En Belén, el presidente de Estados Unidos pareció criticar los salarios de la AP a los terroristas; dijo que el líder palestino y Netanyahu le aseguraron que están ‘listos para trabajar hacia la paz, de buena fe’.

En su primera visita a la Autoridad Palestina, el presidente estadounidense, Donald Trump, criticó implícitamente el financiamiento palestino a los terroristas encarcelados, a a vez que elogió los esfuerzos antiterroristas de la Autoridad Palestina y exhortó a condenar los ataques terroristas “con una sola voz unificada”.

Trump habló junto al presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas en el recinto presidencial de Belén este martes. Los dos hombres comenzaron sus declaraciones respectivas con las condenas del aparente bombardeo suicida en Manchester la noche anterior.

“La paz nunca puede arraigarse en un ambiente donde la violencia es tolerada, financiada e incluso recompensada”, dijo Trump, en aparente referencia a los salarios pagados por la Autoridad Palestina a los terroristas palestinos encarcelados y a las familias de prisioneros palestinos muertos mientras cometían ataques terroristas. “Debemos ser firmes en condenar tales actos en una sola voz unificada”, dijo.

Trump también prometió el apoyo de los Estados Unidos para renovar las estancadas conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

“La paz es una elección que debemos hacer cada día, y Estados Unidos está aquí para ayudar a que ese sueño sea posible para niños judíos, cristianos y musulmanes de toda la región”, dijo. “Al hacerlo, todos disfrutaremos de un futuro más seguro y brillante y de un mundo más seguro y brillante”.

Agregó que esa paz desencadenaría un “efecto dominó” en toda la región: “Estoy verdaderamente esperanzado de que Estados Unidos pueda ayudar a Israel y los palestinos a forjar la paz y traer nueva esperanza a la región ya su gente. También creo firmemente que si Israel y los palestinos pueden hacer la paz, puede comenzar un proceso de paz en todo Oriente Medio y eso será un logro asombroso”.

Los comentarios de Trump reiteraron sus declaraciones el lunes al presidente de Israel, Reuven Rivlin y al primer ministro Benjamin Netanyahu, de que muchos estados árabes buscan “un camino mucho más profundo hacia la amistad con Israel”, que sólo puede avanzar cuando se logre la paz con los palestinos.

Mientras criticaba implícitamente la posición de la Autoridad Palestina sobre el terrorismo, elogió a Abbas, quien dijo que “se comprometió a tomar medidas firmes pero necesarias para combatir el terrorismo y enfrentar su odiosa ideología”.

“Estoy comprometido con tratar de lograr un acuerdo de paz entre los israelíes y los palestinos, y tengo la intención de hacer todo lo posible para ayudarles a lograr ese objetivo”, dijo Trump. “El presidente Abbas me asegura que está listo para trabajar hacia esa meta de buena fe, y el primer ministro Netanyahu ha prometido lo mismo. Espero con interés trabajar con estos líderes hacia una paz duradera “.

Hablando ante Trump, Abbas dijo que el “problema fundamental de los palestinos es con la ocupación y los asentamientos y el fracaso de Israel en reconocer el Estado de Palestina tal como lo reconocemos”, y no con el “judaísmo”.

“Una vez más, reafirmamos nuestras posiciones”, continuó: “aceptando la solución de dos Estados a lo largo de las fronteras de 1967, un estado de Palestina con una capital en Jerusalén Este junto a Israel … y resolviendo cuestiones de larga data basadas en el Derecho Internacional y los acuerdos … de acuerdo con la iniciativa de paz árabe”.

Trump llegó al palacio presidencial en Belén en la mañana, habiendo viajado en coche desde Jerusalén.

Abbas y él se abrazaron a la alfombra roja a la entrada del recinto y luego inspeccionaron la guardia de honor de las fuerzas de seguridad palestinas, entrenadas por Estados Unidos en un esfuerzo continuo por fortalecer la gobernabilidad de las instituciones palestinas.

Trump entonces estrechó la mano de una breve fila de líderes religiosos y otros dignatarios.

Durante la visita de Trump, las familias de los prisioneros palestinos en huelga de hambre protestaron en la cercana Plaza Manger, pero fueron mantenidos en jaque por
fuerzas de seguridad palestinas. El grupo de alrededor de 70 manifestantes, entre ellos niños, exigió que Trump interviniera con, las autoridades israelíes en nombre de los huelguistas palestinos. “Escucha, escucha Trump, los prisioneros no se arrodillarán”, gritaban.

Con información de Times of Israel/ Traducción: May Samra

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈