avatar_default

Enlace Judío México.- El grupo político-terrorista Hezbolá se ha constituido en el principal representante iraní en Oriente Medio.

GEORGE CHAYA

La organización chiita ha cerrado el círculo de poder político y militar en el Líbano y mantiene firme control sobre la región. Su sangrienta intervención en Siria fue fundamental para preservar al régimen de Bachar Al-Assad. Sin embargo, su intromisión en otros países durante los últimos 10 años no recibió atención por parte de la prensa internacional salvo escasas excepciones. Así, comienza un documento reservado enviado por autoridades militares egipcias avalado por el presidente Abdelfatah Al-Sisi.

La estabilidad política y militar de los países árabes cambió drásticamente en las últimas cuatro semanas, desde que Arabia Saudita acusó públicamente al grupo terrorista Hezbolá de disparar un misil iraní desde Yemen contra su capital, Riad.

Las autoridades sauditas están preocupadas por la expansión de Irán y sus milicias adictas. En consecuencia, Riad está liderando una coalición de estados sunitas en una guerra contra el grupo Ansar Allah (Soldados de Dios), una organización terrorista chiita-houti apoyada por Teherán que se ha apoderado de grandes porciones territoriales de Yemen.

“Fue un misil iraní, lanzado por Hezbolá desde el territorio ocupado por los hutíes en Yemen”, denunció ante Naciones Unidas el ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir. Una batería de defensa aérea saudita derribó el misil antes de que golpeara el aeropuerto de Riad, pero el incidente profundizó las tensiones entre los iraníes y los saudíes.

Según informes militares egipcios, una fuente de la Fuerza Aérea de los EE.UU. confirmó la información saudita sobre el origen iraní del misil. Irán negó la acusación y restó importancia a sus vínculos con los hutíes. Pero esta negación va contra la creciente evidencia del importante papel de Hezbolá e Irán en ayudar a los terroristas de Ansar Allah en Yemen.

La inteligencia egipcia refiere a que las pruebas que los saudíes han aportado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y a la Liga Árabe el pasado lunes provienen de Hezbolá mismo o más precisamente de su portavoz no oficial en el Líbano, el diario Al-Akhbar. Su editor, Ibrahim Al-Amin publicó este fin de semana un artículo que detalla la propagación de Hezbolá en toda la región.

“Hezbolá se ha convertido en un socio directo en el fortalecimiento de las capacidades militares de los hutíes de Ansar Allah en Yemen quienes consideran al partido de Dios como su línea directa con Teherán y su aliado militar”, escribió Al-Amin.

En el mismo artículo, Amin dice que los asesores militares de Hezbolá están presentes en todas las operaciones dentro de Irak y que Hassan Nasrallah es reconocido como único comandante de las Unidades de Movilización Popular (milicias chiítas irakíes respaldadas por Irán).

En Líbano, las actividades de Hezbolá en la región se han convertido en un tema controvertido, una parte de la población se opone rotundamente a su monopolio del poder político y militar, a su ideología belicista y al control del país por parte de Irán.

El mes pasado, Future TV, un canal propiedad de PM libanés Saad Hariri, quien según su primera declaración renunció en protesta por la ocupación del Líbano por parte de Irán y días pasados retomó el cargo prometiendo que no permitirá que Hezbolá fracture las relaciones entre los países árabes, transmitió un video -que al regreso de Hariri a Beirut quitó de su sitio web- de un agente de Hezbolá que proporciona entrenamiento militar terrorista a combatientes hutíes yemeníes.

“Actualmente preparamos el asesinato, si Dios quiere, del jefe de la Guardia Fronteriza Saudí”, dice en el video el operativo no identificado de Hezbolá (en árabe libanés). “Entrenamos una unidad especial que entra, mata al objetivo, planta una bomba y se retira”. Esto es lo que llamamos operación especial que desarrollaremos pronto en Riad”. En esa etapa del video, el miembro de Hezbolá se dirigía a los hutíes con una pregunta: “¿Es esto es una operación suicida?” Él mismo respondió: “Posiblemente tenga que ser una operación de martirio. Nosotros no lo llamamos suicidio. Lo llamamos una operación especial”. El video termina con los lemas oficiales iraníes: “Muerte a América, muerte a Israel, maldiciones para los judíos y la frase: “Victoria para el Islam”.

Los hutíes han sido influenciados por Hezbolá de muchas maneras. Abdul-Malik Al-Houti, su líder actual, pronuncia sus discursos inspirado en el estilo de Hassan Nasrallah, y al igual que el secretario general de Hezbolá es una destacada figura religiosa educada en Irán con estrechos vínculos con la República Islámica y es la principal autoridad islámica en la capital de Yemen, Sana’a.

Fuentes de inteligencia saudíes ratificaron haber profundizado una investigación que fuera publicada por Financial Times en mayo de 2017 e indica que “Hezbolá del Líbano y los hutíes de Yemen conformaron una alianza en todos los ámbitos”, y cita a miembros identificados de Hezbolá que dijeron jugar un papel muy activo en Yemen. Un funcionario hutíe en Beirut declaró el viernes pasado que las relaciones con el movimiento libanés se extienden a una década, mientras Nasrallah dijo que los hutíes y Hezbolá entrenan juntos desde los últimos 12 años en Irán, Líbano y Yemen”.

El diario egipcio Al-Watan informó la semana pasada que Hezbolá ayudó a crear el canal de televisión (hutíe) llamado Al-Masira, con base en los suburbios del sur de Beirut, un distrito controlado por Hezbolá. Y que desde principios de 2017 la presencia física de asesores iraníes muestra una cooperación estratégica total con los hutíes en el ámbito militar terrestre y naval en los puertos yemenitas del Mar Rojo, así como el control sobre otras vías navegables estratégicas que representan una amenaza directa a la seguridad e intereses de Arabia Saudita e Israel.

La toma de control hutíe de la capital de Yemen y otras regiones aumentó la influencia iraní chiíta allí, informó The Intelligence and Terrorism Information Center basado en información públicamente disponible, parece seguro concluir que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní usa al Hezbolá para fortalecer militarmente a los terroristas en Yemen, quienes a su vez ayudan a Irán a aumentar su influencia sobre este estado fallido devastado por la guerra, pero que también está experimentando un desastre humanitario a gran escala debido al conflicto en curso.

“Esta situación anómala que representa una organización ilegal en Líbano es muy peligrosa para los árabes y debe ser resuelta de forma definitiva”, escribió el presidente egipcio Al-Sisi en una carta a la presidencia de la Liga Árabe. “No podemos ni debemos aceptar lo que hoy es un papel muy claro de parte de Hezbolá como facilitador regional de terrorismo dado que configura una amenaza alta y constante para todo el Oriente Medio y el mundo”, culminó el primer mandatario egipcio tomando definitivamente posición en la crisis en curso.

 

 

 

Fuente: infobae.com

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí