Enlace Judío México.-  Pomposas instalaciones para un intérprete discreto incluyen un dormitorio cerrado, un órgano cuyas teclas recitan los versos del cantante y un bailarín escurridizo

Por SHAUN TANDON

El “Aleluya” de Leonard Cohen ha sido cubierto cientos de veces, tan a menudo que el legendario compositor una vez suplicó una moratoria. Pero la melodía nunca se ha ejecutado así.

Una nueva exposición en el Montreal natal de Cohen ofrece interpretaciones iniciales creativas de obras del cantante que, a pesar de haber sido aclamado por su profundidad literaria, nunca fue especialmente vanguardista en su música o presentación.

Los artistas imaginan las canciones de Cohen a través de instalaciones que incluyen un dormitorio cerrado, un órgano cuyas teclas recitan los versos de Cohen y una actuación en vivo en la que un bailarín se desliza en el suelo.

La exposición se inauguró el jueves en medio de las conmemoraciones por el aniversario de la muerte de Cohen. Se extenderá hasta el 9 de abril en el Musee d’art contemporain, el museo de arte moderno conocido como MAC.

Entre las obras más poderosas, el museo presenta una ensenada oscura como un santuario en la que los visitantes se unen a un zumbido comunal de “Aleluya“.

Utilizando datos de Spotify y YouTube, la instalación calcula cuántas personas en todo el mundo están escuchando el “Aleluya” en ese momento, 470 en una mañana reciente, y reúne la misma cantidad de tarareos de las grabaciones en todos los tonos.

Los visitantes pueden recoger micrófonos y tararear también, con la reverberación llenando la estructura desde el suelo hacia arriba.

Es un experimento tanto científico como místico en el que intentamos aprovechar esa resonancia universal de personas que escuchan la misma canción al mismo tiempo“, dijo la artista Melissa Mongiat, quien diseñó la instalación con Mouna Andraos.

Aleluya” encuentra otra interpretación comunal del artista Zach Richter que diseñó una especie de coro de un solo hombre a través de la realidad virtual.

El visitante usa auriculares VR y en relojes de 360 grados un músico, Bobby Halvorson, canta cada parte de “Aleluya” en octavas variadas que se unen.

Richter dijo que la realidad virtual permitía que el “Aleluya” se organizara como en una iglesia medieval, pero también permitía a cada espectador tener una experiencia diferente.

Richter, quien también grabó un video de realidad virtual para la estrella del pop Pharrell Williams, expresó confianza sobre el futuro de la tecnología en la música.

Es una estética totalmente nueva y un lenguaje visual totalmente nuevo“, dijo Richter. “El video musical ha existido durante 40 años en su forma actual y creo que estamos empezando a ver una evolución sobre lo que puede ser“.

En una experiencia comunitaria más peculiar, la artista sudafricana Candice Breitz eligió a 18 hombres de Montreal de 65 años o más para colgar el álbum de 1988 “I’m Your Man” de Cohen, teñido con synthpop.

Los hombres, todos muy animados, si bien con diversos grados de delicadeza, aparecen en 18 pantallas enfrentadas en círculo, con el visitante libre para caminar y experimentar el estilo de cada uno de los grandes.

El compositor canadiense Leonard Cohen actuando en el Auditorium Stravinski durante el 47º Festival de Jazz de Montreux en Montreux, Suiza, 5 de julio de 2013. (AFP / Fabrice Coffrini)

En una de las piezas más abstractas, la coreógrafa francesa Clara Furey se retuerce en el suelo en topless y emerge como en renacimiento mientras interpreta el poema de Cohen “When Even The“.

El director israelí Ari Folman, más conocido por su documental animado nominado al Oscar, “Waltz with Bashir“, crea una “cámara de depresión” en la que la persona entra en un dormitorio y, tumbada en decúbito supino, está rodeada de fantásticas visiones ambientadas en “Famous Blue Raincoat” de Cohen, como si viviera la oscuridad de la canción.

Y en un video ensayo, Michael Rakowitz explora críticamente la relación cálida pero no sin complicaciones de Cohen con Israel.

En el lado musical, la exposición presenta nuevas portadas de canciones de Cohen de artistas como Moby, The National y Pulp’s Jarvis Cocker.

El director del museo, John Zeppetelli, dijo que MAC comenzó a trabajar en la exhibición, titulada “Una grieta en todo” por una frase en el optimista “himno” de Cohen, mucho antes de su muerte.

La idea era explorar a través de piezas originales cuán “relevante y poderoso” Cohen había sido durante más de cinco décadas.

La idea nunca fue hacer una especie de estudio biográfico y sacar sus trajes y sombreros y fotografías“, dijo Zeppetelli.

La exposición, sin embargo, termina en su forma más simple: una película proyectada de un “pájaro en un alambre“, una alusión silenciosa a la canción de Cohen que refleja la vida y la libertad.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico