Juntos venceremos
martes 23 de julio de 2024

¿Quién es el nuevo príncipe de la corona saudita y cómo su ascenso dará forma a Oriente Medio?

AMOTZ ASA-EL

El príncipe bin Salman hereda el fracaso de sus antepasados de no hacer lo que hizo el faraón cuando usó los años buenos para prepararse para los malos.

El cambio, el miedo más temido de la nobleza, yace sobre las dunas de Arabia.

Al igual que el Faraón y Asuero, el rey Salman despertó una noche sudando entre sus sábanas de seda, sus suelos de mármol y sus bañeras doradas, y preguntó qué le pedía el rey israelita cuyo nombre llevaba en su propio ocaso: “El hombre que me sucederá”, el que “controlará toda la riqueza que gané … ¿quién sabe si será sabio o tonto?” Tonto o sabio, la designación esta semana de Muhammad bin Salman como heredero de Arabia Saudita aparentemente es mucho más que biología, aunque la marginación a los 32 años de edad del primo de 57 años que estaba en la línea para suceder al rey es seguramente una historia por derecho propio.

Está en juego un reinado absoluto que podría durar un buen medio siglo, presidiendo un país cuyo papel en la configuración del futuro de nuestra región será decisivo, para bien o para mal.

En 2014, Arabia Saudita dejaba que la cotización del barril de Brent cayera hasta los 74 dólares esperando que se reactivara la demanda en Europa para encarecerlo. De este modo, espera competir con el ‘fracking’ de Estados Unidos y castigar a Irán.

Si depende del príncipe – enemigo poco ortodoxo, enérgico y ambicioso del statu quo – será para mejor. La realidad, por desgracia, podría resultar más fuerte, y más triste, que sus buenas intenciones y brillantes sueños.

La buena noticia es que el frágil Salman, de 81 años, se dio cuenta de que su sucesión debe saltarse una generación, si el reino tiene que soportar las pruebas de la historia. La mala noticia es que los problemas podrían no estar en la edad de una generación, sino en la decadencia de todo un sistema.

Las pruebas de la historia ya están aquí.

Económicamente, el petróleo que ha sido la línea de sangre del reino durante los últimos 80 años está perdiendo su magia. Y políticamente, las masas árabes que han estado latentes por décadas han despertado, encendiendo guerras civiles por todo el reino e inspirando inquietud dentro del reino mismo.

La caída del petróleo, de $ 112 por barril hace cuatro años a $ 42 esta semana, no tiene que ver con una dinámica circunstancial, como la recesión de un cliente importante, la sequía o la guerra, sino con el surgimiento de fuentes alternativas de energía, desde el sol y el viento hasta las rocas de esquisto.

La rapidez de este colapso ha cogido al reino completamente desprevenido.

Después de aprobar planes de gastos basados en pronósticos de ingresos mucho más altos, Riad pronto vio un déficit presupuestario abrumador del 13% de su producto interno bruto, y sacó de sus arcas un asombroso capital de 116 mil millones de dólares, el 16% de su reserva de divisas.

Desde entonces, estos números han mejorado un poco, pero el cuadro general no. El acuerdo por el cual la población saudita está libre de impuestos, mientras el petróleo genera el 80% de los ingresos del reino y el 90% de sus exportaciones, se está desentrañando.

La combinación de caos en el mercado, agitación árabe y deshidratación fiscal significa que los antepasados del príncipe heredero no lograron hacer lo que el faraón hizo cuando usó los años buenos para prepararse para los malos.

Claramente consciente de todo esto, el príncipe heredero decidió ser su propio José.

Al darse cuenta de la gravedad de las dolencias de su país, Muhammad dio a conocer el año pasado una hoja de ruta que demuestra que entiende los problemas mejor que algunas personas mayores en la corte de su padre.

En un folleto muy bien publicado titulado “Visión 2030”, dijo claramente que el reino debía prepararse para la era post-petróleo y prometió “promover y revitalizar el desarrollo social para construir una sociedad fuerte y productiva”.

Imagen de La Meca en Arabia Saudita. (Foto: ©Archivo Efe/ALI HAIDER)

Es un manifiesto pragmático, digno de la actitud empresarial del príncipe hacia Israel y su tratamiento de confrontación, como ministro de Defensa, de la agresión que su país enfrenta por parte de Irán.

Al igual que el emperador japonés Meiji y el turco Kemal Ataturk, que dirigieron los dramáticos movimientos de modernización de sus países, Muhammad bin Salman anhela una revolución educativa, que significa “un currículo moderno centrado en estándares rigurosos de alfabetización, capacidades aritméticas y desarrollo del carácter”.

Al darse cuenta de que la economía saudí debe comenzar a fabricar, llamó a “localizar más del 50% del gasto en equipo militar para el 2030”. Detectando el potencial turístico inexplorado del reino, su plan tiene como objetivo “multiplicar los actuales 8 millones de peregrinos anuales musulmanes a 30 millones para 2030”.

El príncipe anunció planes para vender en una bolsa de valores no especificada el 5% de Aramco, la compañía petrolera del reino, que cree que vale 2 billones de dólares, lo que significa que será la oferta pública inicial más grande de la historia .

Sin embargo, una mirada más cercana al plan trae a la mente un paciente cardiaco que se niega a someterse a cirugía de corazón abierto.

La industrialización no puede comenzar con la producción de chorros, radares o misiles guiados, como lo implica el plan. Tiene que comenzar de la manera que comenzó en Japón, China y Turquía, con la producción en masa de camisas, platos y sillas.

Sin embargo, la industrialización en masa es una amenaza para la casa real, ya que permitiría a millones de personas que en su momento amenazarían el poder de la nobleza. “La gente sencilla podrá asumir cualquier posición”, dijo el plan correspondiente del emperador japonés en 1868, dándose cuenta de que la modernidad no ganará antes de derrotar el feudalismo. El plan saudí es desafiar esta ley de naturaleza económica.

La negativa a separarse del patrocinio es también la razón por la cual el plan enfatiza el turismo, con un objetivo obviamente poco realista de casi cuadruplicar la industria en poco más de una década. Los nuevos hoteles en los que se apoya este deseo serían una continuación adecuada de la economía del amiguismo a la que el régimen está acostumbrado. Las fábricas, por el contrario, estimularían la creación, recompensarían el mérito y estimularían la movilidad social.

En Arabia Saudita, una de las sociedades más conservadoras del mundo, las mujeres no pueden conducir un auto. (Foto: GETTY)

El miedo al dolor de la cirugía es evidente también en la negativa del príncipe a recortar el gasto militar astronómico de su país -el más alto del mundo per cápita- y aún más en su voto de que “no habrá impuestos sobre los ingresos o la riqueza de los ciudadanos ni sobre los bienes básicos”.

Para alguien nacido en una cultura de fortunas que fluyen libremente, es aparentemente difícil aceptar que los ingresos de una nación deben reflejar el trabajo de su gente y que el trabajo de la gente puede ser monetizado sólo a través del impuesto sobre la renta.

Esta negativa a beber la poción es la razón por la cual la idea de oferta compartida es tan tentadora para el príncipe, que el año pasado quedó tan ciego al ver un yate de 440 pies navegando en el sur de Francia que varias horas más tarde lo compró por 550 millones de dólares. ¿Cubrir déficits? Claro, sólo vaya a la bolsa de valores y reparta $ 100b.

El Príncipe Salman, y con él toda la estructura de poder del mundo árabe, subirá o bajará de acuerdo a su voluntad de empoderar a las masas a expensas de la familia real.

Porque “el príncipe”, como observó Maquiavelo en el manual de su sabio gobernante, debe “evitar aquellas cosas que le hagan odiar”.

Www.MiddleIsrael.net

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈