avatar_default

Enlace Judío México – El periodista norteamericano Steven Lee Beeber, autor del libro “The Heebie-Jeebies at CBGB’s“, comenta en la revista digital Tablet uno de los temas en los que se ha especializado: las raíces judías y su influencia en los pioneros de la música de género punk.

El músico Alan Vega (nacido como Boruch Alan Bermowitz, en Brooklyn, Nueva York), y que falleció apenas el pasado año, tuvo el desastroso debut con su banda Suicide, junto con su también amigo judío amigo, Marty Rev, en el extinto Centro de Artes Mercer de la ciudad de Nueva York en el año de 1973, donde recibió todo tipo de abucheos y desinterés ante su desconcertante nueva propuesta musical. “Arrojamos Treblinka en la cara del público. Cruzaron las puertas del auditorio y entraron en el infierno”, comentó en 2008 en una entrevista al Jewish Chronicle sobre esa experiencia.

Para Lee Beeber existe algo excepcional en la música punk que logra que a décadas de su surgimiento, siga generando un especial interés sobre su desarrollo que no obtienen otros géneros musicales como el psicodélico o el glam. Él considera ver en el punk y en su génesis, cosa que ha plasmado en sus obras publicadas, algo que otros analistas del tema no logran escudriñar: los orígenes e influencia judías de algunos de los más importantes músicos del género.

Un hecho que el periodista considera crucial y del que su idea parte, es la detención y subsecuente juicio del nazi Adolf Eichmann en 1961 por el Estado de Israel. Esto fue un suceso, que no solamente en Israel, donde se levantó el velo que cubría el silencio que por 16 años los sobrevivientes del Holocausto habían mantenido sobre la tragedia con los jóvenes y consigo mismos, si no en todo el mundo levantó una fuerte conmoción. El juicio y condena del ex-integrante de las SS, se mediatizó y generó el debate a través de la ya popular señal de televisión, y esto, a criterio de Lee Beeber, influyó decisivamente en los entonces jóvenes judíos que forjarían una parte importante de los cimientos del punk, y que gran parte de ellos tenían su origen en la ciudad de Nueva York.

Además de Vega y Rev, jóvenes judíos contemporáneos suyos como Jeffrey Hyman y Tamás Erdélyi (futuros integrantes de The Ramones), Lenny Kane (futuro miembro de The Pattie Smith Group), Chris Stein (futuro cofundador de Blondie) o Lou Red (futuro vocalista de The Velvet Underground) se verían impactados por esto. Y no solamente cree que esta generación se conmocionó al enterarse de este hecho: también artistas  que generacionalmente les precedían, como Genya Ravan, una sobreviviente del Holocausto, debió verse impresionada.

Es así que considera que jóvenes como el grupo de amigos de Friedman, Kempner, Shernoff, Manitoba y Patterson, formaran una banda de punk con el nombre de The Dictators; que The Ramones tuviesen una canción llamada Blitzkrieg Pop o Commando y que atacasen al Presidente Ronald Reagan en la canción Bonzo goes to Bitburg por haber visitado un cementerio donde yacían oficiales nazis; que Chris Stein coleccionara parafernalia nazi para “demostrar que los judíos habían ganado”; o que Lou Reed hablara de “cuerpos muertos apilados en montones” en Heroin o de “el país fantasma ensangrentado en el este” en Black Angel’s Death Song.

“El punk es una fuerza incitadora que se levanta en oposición a la opresión y a la injusticia. Los judíos que formaron el mundo del punk, crearon una nueva sensibilidad, un nuevo tipo de campo de concentración” afirma Lee Beeber.

Fuente: Tablet Magazine

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí