Juntos venceremos
miércoles 17 de julio de 2024

Si Netanyahu es tan corrupto y peligroso, ¿por qué los rivales no se unen para vencerlo?

Enlace Judío México.- Lapid, Gabbay, Barak y Ya’alon insisten en que el primer ministro Netanyahu se debe ir, urgentemente, por el bien de Israel. Su negativa a dejar de lado los egos por una causa mayor socava su credibilidad

DAVID HOROVITZ

Uno tras otro, los aspirantes a líderes de Israel compiten para criticar al Primer Ministro Benjamin Netanyahu.

Muchos de ellos han servido bajo su mando, como ministros de defensa, ministros de finanzas, ministros de protección ambiental, y han llegado a la conclusión de que no es apto para el cargo, que es, de diversas maneras, un criminal, el jefe de un gobierno deshonesto que conduce a Israel al desastre con sus políticas diplomáticas y de seguridad, incitando a los sectores de la población israelí unos contra otros, socavando los tribunales y la policía, capitulando ante los ultraortodoxos, alejando a los judíos del mundo, y mucho más.

Yair Lapid, cuyo centrista Yesh Atid generalmente está encuestando como la principal competencia para el Likud de Netanyahu, ha afirmado durante mucho tiempo que el primer ministro es personalmente corrupto y dirige una coalición corrupta.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (izquierda) abraza al líder de Yesh Atid, Yair Lapid, después de la toma de posesión del nuevo gobierno, el 18 de marzo de 2013. (Miriam Alster / FLASH90)

Lapid, un ex ministro de Finanzas bajo Netanyahu, recientemente ha estado a la vanguardia de los críticos del llamado proyecto de ley de recomendaciones policiales (suspendido recientemente en medio de una creciente protesta pública), que según él fue personalmente “adaptado” para ayudar a proteger a Netanyahu de los casos de corrupción en los que está envuelto.

Para Avi Gabbay, el nuevo líder laborista, cuya alianza sindical sionista no está mucho más atrás en algunas de las encuestas, Israel bajo Netanyahu está “realmente acercándose a Turquía” en su gobierno corrupto y unipersonal. Gabbay exige “elecciones lo antes posible”.

Como miembro del partido Kulanu, también se desempeñó como ministro en la coalición de Netanyahu, renunció en mayo de 2016 cuando Avigdor Lieberman fue nombrado ministro de Defensa en lugar del “templado” Moshe Ya’alon. En su conferencia de prensa de despedida, Gabbay protestó contra lo que dijo que se estaba convirtiendo en un gobierno “extremista” y, lleno de presagios bíblicos, advirtió: “El pueblo judío ya destruyó el Segundo Templo con sus guerras civiles, debemos detener estos procesos que conducirán a la destrucción del Tercer Templo“.

El ministro de Medio Ambiente, Avi Gabbay, anuncia su renuncia, 27 de mayo de 2016 (FLASH90)

El propio ex ministro de Defensa “moderado” Ya’alon, ex jefe de personal de las FDI y mano derecha de Netanyahu en varias rondas de conflicto con Hamás y otros innumerables desafíos de seguridad, declara la mayoría de las semanas que Netanyahu es un delincuente y que debe dimitir por un acuerdo presuntamente plagado de corrupción para comprar submarinos alemanes, por el cual los dos principales lugartenientes legales de Netanyahu, David Shimron y Yitzhak Molcho, están siendo investigados.

No puede ser que el primer ministro no esté involucrado“, dice Ya’alon. Y si la verdad no sale, él promete: “Haré una gira de conferencias para contarlo todo“.

El Ministro de Defensa Moshe Ya’alon, izquierda, habla con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu en la reunión semanal del gabinete el 10 de agosto de 2014. (Crédito de la foto: Haim Zach / GPO / Flash90)

Uno de los predecesores distinguidos de Ya’alon como jefe de gabinete y ministro de defensa, Ehud Barak, que también sirvió durante mucho tiempo junto con Netanyahu, desglosó hace unos días los fallos de Netanyahu. En un artículo de opinión del New York Times, Barak acusó al gobierno liderado por Netanyahu de mostrar una falta de respeto general al estado de derecho, y afirmó que había “declarado la guerra” a los tribunales, los medios, la sociedad civil y el código ético de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Por todos los grandes logros de Israel en sus siete décadas de estadidad, nuestro país ahora ve su futuro, identidad y seguridad severamente amenazados por los caprichos e ilusiones del gobierno ultranacionalista del primer ministro Benjamin Netanyahu“, declaró Barak. “En sus más de tres años en el poder, este gobierno ha sido irracional, casi mesiánico“, escribió Barak. “Ahora está cada vez más claro hacia dónde se dirige: la lenta anexión de Cisjordania“. Netanyahu también había capitulado ante los miembros ultraortodoxos de su coalición, acusó Barak, y dañado la “relación crucial de Israel con los judíos estadounidenses”.

El primer ministro Benjamin Netanyahu (izquierda) y el ministro de Defensa Ehud Barak el 14 de noviembre de 2012, primer día de la Operación Pilar de Defensa en Gaza (Crédito de la foto: Kobi Gideon / GPO / Flash90)

Otras figuras resonantes también han pesado, algunas de ellas un poco más suavemente. El ex ministro de Educación de Netanyahu, Gideon Saar, quien tomó un descanso de la política para pasar más tiempo con su familia, ha dicho que se siente “incómodo” con uno de los casos de corrupción de Netanyahu, que involucra un presunto trato con el diario Yedioth Ahronoth por una cobertura más favorable, y que finalmente tiene la intención de convertirse en primer ministro, pero hasta el momento se ha abstenido de desafiar directamente a su líder del partido Likud.

Otro ex alto cargo del Likud, Moshe Kahlon, optó por escabullirse y fundar su propio partido, en lugar de desafiar directamente al primer ministro de Israel que más tiempo sirvió, y ahora destaca como ministro de Finanzas de Netanyahu.

El líder del partido Likud de Israel, Benjamin Netanyahu, habla con Gideon Sa’ar en la reunión del partido en la Knéset en Jerusalén el 2 de marzo de 2009. (Miriam Alster / FLASH90)

Otros dos ex jefes de gabinete, Benny Gantz y Gabi Ashkenazi, han sido los más moderados de todos, alejándose de la política partidaria hasta el momento y en su lugar fundando un “movimiento social” destinado a “poner fin a las divisiones, fin a la incitación, fin al odio infundado“. En su lanzamiento, junto con otro ex ministro de educación de Netanyahu, Shai Piron, ni siquiera mencionaron el nombre de Netanyahu. Realmente no necesitan hacerlo.

Sin embargo, lo que es asombroso no es solo la avalancha de críticas y catastrofismos por parte de los supuestos sucesores del primer ministro. Es, más bien, la desconexión entre la insistencia de que Netanyahu tiene que irse urgentemente, por el bien de Israel, nada menos, y la continua falta de voluntad de los críticos para dar el paso que más eficazmente promueva este imperativo nacional ostensible. No importa cuán grave sea el supuesto peligro, simplemente se niegan a unirse para vencerlo.

El ministro de Finanzas Moshe Kahlon (L) y el primer ministro Benjamin Netanyahu en la ceremonia de firma de un acuerdo para construir miles de apartamentos nuevos en Beit Shemesh, el 3 de abril de 2017. (Hadas Parush / Flash90)

Pocos de los más grandes admiradores de Isaac Herzog afirmarían que fuera el más poderoso líder opositor que se haya enfrentado jamás en una campaña electoral contra Netanyahu. Sin embargo, el presidente de Unión Sionista, moderado, limitado en su apelación, maniobró en la campaña del experimentado Netanyahu, socavado por algunos en su propio partido y también luchando contra el periódico más leído del país, elevó la parte de su partido de los asientos de la Knéset en 2015 a 24 (en asociación con Tzipi Livni) Hatnuá, mientras que el Likud de Netanyahu retrocedió un poco a 30. Sería falso afirmar que Herzog estuvo a punto de ganar las elecciones, pero este retador bastante desafiante no se lo puso fácil a Netanyahu. Y nunca sabremos cómo esas elecciones se habrían visto afectadas si Kahlon y Lapid dejaban de lado sus egos y acordaban que sus partidos se enfrentaban juntos.

Alcalde de Acre Shimon Lankri, ex jefe de personal de las FDI Gabi Ashkenazi (2L), Shlomo Dovrat, ex jefe de personal de las FDI Benny Gantz (de pie) y ex ministro de educación Shai Piron en una conferencia de prensa para el nuevo movimiento social Pnima, en Lod el 3 de abril de 2017. (Tomer Neuberg / FLASH90)

Más de dos años después, algunos de los críticos de Netanyahu nos quieren hacer creer que el destino de nuestro país está en juego, que estamos profundamente amenazados tanto interna como externamente. Y, sin embargo, aún así, los egos tienen influencia. Gabbay y Lapid se disparan mutuamente. Afirmando que no hay nadie mejor calificado que él para conducirnos a la salvación, Barak simplemente se escabulle de los márgenes. Una encuesta tras otra muestra que Yaalon, que no es carismático, ni siquiera ha despejado el umbral para ganar ningún escaño de la Knéset, y sin embargo insiste en liderar su propio movimiento político en lugar de reforzar el de otros.

Manifestantes en una manifestación contra la corrupción gubernamental y el primer ministro Benjamin Netanyahu el 2 de diciembre de 2017 en Tel Aviv (AFP / Oren Ziv)

Decenas de miles de israelíes protestaron el sábado por la noche debido a su sensación de que la corrupción se está apoderando cada vez más de Israel bajo Netanyahu (y eso fue antes de que su jefe de coalición, David Bitan, fuera interrogado durante todo un día en la investigación de una corrupción rampante). Un número mucho mayor de israelíes, huelga decirlo, desearía tener un primer ministro diferente. Netanyahu, en una encuesta tras otra después de la encuesta, sigue siendo, con mucho, la opción más popular del público, pero alrededor del 26-31%. Eso deja más de dos tercios para quienes Netanyahu no es el primer ministro favorito.

El primer ministro Benjamin Netanyahu habla con Cannal 2 mientras el líder de Unión Sionista Isaac Herzog se sienta en el estudio en el momento álgido de la campaña electoral, 14 de marzo de 2015 (Channel 2 News)

Esto, a su vez, sugeriría que muchos israelíes están buscando, hasta ahora en vano, alternativas confiables. Seguramente daría mucha más credibilidad a la larga lista de supuestos sucesores de Netanyahu si, cuando se quejan del daño que el primer ministro ha hecho, y hará si no lo frenan, también declararan que, dada la gravedad del momento, dejaran de lado sus relativamente marginales diferencias y se unieran para proteger el país.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈