Juntos venceremos
miércoles 24 de julio de 2024

La victoria de Israel en 1967 es algo para celebrar

MICHAEL OREN

Los israelíes están celebrando 50 años desde la Guerra de los Seis Días – y con razón. Esa victoria nos salvó de la destrucción y reunificó nuestra ciudad más santa. En última instancia, también nos trajo la paz con Egipto y Jordania y una alianza estratégica con Estados Unidos. Los palestinos, por el contrario, están de luto por medio siglo de sufrimiento. Afirman que la ocupación israelí de Cisjordania y Gaza los sometió a la colonización y les negó la condición de Estado.

Mientras que la guerra sin duda moldeó el Oriente Medio moderno, ella sola no puede explicar las maneras contradictorias que los israelíes y los palestinos la conmemoran. El abismo sólo puede explicarse por los acontecimientos que la precedieron. Mucho más allá de 1967, la disputa israelo-palestina es en realidad de 1917, 1937 y 1947. Esos aniversarios pueden enseñarnos mucho sobre los orígenes de la disputa israelo-palestina y por qué la paz ha resultado tan difícil de alcanzar.

Hace un siglo, en noviembre, Gran Bretaña, anticipando la derrota de Turquía en Oriente Medio, emitió la Declaración Balfour. Apoyada por la Sociedad de Naciones, la declaración se comprometió a crear un “hogar nacional para el pueblo judío” en Palestina. Gran Bretaña no se comprometió a crear un estado judío en toda Palestina -el hogar nacional podría haber sido pequeño- y prometió mantener “los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes”. Aún así, los palestinos rechazaron el documento con vehemencia. “Nosotros los árabes”, escribió el notable de Jerusalem Musa al-Husayni, “nunca aceptaremos tal nación”.

Este año, los israelíes también celebran el centenario de la Declaración Balfour porque formalizó el reconocimiento de la comunidad internacional de una nación judía y nuestro apego de 3.000 años a nuestra patria. Pero los palestinos están de luto, sus líderes incluso han pedido a Gran Bretaña que se disculpe. Hoy, como en 1917, ven a los judíos no como un pueblo con derechos a una patria nacional, sino como un grupo religioso y, a lo largo de gran parte de la historia islámica, inferior. Entender esta realidad ayuda a explicar por qué, en la década de 1920, los alborotadores árabes asesinaron a judíos palestinos, profanaron sinagogas y erradicaron las antiguas comunidades judías de Hebrón y Safed.

Musa al-Husayni

A pesar del persistente rechazo árabe de la identidad judía, los dirigentes sionistas reconocieron que los árabes palestinos eran un pueblo con derechos soberanos. Ese reconocimiento fue codificado hace 80 años, en julio de 1937, con la Comisión Peel en Gran Bretaña, que dividió a Palestina en estados judíos y árabes separados. Aunque los judíos fueron asignados sólo un tercio de la tierra, el líder sionista David Ben-Gurión apoyó el plan. Los árabes lo rechazaron, proclamando que la única solución aceptable sería “el cese total del experimento del Hogar Nacional Judío”. Abatidos ante la presión árabe, los británicos cortaron casi toda la inmigración judía a Palestina, cerrando la última ruta de escape de los judíos europeos desde Hitler.

Finalmente, en 1947, después de que seis millones de judíos fueran asesinados en Europa, las Naciones Unidas intervinieron. Este mes de noviembre se cumplen 70 años desde que la Asamblea General aprobó la Resolución de Partición creando estados independientes árabes y judíos en Palestina.

El liderazgo sionista, acogiendo con satisfacción el reconocimiento de las Naciones Unidas de los derechos del pueblo judío, pero también respetando las reivindicaciones árabes, aceptó el plan. Pero los árabes palestinos rechazaron una vez más la idea del pueblo judío y la independencia. Su líder, Haj Amin al-Husseini, colaborador nazi que se reunió con Hitler para pedirle que extendiera su plan antijudío en Oriente Medio, juró que los árabes no sólo bloquearían la partición, sino que “seguirían luchando hasta que los sionistas fueran aniquilados”. Y de hecho lucharon, tendiendo emboscadas a autobuses judíos y haciendo explotar automóviles en instituciones públicas. Milicias árabes asediaron la Jerusalem judía, negando comida y agua a 100.000 civiles.

Pero los judíos se defendieron. Cientos de miles de árabes palestinos se convirtieron en refugiados. Los historiadores discuten las causas y las dimensiones de lo que los palestinos llaman la “Nakba”, o catástrofe, pero estas tragedias nunca habrían ocurrido si los árabes en Palestina hubieran aceptado la partición. En cambio, los estados árabes apoyaron su intransigencia e invadieron Israel en el momento de su nacimiento.

El Mufti Haj Amin al-Husseini reunido con Hitler por la solución final de los judíos.

Lo que comenzó como un enfrentamiento entre árabes palestinos y judíos palestinos se transformó de la noche a la mañana en el conflicto árabe-israelí. La solución de dos Estados rechazada dos veces por los palestinos, en 1937 y 1947, sería olvidada mientras Egipto ocupaba la Franja de Gaza y Jordania se anexó Jerusalem Este y Cisjordania. Sin embargo, los palestinos no mostraron interés en establecer la soberanía en esas áreas. En cambio, rechazaron a Israel dentro de cualquier frontera. “Destruiremos a Israel y a sus habitantes”, juró Ahmed Shukairy, presidente de la Organización de Liberación de Palestina, en vísperas de la Guerra de los Seis Días.

La sorprendente victoria de Israel sobre tres ejércitos árabes, paradójicamente, produjo oportunidades para avanzar. Israel aceptó el principio de territorio por paz contenido en la Resolución 242 de las Naciones Unidas y reunió a Cisjordania y Gaza bajo su gobierno. Sin embargo, los grupos palestinos siguieron buscando la eliminación de Israel a través de ataques terroristas de gran escala. Cuando el presidente Anwar Sadat de Egipto visitó Jerusalem en noviembre de 1977 – otro aniversario más – Yasir Arafat, el Presidente de la OLP, amenazó a cualquier palestino en los territorios que apoyara la iniciativa. Los palestinos que abiertamente apoyaron a Sadat fueron fusilados. La OLP intentó frustrar el subsiguiente tratado de paz entre Egipto e Israel lanzando la Masacre de la Carretera de la Costa que mató a 38 israelíes, 13 de ellos niños.

Pero la OLP no pudo detener la paz. Israel se reconcilió con Egipto en 1978 y, más tarde, con Jordania en 1994, invirtiendo el conflicto árabe-israelí en una disputa israelo-palestina. Los esfuerzos para hacer frente a este problema fueron sin duda complicados por la construcción de asentamientos israelíes, pero nunca representaron más de una fracción de los territorios y la OLP finalmente aceptó la Resolución 242 y firmó los Acuerdos de Oslo con Israel. Estos acuerdos crearon la Autoridad Palestina y, en 2000, dieron lugar a una oferta Estados-Israel de Estado en Gaza, Jerusalem Este y casi toda la Ribera Occidental. Pero los palestinos rechazaron la propuesta con violencia que mató y mutiló a miles – tal como lo hicieron en 1937 y 1947. La razón no era 1967, sino 1917.

Debido al legado de 1917 -la negativa de los palestinos a reconocer la existencia y los derechos del pueblo judío- el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ignoró una oferta aún más generosa para un estado de Cisjordania-Gaza en 2008. Por la misma razón, la retirada de Israel de Gaza en 2005, el desarraigo de 21 asentamientos, no trajo paz, sino que miles de cohetes terroristas se dispararon contra ciudades israelíes. A causa de 1917, Abbas ha pagado más de $ 1 mil millones a terroristas en los últimos cuatro años y da nombres a plazas públicas y escuelas de Dalal Mughrabi, perpetradora de la Masacre de la Carretera de la Costa. Y debido a 1917, los israelíes temen que los palestinos respondan a cualquier oferta futura de estadidad en las tierras capturadas en 1967, como lo hicieron en 1937 y 1947. El conflicto no trata del territorio que Israel capturó en 1967. Trata de si un Estado judío tiene derecho a existir en Oriente Medio en primer lugar. Como Abbas ha declarado públicamente, “Nunca aceptaré un estado judío”.

Oiremos mucho esta semana sobre la ocupación y la falta de independencia palestina. Israel tiene una política clara al respecto: no quiere gobernar a otro pueblo y está dispuesto a iniciar negociaciones inmediatas. Sin embargo, mientras que los líderes palestinos afirman que apoyan una solución de dos Estados, hasta que declaren que están a favor de “dos estados para dos pueblos”, afirmando tanto la personalidad como los derechos judíos y palestinos, el conflicto trágicamente persistirá. Es sólo mediante el reconocimiento mutuo que los israelíes y los palestinos podrán celebrar, en lugar de llorar, futuros aniversarios.

Fuente: The New York Times – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención:
©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈