Enlace Judío México.- En Jerusalem, Urban Ahlin reconoce las “diferencias de opinión” pero insiste en que Estocolmo es un “amigo firme” del estado judío

RAPHAEL AHREN

Suecia está buscando ansiosamente mejorar las actualmente menos que estelares relaciones entre Estocolmo y Jerusalem, dijo el presidente del Parlamento del país esta semana durante un viaje de tres días a la región.

El propósito de mi visita es mostrar que hay gran interés por parte sueca por tener una buena relación con Israel“, dijo Urban Ahlin al Times of Israel. “Creemos que hay muchas áreas en las que podríamos cooperar incluso mejor de lo que hacemos hoy, como el comercio y las TI“, dijo, y agregó que Israel es conocido por su imagen de startup.

Para mí, Israel está muy cerca de mi corazón. Estamos haciendo todo lo que podemos en el parlamento sueco para destacar cuestiones como la lucha contra el antisemitismo“, dijo Ahlin.

Cuando Suecia en 2014 se convirtió en la primera nación de Europa Occidental en reconocer un estado palestino, las relaciones bilaterales con Israel cayeron en picado. Las tensiones aumentaron después de que la ministra sueca de Asuntos Exteriores, Margot Wallstrom, hiciera una serie de comentarios controvertidos, incluida una demanda de que los israelíes sean investigados por presuntas ejecuciones extrajudiciales de palestinos.

En diciembre de 2016, las autoridades israelíes amenazaron con boicotear a Wallstrom durante un viaje planeado a la región (que posteriormente canceló). A principios de este año, el primer ministro Benjamin Netanyahu se negó a reunirse con el primer ministro sueco Stefan Löfven en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El parlamentario sueco Urban Ahlin, derecha, y el presidente de la Knéset, Yuli Edelstein, inspeccionan una guardia de honor en la Knesset en Jerusalem, 15 de noviembre de 2017 (Jorge Novominsky)

Ahlin, quien renunció al gobernante Partido Social Demócrata de Suecia cuando se convirtió en presidente del Riksdag en 2014, fue invitado a Israel por el presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, quien había estado recientemente en Estocolmo. Se reunió con Edelstein y varios MK en la Knesset, donde fue recibido por un guardia de honor, pero no tuvo reuniones con altos funcionarios del gobierno.

En Ramala, se reunió con el primer ministro de la Autoridad Palestina, Rami Hamdallah, quien aprovechó su oportunidad fotográfica para hacer un llamamiento a otros países europeos para que reconozcan el Estado de Palestina.

Ver video: SwedenInIsrael/videos/1496379010479563/

Durante una entrevista en el hotel Mamilla de la capital, Ahlin señaló que más de cien países en el mundo reconocieron a Palestina antes que Suecia, y agregó que Estocolmo no lamenta su decisión.

El gobierno sueco ha tomado la decisión de reconocer [a Palestina]. Esa es la política de Suecia. Y no puede ser revocada“, dijo. “No creo que nadie lo revoque, aunque fuera posible“, dijo.

Estoy absolutamente seguro de que mucha gente en Suecia se da cuenta de que reconocer a Palestina molestaría a muchos israelíes. Sería ingenuo pensar lo contrario. Como portavoz, también puedo decirles que en el parlamento sueco, de izquierda a derecha, hay un fuerte apoyo a una solución de dos estados“.

Ahlin dijo que podía entender por qué muchos israelíes estaban descontentos con la medida y reconoció que podría llevarlos temporalmente a ver a Suecia solo a través del prisma de su enfoque al proceso de paz.

En realidad, los israelíes realmente saben que Suecia es un amigo firme de Israel. Y lo hemos demostrado en la historia, y lo demostraremos en el futuro“.

La mayoría de los israelíes, dijo, no ven a Suecia como hostil a Israel.

Creo que los israelíes comunes saben cómo es Suecia. Es un estado de bienestar moderno, una sociedad abierta, muy democrática. Es una sociedad que defiende el derecho internacional y los derechos humanos”, dijo, citando famosos suecos que salvaron judíos durante el Holocausto, como Raoul Wallenberg y Folke Bernadotte.

Citando su requisito constitucional de permanecer neutral desde el punto de vista político, se negó a discutir en detalle las polémicas declaraciones de Wallstrom, que Netanyahu calificó el año pasado de “inmorales” y “estúpidas“.

A veces podemos tener diferencias de opinión sobre las cosas. Eso es absolutamente normal en cualquier contexto internacional. Pero queremos tener buenas relaciones“.