que se somete a sí misma.

EJ: ¿Cuándo podremos ver al menos un comienzo de una solución al problema? ¿Qué sucederá?

MR: Lo que ha sucedido es que de tanta incitación… una verdadera incitación contra la izquierda… Hoy, decir “izquierdista” en Israel es como decirle a alguien que es un traidor, un enemigo de Israel, que está en contra del Estado. No hay diferenciación y eso pasa muchas veces en países que se alejan de la democracia. No hay separación entre “me opongo a la política del gobierno” “me opongo a la política de Netanyahu”, “me opongo al gobierno” y “estoy en contra de Estado” .

Soy patriota, soy patriota sionista; creo en mi país, amo a mi país; quiero hacer algo por él

Sé que ésta es la única solución y que eso es lo que preservará al Estado sionista. Por otro lado, creo que la derecha nos acerca al fin de la visión sionista; pero decir hoy en Israel “soy de izquierda” se ha vuelto un insulto

Por lo tanto el Laborismo y la Unión Sionista se han alejado, votan con el gobierno para todo , no crean una alternativa, no se levantan y dicen “tenemos una alternativa, proponemos otro camino”: ellos intentaron incorporarse al gobierno, trataron de representar algo tenue.

Tenemos también a Yaír Lapid que recibe muchos escaños, pero en realidad es un sustituto de Bibi, en los medios israelíes dicen que es una imitación de Bibi porque, de hecho, intenta mostrar que es incluso más derechista que Bibi. Él propuso una ley para imponer la pena de muerte a terroristas que la coalición rechazó, el gobierno rechazó porque no está a favor de la misma.

Intenta demostrar que es más derechista. Esa competencia del centro-izquierda para mostrar que “somos más derechista que Bibi”, “odiamos más a los árabes”, “destacamos la seguridad más que Bibi”. Esa competencia está destinada al fracaso porque no crea una alternativa

Cuando no se ofrece una alternativa, ¿por qué elegir la imitación de Bibi? Elegirán a Bibi.

EJ He sentido que el público israelí espera otra guerra más intensa, peor ¿Qué tan cierto es eso?

MR Mira, vivimos olas de violencia constantemente Las fuerzas de seguridad también dicen que Hamas no quiere guerra con nosotros, pero hay diversos grupos salafistas, islamistas, extremistas que nos disparan cohetes y Hamas lucha contra ellos para que no disparen, pero nosotros reaccionamos sobre Gaza.

Muchas veces esa escalada no es intencionada. Es por eso que la situación es tan explosiva y por lo tanto me opuse a las declaraciones de trasladar la embajada (de EE.UU.) a Jerusalem porque aunque hablemos de algo simbólico (hay un consulado en Jerusalem, se le puede cambiar el letrero), aunque sea una cuestión simbólica en el Medio Oriente, Israel, Palestina y en Jerusalem particularmente, algo así es el cerillo que enciende la guerra y no queremos eso. Por lo tanto, si creo que puede haber  un cambio.

Creo que se puede lograr un cambio. Creo que los israelíes temen hacer algo. También los convencieron… Miren,  salimos de Gaza y nos lanzaron cohetes, pero han olvidado decirles que Netanyahu votó a favor de la salida y también se olvidan decirles que salimos sin un acuerdo. Cerramos la puerta, nadie sale, nadie entra por aire, mar y tierra a menos de que lo permitamos. Creamos la cárcel más grande del mundo y la ONU declaró que Gaza será inhabitable en 2020.

El agua ahí es imbebible.

Las cosas no se quedan… Gaza e Israel… es imposible… el muro no detiene enfermedades, no detiene el agua contaminada, no detiene los residuos que fluyen hacia nuestra agricultura. No se puede separar .No se puede separar, y nosotros controlamos Gaza.

Dicen… ah, salimos, dejamos de capturarlos, sacamos a los colonos. Miren, nos disparan cohetes pero no dejamos de capturarlos.

Es cierto que estamos afuera, pero salimos, cerramos la puerta,  nadie entra o sale sin nuestro consentimiento

Un camión con cilantro no entra sin que Israel lo permita. Mencioné el cilantro con toda intención, porque Israel decidió que no entra ¿Por qué? No sé, no hay cilantro

Nosotros decidimos lo que entra y lo que sale; si pueden salir a trabajar, si pueden vender su mercancía; si un enfermo de cáncer necesita llegar al hospital… Nosotros decidimos y por lo tanto nuestra propaganda ha logrado convencer al público¿Qué quieren? Les dimos y recibimos cohetes.

EJ ¿Qué pasará? ¿Qué podemos esperar en uno, tres o cinco años?

MR Mira, quiero decir que las cosas mejorarán, que habrá un cambio de gobierno. Quiero decir que en última instancia comprenderemos que no hay otra opción, que nos separaremos de los palestinos y habrá un Estado Palestino al lado del Estado de Israel

Espero que así suceda pero realmente temo. Vemos procesos en todo el mundo: EE.UU. con Trump, Le Pen en Francia y Europa, donde la derecha sube al poder

Vemos una realidad difícil. Yo creo en un Israel democrático, liberal, progresista, próspero y el hecho de que quizás retrocedemos es muy preocupante. Me preocupa a mí como ciudadana israelí. Me preocupa por mis hijos, por mis nietos. Desafortunadamente, la situación económica es difícil; muchos jóvenes no logran adquirir un departamento, ganarse la vida con dignidad, apoyar a sus hijos -y muchos cerebros escapan de Israel, a lugares donde les ofrecen mayores oportunidades y nosotros necesitamos a esa gente porque la fuerza de Israel está en su cerebro, la innovación, la Nación Startup,

La educación, la educación que siempre era el centro se va deteriorando;  eso de que el gobierno invierte cada vez menos en la educación, en los servicios sociales y en la medicina pública. El gran orgullo de Israel, los hospitales público, la excelente medicina pública se va deteriorando. Hoy el 80% de los israelíes tienen seguro privado.

Ese Estado social con el que soñaron antes de su establecimiento, el Estado social en el que uno se preocupa por el otro, el concepto de Kol Israel Haverim ( todo Israel son amigos), se va alejando. Nos hemos convertido en un país muy capitalista  muy competitivo que por un lado es bueno porque realmente genera logros pero por el otro, (falla) en última instancia, porque el objetivo de la comunidad, el Estado, la sociedad es proteger a sus ciudadanos de enemigos externos y internos del hambre,de las enfermedades. Ésa es nuestra misión. En mi opinión, es la misión primordial y si no logramos separarnos de los palestinos, empezar a invertir fondos dentro de las fronteras de Israel, inversiones públicas para desarrollar el país

No invertir en vías y túneles en la Ribera Occidental sino dentro del Estado de Israel: transporte público, ferrocarril subterráneo, cosas que existen en cualquier país moderno y avanzado: es lo que tenemos que hacer. Poblar el Neguev, la Galilea; se han olvidado del Neguev y la Galilea por poblar Cisjordania. Y ahí debemos de invertir. Necesitamos impulsar a las poblaciones desfavorecidas ya sean beduinos, árabes, judíos etíopes o inmigrantes. Debemos impulsar a esos grupos para generar igualdad.

Ésa es la única manera de que un Estado judío y democrático pueda subsistir.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *