sábado 15 de junio de 2024

El asesinato de los grandes poetas del idish en la URSS

Enlace Judío México.- Un informe del New York Times de 1970 afirmó que las víctimas eran alrededor de 30. Un volumen de 1972 conmemorativo del evento, publicado por los judíos soviéticos, sostuvo que eran 24. Otros medios judíos afirmaron que las víctimas eran 13, lo que fue corroborado por el Jerusalem Post y Haaretz. El Museo del Holocausto norteamericano llamó a este asesinato el “Pogrom secreto de Stalin”, afirmando que los asesinados fueron 15. Sin embargo, sobre lo que hay un total acuerdo es que cinco de esas figuras eran poetas y escritores, algunos de ellos figuras de alto perfil tanto en el país como en el extranjero.

ALICIA BENMERGUI

El poeta Perets Markish fue el único escritor soviético (que escribió en idish) en recibir la Orden de Lenin, uno de los honores más destacados de la URSS. Dovid Bergelson, que publicó artículos y ficción en los Forverts de Berlín en la década de 1920, fue considerado por algunos como el cuarto gran pilar de la literatura idish, después de Mendele Mokher Sforim, Sholem Aleichem e I.L Peretz. En 1922, Dovid Hofshteyn publicó una colección de poemas sobre los pogromos ucranianos llamados “Troyer” – en inglés, “Mourning” – que fue ilustrado por Marc Chagall.

Sin embargo, el costo cultural total de la masacre ahora conocida como la Noche de los Poetas Asesinados permanece poco claro, como lo demuestra la confusión sobre quién, exactamente, fue asesinado. En un video de 2015 para Forverts, Boris Sandler describió la Noche de los Poetas Asesinados como el fin de las esperanzas judías para un futuro en la Unión Soviética. Entre los escritores ejecutados, Bergelson había sido un partidario notablemente entusiasta de ese futuro, escribiendo en un artículo de 1926 afirmando que el proyecto mejor calificado para el florecimiento de la cultura idish. Hablando de los tres centros de cultura idish el de los Estados Unidos, Polonia y la URSS, era el representado por la Unión Soviética.

Este asesinato determinó el fin de la cultura judía soviética, fue la culminación de un giro político que se venía dando hacía varios años contra la comunidad judía soviética. Las víctimas de la masacre del 12 de agosto fueron todos miembros del Comité Antifascista Judío, formado por el gobierno de Josef Stalin en 1941 para impulsar el apoyo al esfuerzo de guerra soviético contra los nazis, principalmente trabajando para alentar el apoyo occidental a la alianza militar soviética con Potencias occidentales.

Mientras que ese comité, encabezado por Solomon Mikhoels, director del Teatro Estatal de Idish de Moscú, tuvo éxito en su misión, recaudando fondos sustanciales para el esfuerzo de guerra soviético de los Estados Unidos e Inglaterra y abogó por objetivos adicionales que el gobierno soviético consideraba ajenos a sus propios intereses, incluyendo la creación de un estado judío soviético en Crimea.

Una vez que terminó la guerra, el activismo del comité se convirtió en una responsabilidad política. Cuando se fundó Israel en 1948, los judíos soviéticos recibieron a Golda Meir en su primer viaje a Moscú como representante del incipiente Estado con una gran manifestación, el gobierno estalinista se sintió amenazado por la posibilidad de que los judíos soviéticos transfirieran su lealtad a ese país.

El Comité Judío Antifascista, culpado por la manifestación, sufrió represalias inmediatas. Mikhoels había sido asesinado a principios de 1948, una indicación de que el gobierno soviético ya había comenzado a volverse contra los judíos.

Cientos de judíos asociados con el Comité fueron arrestados, y según YIVO, 15 fueron juzgados por el Estado. (Los otros, según la Conferencia Nacional sobre la Judería Soviética, eran más de 400, la mayoría de los cuales perecieron en los campos de trabajo soviéticos).Torturados para que confesaran varios crímenes, los acusados, testificando en un procedimiento secreto en la infame prisión Lubyanka de Moscú, sufrieron un dramático encarcelamiento de dos meses.

El sindicalista Solomon Lozovskii se negó a seguir la narrativa sugerida por el Estado, trazando paralelismos explícitos entre el juicio y los tormentos que sus antepasados habían sufrido durante la Inquisición española. Otros siguieron su ejemplo, renunciando a sus confesiones.

En la noche del 12 de agosto, sin embargo, muchos de ellos fueron ejecutados en el sótano de la cárcel.

 

 

 

Fuente:cciu.org.uy

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad