Juntos venceremos
miércoles 24 de julio de 2024

¿1/3 de los británicos votarán por un antisemita de extrema izquierda?

ALAN DERSHOWITZ

El 8 de junio, los votantes británicos se dirigirán a las urnas. Las cifras recientes muestran la brecha que se cierne entre la primera ministra británica Theresa May y el líder laborista Jeremy Corbyn. Cuando la Primera Ministra May pidió elecciones rápidas el mes pasado – tres años antes – la mayoría asumió que ganaría fácilmente y aumentaría su mayoría parlamentaria. Pero Corbyn – a quien le otorgaron probabilidades de 200-1 en la carrera por el liderazgo de su partido en 2015 – lo está haciendo sorprendentemente bien otra vez. También ocurre que lidera un partido que ha sido suave con el antisemitismo, y el propio Corbyn ha sido acusado de fanatismo anti-judío. Al enfrentarse a tales críticas, el líder laborista ha ofrecido la defensa de que es anti-Israel, no anti-judío. Pero las palabras y hechos de Corbyn demuestran que a menudo utiliza su virulento antisionismo como una tapadera para su suave antisemitismo.

Considere un discurso que Corbyn dio el año pasado, donde dijo que los judíos no son “más responsables” de las acciones de Israel que los musulmanes por las acciones del grupo terrorista del Estado islámico. Además, la “afinidad” de Corbyn con los grupos terroristas (abocados confesos a la destrucción del estado nacional del pueblo judío) también está bien documentada. En 2009, Corbyn dijo: “Será un placer y un honor para mí organizar un evento en el Parlamento, donde hablarán nuestros amigos de Hezbolá. También he invitado a amigos de Hamas a venir y hablar”. A la luz de estos eventos, un ex asesor clave de Corbyn, Harry Fletcher, escribió: “Le sugeriría [a Jeremy] cómo podría construir puentes con la Comunidad judía y nada de eso nunca pasó”.

El propio Corbyn ha dicho que no es antisemita, sino más bien opuesto al sionismo. En general, es fácil decir que odias a Israel, pero no odias a los judíos. Aunque fuera cierto – y no estoy seguro de que lo sea – la compañía que Corbyn tiene sugiere que en el mejor de los casos da un pase libre a la intolerancia, el racismo y el antisemitismo dentro de las filas de su propio partido, y en el peor de los casos, apoya esos mismas puntos de vista. De hecho, se ha sabido que Corbyn comparte plataformas de conferencias y lidera reuniones con algunos de los más infames enemigos de los judíos. Ha asistido a reuniones organizadas por Paul Eisen -un teólogo de la conspiración del 11-S y denunciante del Holocausto que escribió un blog titulado “Mi vida como negador del Holocausto”. Corbyn también ha sido asociado con el jeque Raed Salah – condenado por incitación a la violencia y el racismo y conocido por perpetuar los libelos de sangre tradicionales sobre los judíos y dijo que los judíos fueron advertidos de no ir a las Torres Gemelas el 11 de septiembre – llamándolo “muy honorable ciudadano” cuya “voz debe ser escuchada”. Corbyn también fue un contribuyente asalariado de Press TV, que es parte del aparato fuertemente controlado de los medios de Irán cuya producción es supervisada directamente por el líder supremo antisemita de Irán.

Una de las mayores críticas de lo que se ha denominado la “corbynización” de la política británica ha sido la incorporación del antisemitismo tradicional. El principal rabino del país, Ephraim Mirvis, también ha insistido en la conversación, calificando el problema antisemita del Partido Laborista de “grave”. Consideremos, por ejemplo, el fanatismo de Gerald Kaufman (ahora fallecido), un veterano del Partido Laborista y cercano socio político de Corbyn, quien promocionó conspiraciones sobre judíos y el dinero judío a lo largo de su carrera política. Hablando en un evento pro-palestino, Kaufman dijo: “El dinero judío, las donaciones judías al Partido Conservador -como en las elecciones generales de mayo- con apoyo del Jewish Chronicle, todas esas cosas, sesgaban a los conservadores”. Si bien Corbyn condenó esos comentarios, se negó a ceder a las extensas demandas de una acción disciplinaria contra Kaufman.

Seamos claros: no creo que el ascenso de Corbyn en las encuestas sea porque odia a los judíos y su estado-nación, sino a pesar de su fanatismo. Su oponente, Theresa May, pidió elecciones y luego se negó a debatir a sus oponentes. Está llevando una campaña mediocre que recuerda algo a Hillary Clinton el año pasado. Corbyn por su parte, igual que el presidente Trump, es un populista. A pesar de que representan polos opuestos en el espectro político, tienen mucho en común, incluida su inclinación a disparar desde la cadera, y su imprevisibilidad. Muchos votantes británicos desconocen sus asociaciones antisemitas. Otros la conocen pero no les importa. La dura izquierda en Gran Bretaña, especialmente entre los activistas sindicales y académicos, incluye muchos oponentes por reflejos de la nación estado del pueblo judío y muchos partidarios de boicots académicos y culturales de Israel. Muchos de estos simpatizantes favorecen el comercio y el compromiso con criminales de derechos humanos como Irán, Cuba, China, Rusia, Bielorrusia y Venezuela. De hecho, es antisemita destacar sólo el estado nacional del pueblo judío -la única democracia de Oriente Medio y una nación con uno de los mejores registros mundiales de derechos humanos, el estado de derecho y la preocupación por los civiles enemigos- para los boicots.

El propio Corbyn ha pedido boicots a Israel. Ha abogado por un embargo de armas citando la supuesta “violación” de Israel de la cláusula de derechos humanos del acuerdo comercial UE-Israel. Corbyn también apoya boicots académicos en algunos casos, y cuando el equipo nacional de fútbol de Israel viajaba a Cardiff, Gales, para un partido de clasificación para el Campeonato de Europa, Corbyn dirigió las convocatorias para un boicot sólo del equipo de fútbol que representa el estado nacional del pueblo judío. (Irónicamente, Israel sólo juega en esta liga, ya que fue expulsado de la Confederación Asiática de Fútbol debido al boicot de la Liga Árabe). Además, Corbyn ha sido un ferviente defensor del llamado derecho de retorno de los palestinos afirmando que el derecho de los palestinos de “volver a casa” es “la clave” para la solución. Esto pronto haría que los árabes fueran mayoría dentro de Israel y los judíos la minoría étnica, haciendo la solución de dos Estados completamente obsoleta.

Si el antisemitismo es la raíz del problema del Partido Laborista o la consecuencia eso no es importante. Del mismo modo, el papel distinto que Jeremy Corbyn ha desempeñado para lograr que el Partido Laborista llegue a este punto no es particularmente relevante. El hecho es que no ha frenado la marea del prejuicio y el odio anti-judío dentro de las filas de su partido, sino que ha jugado un papel importante en perpetuarlo. Los votantes británicos tienen ahora la oportunidad de elegir a dónde irán como nación. ¿Preferirán alejarse de la estabilidad, la racionalidad y la tolerancia- y hacia la simple mentalidad, xenofobia e intolerancia? No lo sé, pero espero que elijan sabiamente.

Bernie Sanders ya ha hecho su elección. Él está haciendo campaña para Corbyn a pesar de su expediente sobre antisemitismo. Sanders tendrá que explicar por qué un judío está ayudando a elegir un fanático con las opiniones que Corbyn tiene sobre el pueblo judío y su estado-nación.

Fuente: The Algemeiner via Israel news online – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈