Enlace Judío México – El gobierno del Primer Ministro Benjamín Netanyahu suspendió este domingo el plan que tenía aprobado desde 2016 para una sección mixta de rezo en el Muro Occidental en la ciudad de Jerusalén.

Esto como resultado de la presión ejercida sobre el gobierno por los partidos religiosos en los últimos dos meses, que no aceptan servicios de rezo mixtos y no consideran a los movimientos reformados y conservadores como legítimas formas de judaísmo, los cuales habían celebrado el reconocimiento que el gobierno israelí les hizo en enero del año pasado.

A cambio de esto, los partidos religiosos le hicieron saber al gobierno de Netanyahu que los judíos no ortodoxos podrán seguir manteniendo sus servicios de rezo mixtos en el área conocida como Arco de Robinson, como ha ocurrido desde el año 2000. Los miembros de los movimientos reformistas y conservadores no consideran a esta zona como una solución aceptable desde que carece de la visibilidad y el acceso de la plaza principal. Nuevos trabajos de construcción comenzaran en esta área para mejorarla.

Debido a la composición del actual gobierno en el cual son parte el partido religioso Judaismo Unido de la Torá y el partido religioso Shas, no sería posible implementar de nuevo un acuerdo sobre la materia.

El plan original planteaba buscaba que una gran sección igualitaria reconocida por el Estado sería creada al sur del Muro Occidental, a esta se podría acceder desde la plaza principal y sería administrada por un panel de representantes judíos progresistas y también por parte de la organización de la Mujeres del Muro. Este plan original fue detenido inmediatamente después de que los partidos religiosos que habían aprobado la resolución se retractaron de su posición después de la crítica que les provino de sus medios de comunicación y de sus autoridades rabínicas. Con la decisión tomada hoy la propuesta queda totalmente descartada.

Activistas del Movimiento Israel por la Reforma, Judaismo Progesivo y de las Mujeres del Muro han deseado por largo tiempo la creación de una sección de rezo mixto no ortodoxo en el Muro Occidental, en el cual en la actualidad las mujeres tienen prohibido rezar con rollos de Torá o celebrar ceremonias religiosas. Los grupos religiosos ortodoxos sostienen que un espacio así desafiaría a la ley y tradición judaica.

La decisión de hoy ya ha sido criticada por el líder de la Agencia Judía, Natan Sharansky, quien se encontraba presente al momento de ser tomada la decisión y considera que es un obstáculo para poder traer a Israel y al mundo judío de la Diáspora en conexión.

Fuente: Haaretz, The Jerusalem Post