BARBARA STARR

La comunidad militar y de inteligencia de Estados Unidos interceptó comunicaciones entre el ejército sirio y expertos químicos sobre los preparativos para el ataque de gas sarín en Idlib la semana pasada, dijo un alto funcionario estadounidense a CNN.

Las intercepciones fueron parte de una revisión inmediata de toda la inteligencia en las horas posteriores al ataque para confirmar la responsabilidad del uso de armas químicas en un ataque en el noroeste de Siria, que causó la muerte de al menos 70 personas.

Funcionarios estadounidenses dijeron que no hay “ninguna duda” de que el presidente sirio Bashar al-Assad es responsable del ataque.

Estados Unidos no supo sobre el ataque antes de que ocurrió, subrayó el funcionario.

EE.UU. recauda un gran volumen de comunicaciones interceptadas en áreas como Siria e Irak. Frecuentemente, el material no se procesa a menos que haya un evento en particular que requiera que analistas lo revisen y busquen el apoyo de inteligencia.

Hasta el momento no se ha confirmado que los militares o funcionarios de inteligencia rusos estuvieran informados sobre el ataque. El funcionario dijo que lo más probable es que los rusos sean más cuidadosos en sus comunicaciones para evitar ser interceptados.

Los gobiernos de Rusia y Siria han negado su participación en el ataque químico.

El presidente estadounidense Donald Trump dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca que el Pentágono está estudiando la cuestión de la complicidad de Rusia en el ataque químico. “Me gustaría pensar que no lo sabían, pero lo cierto es que podrían haberlo sabido,” dijo Trump. “El (Secretario de Defensa) general (James) Mattis lo está investigando con todo el grupo del Pentágono que hace ese tipo de trabajo”.

Estados Unidos ahora evalúa si Siria ha restablecido una unidad de personal asociada a armas químicas que existían antes del acuerdo de 2013, en el que el gobierno sirio se comprometió a eliminar su arsenal de armas químicas. Y hay algunos indicios de que están recibiendo ayuda externa.

“Sabemos que tienen la experiencia y sospechamos que tienen ayuda”, dijo un oficial militar estadounidense a los periodistas en una sesión informativa el viernes.

En ese informe, el funcionario también señaló: “Sabemos que los rusos tienen experiencia química en el país. No podemos hablar abiertamente de cualquier complicidad entre los rusos y el régimen sirio en este caso, pero estamos evaluando cuidadosamente toda información que implicaría que los rusos sabían o ayudaron a la capacidad de Siria”.

Pero incluso si hay una conclusión definitiva sobre la complicidad rusa, no está claro que el Pentágono o la Casa Blanca harían pública esa información, dijo un alto funcionario estadounidense. Tendría que ser una prueba irrefutable, lo que podría ser difícil de determinar.

Pero también, los EE.UU. se siente ahora que ha hecho el caso de que el apoyo ruso para Assad debe terminar.

Por ahora, el funcionario dijo que la prueba más específica de la participación rusa sigue siendo un avión no tripulado de Rusia que voló sobre el hospital que trataba a los heridos en el ataque. EE.UU. tiene inteligencia específica que demuestra que era un avión no tripulado ruso. Aunque el operador del avión pudo no haber sabido por qué el vehículo aéreo volaba que sobre el área, estaba siendo controlado por los rusos.

Fuente: CNN / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico