avatar_default

Esta semana, la página de Biblioteca Nacional de Israel publicó el hallazgo de un telegrama enviado por Heinrich Himmler al Gran Mufti de Jerusalem, Haj Amin al-Husseini.

En el documento, Himmler le promete al mufti que el Reich alemán apoyará a los árabes de Palestina en su lucha contra los “judíos intrusos” y señala que la lucha contra el mundo judío ha sido un principio del partido nacional socialista alemán desde su inicio, además de que el régimen siempre ha seguido la lucha de los árabes “amantes de la libertad” y que les profesa “una solidaridad especial”, particularmente hacia los palestinos que luchaban contra los judíos.

“El reconocimiento del enemigo y la lucha conjunta contra el mismo construyen una base sólida entre el partido nacional socialista de la Gran Alemania y los musulmanes amantes de la libertad del mundo,” escribió Himmler.

Por último, el jefe de la SS envía al mufti sus cálidos saludos en el “terrible” aniversario de la Declaración Balfour y sus mejores deseos para la continuación de la lucha.

La Declaración Balfour, firmada el 2 de noviembre de 1917 por el entonces secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Arthur James Balfour, confirma el apoyo del gobierno británico al establecimiento de “un hogar nacional para el pueblo judío” en la Tierra de Israel.

Husseini huyó de Palestina en 1937 tras la expedición de una orden británica para su detención por su participación en la revuelta árabe, que comenzó el año anterior. Escapó a Irak a través del Líbano, donde se unió a un grupo pro-nazi tras un breve golpe militar contra el régimen pro-británico en Bagdad en 1941, y luego huyó de nuevo, llegando a Berlín ese mismo año.

En Berlín, tuvo una reunión de 90 minutos con Hitler, en la que se presentó como el representante de todos los árabes y de todos los musulmanes.

Hitler recibe al gran Mufti Haj Amin al-Husseini en 1941 en Alemania. (Colección Heinrich Hoffmann / Wikipedia)

En ese momento, ambos hombres creían que Alemania iba a ganar la guerra y su diálogo se centró en cómo jugar un papel importante en la victoria alemana.

El mufti buscó el apoyo nazi para la independencia árabe de las potencias coloniales y la expulsión de los británicos y franceses del Medio Oriente. También quería que los nazis le prometieran que no enviarían judíos a Palestina.

“El mufti no logró la mayoría de sus objetivos”, dijo Esther Webman, investigadora del Centro Moshé Dayan para Estudios del Medio Oriente y África de la Universidad de Tel Aviv. “La Alemania nazi no declaró su apoyo a la idea de la independencia árabe y el liderazgo la explotó para alcanzar sus propios objetivos”.

“Además, sus esfuerzos por agitar a los árabes del Medio Oriente contra sus gobernantes coloniales durante la Segunda Guerra Mundial no tuvieron éxito. Su único logro, en algunos casos, fue impedir que los judíos llegaran a Palestina durante la guerra”.

De acuerdo con la página de la Biblioteca, el telegrama habría sido enviado en 1943, pero los eventos históricos hacen surgir algunas dudas acerca de esta fecha. Según el antropólogo e historiador Francisco Gil-White, los lazos del Mufti y los palestinos con el Tercer Reich son muchos y complejos. Gil-White ha argumentado en diversas ocasiones que existen evidencias de colusión y cercanía entre estos siniestros personajes, tanto en este sitio como en su página personal.

Es posible que esta fecha (1943) haya surgido de una anotación al margen hecha a mano sobre el documento original, pero con la información disponible es imposible saber quién realizó esta anotación, y cuándo.

Uno de los elementos más intrigantes es que es bien sabido de las reuniones del Mufti tanto con Himmler como con el mismo Hitler. Según el historiador Gilbert Achcar, En el verano de este año, 1943, Himmler le habría confesado a Husseini que para ese momento los alemanes habían acabado con la vida de tres millones de judíos.

Esta evidente relación de confianza vuelve implausible la fecha de 1943, ya que el tono del telegrama es más bien lejano. Más aún, para 1943 Husseini ya no era Mufti, y en realidad se encontraba en Alemania, ya que había sido depuesto años atrás; ante esto, cabe preguntarse si tenía sentido un telegrama en el que se hace referencia a él con este título.

Las fechas probables de esta comunicación podrían colocarse entre finales de la década de los 30 (considerando que las SS no cobraron fuerza sino hasta el nombramiento de Himmler como comandante, en 1929), y 1937, fecha en que Hussein pierde el cargo de Mufti. De ser así, esta comunicación cobraría mayor relevancia, al poner en evidencia una colusión más profunda entre la Alemania Nazi y los esfuerzos palestinos por erradicar a los judíos de la faz de la tierra.

Con información de The Times of Israel  Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí