viernes 14 de junio de 2024

La nueva mentira de Europa: comparar los refugios de asilo con los campos de concentración nazis

Enlace Judío México.-  ¿Cuál es la mejor manera de cerrar el debate sobre la inmigración? Elevar el lenguaje a niveles imposibles de debatir. Eso es lo que ha estado sucediendo en la nueva y falsa tendencia de comparar las olas de inmigrantes que llegan a Europa a los judíos durante el Holocausto.

GIULIO MEOTTI

Recientemente, Franco Berardi, autor italiano de una obra de teatro en Alemania, “Auschwitz en la playa“, acusó a los europeos de establecer “campos de concentración” en su territorio. Una línea en la representación era, “el agua salada ha substituido al Zyklon B” – una referencia al gas venenoso usado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial para exterminar judíos. Después de protestas de la comunidad judía, la obra fue cancelada. Adam Szymczyk, director de la exposición Documenta, definió el espectáculo como una “advertencia contra la amnesia histórica, una llamada de atención moral, un llamado a la acción colectiva”. Esta respuesta, aunque es verdadera para los asesinatos masivos de judíos, es una distorsión grotesca de lo que ha estado sucediendo en Europa durante los últimos tres años. Por el contrario, los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, los burócratas, las organizaciones caritativas y los medios de comunicación han abrazado a millones de inmigrantes y los han acogido con los brazos abiertos. Los judíos durante la Segunda Guerra Mundial -la mayoría de los cuales fueron rechazados, entregados o traicionados por todos los gobiernos europeos- no fueron tan afortunados.

La actual tergiversación fue formulada por Asa Romson, primera ministra sueca. “Estamos convirtiendo el Mediterráneo en el nuevo Auschwitz”, dijo. Desde entonces, esta falsa comparación ha entrado en la corriente principal europea, y la muerte de seis millones de judíos se ha convertido en una plataforma ideológica -una parábola del sufrimiento humano- para justificar la importación de migrantes aún más desconocidos. Incluso el Papa Francisco, que comparó un centro de emigrantes a “campos de concentración“, adoptó esta tontería.

Las organizaciones judías de los Estados Unidos condenaron con razón la comparación. David Harris, Director Ejecutivo del Comité Judío Americano, dijo: “Los nazis y sus aliados erigieron y usaron campos de concentración para el trabajo esclavo y el exterminio de millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial, no hay comparación con la magnitud de esa tragedia”.

De hecho, todos los esfuerzos de Europa se han dedicado al rescate de los migrantes: en las fronteras, en el mar y en las ciudades que albergan centros de asilo. Tales distinciones, sin embargo, no son al parecer bastantes: la pregunta de la inmigración se supone supuestamente para convertirse en la nueva ideología, como una religión. Es por eso que parece haber un intento orquestado por grandes segmentos del establishment de convertir las operaciones de rescate en un “nuevo Holocausto”. Cuestionarlos debe convertirse en un tabú.

A pesar de que los musulmanes históricamente han sido los colonizadores más agresivos, las élites europeas han llegado a idealizarlos debido a una mezcla de declive demográfico, concepción errónea del Islam, odio a la cultura occidental y una atracción fatal y romántica por el pueblo descolonizado del Tercer Mundo.

En Italia, actualmente en el centro de la crisis migratoria, la “comparación del Holocausto” incluso ha entrado en la jurisprudencia del país. Un tribunal italiano ordenó recientemente al gobierno pagar una indemnización de 30.000 euros al municipio de Bari por “daños a la imagen de la ciudad” causada por la presencia de un centro de identificación de migrantes. “Piensa en Auschwitz, un lugar que inmediatamente recuerda el campo de concentración del Holocausto y ciertamente no la ciudad polaca en las inmediaciones”, dijo el magistrado.

Según el poder judicial, un centro de migrantes desfigura el territorio italiano, al igual que el campo de la muerte de Auschwitz-Birkenau, la ciudad polaca de Oświęcim. Ni siquiera sirve preguntar a nadie: “¿Dónde están las cámaras de gas y los crematorios en los centros migratorios italianos?” Ya estamos en el campo de la irracionalidad ideológica.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes y sus aliados cazaron a los judíos en todos los rincones de Europa, asesinándolos in situ o deportándolos a campos de concentración, donde torturaron y mataron literalmente a millones. Los alemanes de hoy, por el contrario, han abierto sus fronteras a millones – siete de cada diez de los cuales, según las Naciones Unidas, ni siquiera son refugiados, sino migrantes económicos que buscan simplemente una vida mejor.

Muchos europeos están tratando de cerrar el debate sobre los supuestos beneficios de la inmigración utilizando “palabras del Holocausto” como “exterminio” y “genocidio”. Un titular del periódico más grande de Italia, La Repubblica, lamentó: “Libia, hay menos emigrantes que llegan [a Europa] porque terminan en un campo de concentración …” Estos centros migrantes, recordó el periódico, recuerdan “las notables atrocidades del siglo XX”.

Estas observaciones dramáticas parecen reflejar un alto grado de culpa por parte de los europeos por no haber ofrecido más ayuda a los judíos. Sin embargo, nunca escuchamos ningún llamamiento de europeos y grupos – a diferencia del Congreso de Estados Unidos – para salvar a los cristianos y yazidis, que han sufrido realmente un genocidio en las regiones controladas por ISIS. En cambio, los líderes europeos siguen cerrando sus ojos a la persecución religiosa y étnica de las minorías en Oriente Medio, incluidos los judíos, pero están ansiosos de señalar el “Holocausto” para presionar a las naciones europeas a que abran sus fronteras a millones de migrantes.

También hubo un llamamiento recientemente, acompañado por una imagen de alambre de púas en un campo de concentración nazi y firmado por intelectuales italianos, personalidades y organizaciones no gubernamentales que declararon: “Nuestro gobierno no es indiferente a esta carnicería”. Se consuma, dijo, enviando barcos para impedir que los migrantes salgan de la costa africana. La apelación incluso usó el término nazi Vernichtung (“exterminio”). Estas comparaciones simplemente disminuyen la capacidad de todos para distinguir entre un asesinato en masa y un rescate masivo. Logra que los emigrantes sigan viniendo, sea cual sea el costo.

Una histeria para adoptar esta comparación falsa había estado proliferando. La revista Famiglia Cristiana habló del “Holocausto de los migrantes en el Mar Mediterráneo”, como si los europeos los hubieran ahogado deliberadamente. Una revista en línea, Linkiesta, en realidad llamó a los centros de migrantes “campos de concentración donde sólo faltan los hornos y el Zyklon B”. En Italia, un conocido sacerdote, el padre Zanotelli, dijo en la televisión: “Sobre los inmigrantes, un día dirán de nosotros lo mismo que decimos sobre los nazis y la Shoá”. Oxfam Italia, organización no gubernamental, criticó un acuerdo entre el gobierno italiano y Libia para patrullar sus costas y habló de “un verdadero campo de concentración”. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados escribió: “¿Centros de migrantes? sólo campos de concentración”.

Incluso se reclutaron músicos: “Shoá ayer, migrantes hoy: Ute Lemper canta para los invisibles”. El Pime, el centro misionero católico de Milán, escribió: “La Shoá y los refugiados”. Incluso los dos presidentes del Parlamento italiano, Pietro Grasso y Laura Boldrini, patrocinaron una conferencia llamada “Europa, la Shoá, las masacres en el Mediterráneo”. El engaño también se puede ver en el sitio web del Parlamento italiano. La mentira se está volviendo oficial.

La cuestión es que, por primera vez en un país occidental, se está cerrando un debate sobre la inmigración – cómo administrarlo y controlarlo. Por un lado, se encuentran personas que quieren “detener a la nueva Shoá” y, por otro lado, “colaboradores” que quieren detener la gran ola de inmigrantes no investigados.

Si hay un “Holocausto de refugiados”, los que se oponen a él son todos etiquetados como los “nuevos nazis”. Esa es la campaña contra el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, el crítico más abierto en Europa de la inmigración ilimitada. El canciller de Austria, Werner Faymann, ha comparado la política de Orbán de impedir que los refugiados entren en Hungría a los nazis que deportaban a los judíos durante el Holocausto. Desde entonces, Orbán ha sido a menudo comparado con Hitler por intentar proteger tanto las fronteras de su país como la tradición humanista-judeocristiana de Europa.

El Parlamento italiano estableció este año un “Día Nacional para Recordar a las Víctimas de la Inmigración” comparándolo con el “Día Internacional del Recuerdo de las Víctimas del Holocausto”. Es una poderosa estrategia ideológica: en el “nuevo Holocausto”, el flujo de refugiados a Europa parece imparable. Los autores de este mito duplicado están jugando sucio con el futuro de Europa.

Giulio Meotti, Editor Cultural de Il Foglio, es un periodista y escritor italiano.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad