Enlace Judío México.- Una familia de acogida que ocultó a una bebé judía durante el Holocausto se ha reunido con ella después de 50 años, y los padres fueron honrados póstumamente por Yad Vashem.

NADINE WOJAKOVSKI

Setenta y cinco años y cuatro días después de que mi madre fuera enviada a la clandestinidad siendo bebé en tiempos de guerra de Holanda, sus rescatadores Aad y Fie Versnel finalmente fueron reconocidos póstumamente por Yad Vashem como miembros de esa banda selecta, los Justos entre las Naciones.

Ha tardado mucho tiempo en llegar, pero si no hubiera sido por una publicación en Facebook que rastrea milagrosamente a la familia en tan solo cuatro días, esta historia podría no haberse contado nunca.

Hace tres años publiqué “Dos oraciones antes de acostarse“, una memoria sobre mi abuela Cilla Bitterman, que envió a su hija (mi madre) Renate a esconderse durante la guerra.

Al carecer de registros documentales, calculamos que la obligaron a esconderse con solo 19 meses de edad, a mediados de septiembre de 1942, exactamente 75 años antes.

La valentía de mis abuelos al tomar la desgarradora decisión de enviar a su hijo e hija a un destino desconocido solo fue posible gracias a esas personas, que vivían en Holanda ocupada por los nazis, que estaban dispuestas a enfrentar el mayor riesgo y sacrificio, poniendo en peligro sus propias vidas para salvar a otro.

100.000 hombres, mujeres y niños judíos holandeses fueron acorralados o trasladados de las calles de Holanda a camiones de ganado y deportados a campos de concentración: Auschwitz, Bergen-Belsen, Sobibor y Theresienstadt, donde fueron masacrados brutal y horriblemente. Solo sobrevivieron dos séptimos de la población judía holandesa de 140,000.

Como dijo el gran estadista Whig del siglo XVIII Edmund Burke: “Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada“.

‘Dos oraciones antes de acostarse’ por Nadine Wojakovski.

Mis abuelos, Cilla y Eugen Bitterman, tuvieron la inimaginable buena fortuna de encontrar una pareja desinteresada y sin hijos de unos 30 años que no estaban preparados para quedarse quietos y no hacer nada.

Aad y Fie Versnel, que vivían en el pueblo de Wormerveer, a poco más de 10 millas de Amsterdam, salvaron la vida de mi madre. Mi abuela le entregó su bebé en 1942. En junio de 1945 se reunió con una hija de cuatro años a quien ya no reconoció.

Para los Versnels, devolver a Renate, el único hijo en su vida, fue muy doloroso. Al volver a recibir a su hija, mi abuela Cilla prometió que rezaría para que fueran bendecidos con su propio hijo. Exactamente un año después, en junio de 1946, nació una hija pequeña, Els Renate, seguida de Cobi en 1948.

Cuando escribí el libro, lo dediqué a Aad, Fie Versnel y la resistencia holandesa.

Una de las últimas veces que mi madre vio el Versnels fue en 1962, en su boda con mi padre Arthur en el Hotel Kraznapolski en Amsterdam, al que asistieron la pareja y sus hijas adolescentes.

Las familias de Versnel y Bitterman se reúnen en Holanda, alrededor de 1961. (Cortesía de Nadine Wojakovski)

Una foto vintage en blanco y negro de Fie, Aad, Els y Cobi saludando a la novia Renate, 17 años después del final de la guerra, atestigua el lazo de amor imperecedero entre los Bitterman y los Versnels que el tiempo no pudo atenuar. Su obsequio de bodas fue un plato de plata, en el dorso del cual estaba grabado: “A nuestra hija adoptiva“.

Después que mis padres se casaron, abandonaron Amsterdam y finalmente construyeron un hogar y una vida en Londres. Con el paso de los años, y mis abuelos y los Versnels fallecieron, mi madre perdió el contacto con la familia. Sus intentos de encontrarlos no tuvieron éxito.

Después de que se publicara mi libro, redoblamos nuestros esfuerzos para encontrar a los descendientes de Versnels.

Un uso correcto de las redes sociales

El 29 de diciembre de 2014, mi hermana publicó una sola foto de Versnels en Facebook, con el mensaje: “Buscando hijos y nietos de Fie y Aad Versnel de Holanda alrededor de 1945. Compartan por favor“.

La casa donde estuvo escondida Renate Bitterman, en Weverstraat 3, Wormerveer. (Cortesía de Nadine Wojakovski)

Apenas cuatro días después, el mensaje llegó a manos de Hans Versnel, quien resultó ser el sobrino nieto de Aad Versnel. Estábamos eufóricos.

Poco después, solicitamos a Yad Vashem que se reconociera a los Versnel como “Justo entre las Naciones“. El título, supervisado por una comisión especial y presidido por un juez retirado de la Corte Suprema, solo puede otorgarse si se ha presentado suficiente testimonio de sobreviviente cotejado.

A pesar de que se le asignó una trabajadora de casos dedicada, Ruth Joaquin, quien manejó eficientemente los archivos holandeses, el proceso fue largo. Primero y más importante fue el testimonio de mi madre, los recuerdos de las impresiones, pensamientos y sentimientos de un niño pequeño.

Recuerdo esconderme detrás de una cortina cuando los nazis patrullaban, y recuerdo ir a la iglesia y poner dinero en la caja de recolección“, dijo. “También estuve muy cerca de su perro Kesje. Los Versnels fueron muy buenos conmigo y me trataron como si perteneciera 100 por ciento a su familia“.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈