Enlace Judío México.- Muchos analistas dicen que el reconocimiento del presidente estadounidense Donald Trump de que Jerusalén es la capital de Israel es una promesa de campaña para los votantes evangélicos cristianos y los judíos de derecha, pero hay otra forma de verlo. El reconocimiento de Trump podría ser una oportunidad de oro para desenmascarar a los oportunistas de dos caras: un golpe de realidad que eventualmente podría ayudar al proceso de paz y resolver este conflicto de larga duración.

NAJAT ALSAIED

Desde la declaración de Jerusalén como la capital de Israel, muchos observadores árabes, intelectuales y académicos han empezado a cuestionar la veracidad de aquellos yihadistas que afirman que se están sacrificando para defender a Jerusalén, porque cuando llegó el anuncio real, no pasó nada. Quienes explotaron las sensibilidades relacionadas con Jerusalén, especialmente los islamistas políticos, como Hamás y Hezbolá, provienen principalmente del eje de la resistencia, liderado por Irán.

Otros oportunistas son los países de dos caras en la región, como Qatar y Turquía. Si bien son públicamente hostiles hacia Israel, a puerta cerrada lo apoyan. Otros oportunistas son los medios de comunicación occidentales y árabes, que durante décadas han promovido la idea de que el problema es la ocupación israelí, pero nunca mencionan la corrupción de la Autoridad Palestina.

El reconocimiento de Trump a Jerusalén como la capital de Israel también ha revelado las deficiencias del Departamento de Estado de los Estados Unidos. No ha desempeñado ningún papel en la aclaración de los puntos mencionados anteriormente y, por esta negatividad y burocracia, solo generó más odio hacia EE.UU.

El reconocimiento de Trump ha puesto de manifiesto la hipocresía de la milicia armada Hezbolá, que siempre afirma que nunca se desarmará debido a su lucha contra Israel. Ahora, después del reconocimiento de Jerusalén, muchos árabes cuestionan las motivaciones de Hezbolá con respecto a Israel. Los libaneses y otros árabes están cuestionando por qué Hezbolá no ha enviado a su milicia armada a luchar en Israel como lo hizo en Siria, Irak y Yemen. El Dr. Hadi El Amine, un investigador libanés en ciencias políticas y estudios gubernamentales, tuiteó: “El eje de las palabras de la resistencia está dirigido contra Israel, pero sus misiles apuntan a los árabes”.

Adhwan Alahmari, un periodista saudita con sede en Londres para Asharq al-Awsat también tuiteó:

“Los soldados, los cohetes y los atacantes suicidas de Hezbolá están en las fronteras de Israel, pero no apoyaron a Jerusalén después de la declaración de Trump, sino que apoyaron a Wilayat al-Faqih [Guardián iraní del Jurista islámico] para luchar en Siria para desplazar y aniquilar a su pueblo y proteger el santuario”.

Otro oportunista más es Hamás y sus partidarios que han logrado poner a los árabes en contra de los palestinos. Esta vez, la ira de los palestinos no se dirigió solo hacia Israel y Estados Unidos, sino principalmente a Arabia Saudita. Hamás y sus seguidores atacaron la bandera saudita e insultaron al rey Salman de Arabia Saudita. Estos palestinos parecen pensar que Trump no hizo este anuncio sin un guiño de aprobación de Arabia Saudita. Su reacción ha enfurecido a innumerables saudíes, que consideran este ataque una demostración de ingratitud de los palestinos poco agradecidos, a quienes les han dado miles de millones de dólares.

En respuesta, los saudíes comenzaron varios hashtags en Twitter, como #hellwithyou y tu problema, y #Saudis están enojados por su rey. Muchos sauditas detrás de estos hashtags lamentan cada centavo que se les ha dado para defender a los palestinos, especialmente después de ver a estos traidores palestinos, como ellos dicen, insultando a Arabia Saudita, que los ha enriquecido y canalizado un financiamiento exorbitante a proyectos de desarrollo palestinos. Salman Al-Ansari, un escritor saudí y comentarista político con sede en Washington DC, tuiteó:

“Queremos que todos sepan que los salarios de los diplomáticos palestinos en todo el mundo provienen de Riad-Arabia Saudita, salarios que son un 30% más altos que los de los diplomáticos saudíes. ¿Qué hicieron Doha y Ankara por ellos más que ofrecer consignas vacías y apuñalar a Jerusalén en la espalda?”

Si ahora preguntan a los saudíes, uno de sus principales patrocinadores, sobre este conflicto, la mayoría dirá: “No es de nuestra incumbencia”. Al parecer, los saudíes prefieren centrarse en sus propios asuntos internos y ahorrar su dinero en lugar de pagar a los ingratos palestinos.

Un gran número de saudíes, además, parecen sorprendidos por la actitud de los palestinos, que apoyan a Qatar y Turquía, países que tienen relaciones diplomáticas con Israel. Como resultado, muchos sauditas piensan que los palestinos no se toman en serio la defensa de su causa.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, después de la declaración de Trump, tuiteó que va a poner a todo el mundo musulmán contra Washington. Este tipo de postura ya no influye en el público ni en los intelectuales árabes. Como Yousef Al Kowaileet, un editor jefe adjunto saudita del periódico Al Riyadh lo expresó en un tweet: “La mayoría de los países musulmanes tienen vínculos con Israel. La gente no es estúpida y sabe que estos intereses prevalecen sobre cualquier credo”.

Los árabes ni siquiera pueden creer los tweets de Erdoğan, cuando ven que el día después de su estallido en Twitter, Turquía, en medio de la agitación política, firmó un acuerdo por valor de 18,6 millones de euros con Israel.

Los árabes también compartieron fotografías de las celebraciones del Día de la Cultura Turca en Tel Aviv y Jerusalén. Varios intelectuales sauditas respondieron a la retórica de Erdoğan contra Israel diciendo: “Si eres honesto, el mundo musulmán quiere que rompas las relaciones diplomáticas y detengas la cooperación militar con Israel”.

Qatar está jugando el mismo papel de dos caras que los turcos, pero con un mayor enfoque en atacar a Arabia Saudita. Qatar, a través de su medio de comunicación Al Jazeera, aparentemente ahora quiere galvanizar al mundo musulmán para avergonzar a Arabia Saudita debido a su relación con Trump desde su anuncio.

Ostensiblemente, esta respuesta es para defender la causa palestina, pero su objetivo real parece más bien presionar a Arabia Saudita para que termine su relación con la administración estadounidense. Qatar nunca dejará de soñar con la destitución de Trump; los gobernantes sin duda piensan que un presidente demócrata, como Obama, apoyaría nuevamente a Qatar en su proyecto de la Hermandad Musulmana. Mohamed Krishan, presentador de noticias en Al Jazeera, tuiteó:

“Jerusalén es la primera de las dos Qibla [la dirección que se enfoca durante las oraciones salah] y la tercera de las dos mezquitas sagradas que Trump le otorga a los israelíes después de haber recibido miles de millones del Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas”.

Ahmad Al-Faraj, un académico e investigador saudí, le devolvió el tuit:

“Si dejas tu canal de televisión de inteligencia #Al Jazeera y vas a tu casa en Doha, verás a tu derecha al representante israelí que está construyendo a 600 metros de tu casa. La gente allí … te hablará del papel de tu canal en las traiciones y conspiraciones que destruyeron el mundo árabe y te dirán quién vendió Jerusalén”.

Los saudíes también han comenzado a twittear entrevistas con Hamad bin Jassim bin Jaber Al Thani, el ex ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, y Hamad bin Khalifa Al Thani, ex emir de Qatar, sobre apoyar a Israel, para revelar su hipocresía al público en general. En la entrevista con Hamad bin Jassim en la televisión Al Jazeera de Qatar, el 25 de octubre de 2017, mencionó que las estrechas relaciones entre Qatar e Israel se iban acercando a Estados Unidos para que Israel pudiera abrirle las puertas a Qatar en Estados Unidos.

Qatar también está tratando de ganar el favor en los Estados Unidos a través de disidentes saudíes, como Jamal Khashoggi. Anteriormente ocupó varios puestos en varios periódicos en Arabia Saudita, se desempeñó como asesor político y ahora, con el respaldo completo de Qatar, es columnista de The New York Times y tiene su sede en Washington DC. Actualmente, Khashoggi aprovecha cada oportunidad para atacar a Arabia Saudita en diferentes periódicos de EE.UU. y Europa.

Cualquiera que lea árabe puede decir que la cuenta de Twitter de Jamal Khashoggi está llena de tweets y retweets antisemitas; parece que el New York Times le permite escribir en su periódico solo porque ataca a Arabia Saudita.

Khashoggi tuiteó:

“Enójate y grita aunque lo hagas entre tu propia gente y dentro de tus atemorizadas casas, es #Jerusalem. Allah me basta, porque Él es el mejor eliminador de asuntos. Me siento afligido”.

Los saudíes reconocen que su verdadera intención no era defender Jerusalén o a los palestinos, sino impulsar a la gente en las calles de Arabia Saudita para que se alcen contra su propio gobierno. Ahmad Al-Faraj tuiteó:

“Si estás tan enojado, ¿por qué no te vas de este maldito país de América, cuyo presidente está trasladando su embajada a Jerusalén?”

Otros escritores saudíes y otros simplemente lo ridiculizaron. “Ve y bebe un vaso de vino para calmarte”, escribió Hani Al Dahri, un periodista saudí, insertando el tweet de Kashoggi encima de una fotografía de él celebrando Acción de Gracias en los EE. U.U. con botellas de vino sobre la mesa:

Incluso con toda esta controversia y un cambio completo en las actitudes árabes en las redes sociales hacia la causa palestina, tanto los medios árabes occidentales como los tradicionales continúan regurgitando los mismos eslóganes y retórica antiisraelíes, y lanzando la misma propaganda palestina. La mayoría de los comentarios en las redes sociales provienen de intelectuales, asegurando al público en general que la razón principal de este interminable conflicto israelo-palestino es una Autoridad Palestina corrupta, dirigida por Fatah y Hamás. La Autoridad Palestina, según parece creer, ha negociado con la causa palestina, que les ha valido millones, pero nada de eso se discute nunca en los medios dominantes.

Mientras que los medios dominantes aún muestran que el opresor es Israel y los oprimidos son los palestinos, las encuestas palestinas cuentan una historia diferente [1]:

  • En una encuesta realizada en junio de 2015 por el Centro Palestino de Opinión Pública (con sede en Beit Sahour, Cisjordania), el 52% de los palestinos que viven en Jerusalén Oriental gobernada por Israel dijeron que preferirían ser ciudadanos de Israel con los mismos derechos, en comparación con solo el 42% que elegirían ser ciudadanos de un estado palestino.
  • Más palestinos en Jerusalén buscan la ciudadanía israelí.
  • Según las encuestas realizadas por el Centro Palestino para la Investigación de Políticas e Investigaciones (PSR) en Cisjordania y la Franja de Gaza entre el 14 y el 16 de septiembre de 2017, la mayoría de los palestinos están descontentos con el desempeño del presidente Mahmoud Abbas. El 67% del público quiere que renuncie, mientras que el 27% quiere que permanezca en el cargo. La demanda de la renuncia de Abbas es del 60% en Cisjordania y del 80% en la Franja de Gaza.
  • Si hoy se celebraran nuevas elecciones legislativas, el 63% de los palestinos encuestados dijeron que votarían. De los que participarían, el 29% dijo que votaría por Hamás; 36% dijo que votaría por Fatah; el 10% votaría por todos los demás partidos combinados, y el 25% estaba indeciso.
  • Solo el 38% del público palestino encuestado dijo que los palestinos de Cisjordania podrían criticar a la Autoridad Palestina (AP) sin temor a represalias; el 59% dijo que la gente no podía criticar libremente a la AP. La mitad del público (50%) consideraba a la Autoridad Palestina como una carga para los palestinos. El 77% percibió a la Autoridad Palestina como corrupta.
  • La mayoría de los líderes de Hamás, que se retratan a sí mismos como yihadistas contra Israel, son millonarios. Un alto funcionario de Hamás, por ejemplo, Khaled Mashaal, que vale US $ 2,6 mil millones según estimaciones mundiales, mientras que los comentaristas árabes calculan entre US $ 2 y $ 5 mil millones, diciendo que “invirtió en bancos egipcios y países del Golfo, algunos en proyectos inmobiliarios”. El siguiente en la lista es Ismail Haniyeh, quien, hasta la reciente firma de un acuerdo de unidad entre Hamás y Fatah, fue el primer ministro de Gaza. “Su fortuna se estima en US $ 4 millones, y la mayoría de sus activos en la Franja están registrados a nombre de su yerno Nabil y una docena de hijos de él y otros funcionarios menos conocidos de Hamás. La Autoridad Palestina en Cisjordania resulta ser no menos corrupta que los líderes en Gaza. Abbas y otros líderes de la OLP han robado millones de dólares de fondos internacionales destinados al pueblo palestino. Esta corrupción es el error de los donantes internacionales que nunca hacen rendir cuentas a estos líderes.

¿Por qué todos estos datos están ausentes de los medios convencionales, que muestran imágenes de banderas encendidas y otras muestras de ira solo desde el punto de vista de la Autoridad Palestina y sus seguidores?

El Departamento de Estado de EE. UU. no es menos culpable que los medios convencionales al no desempeñar un papel más vital en la revelación de estas realidades. Exponer esta corrupción haría mucho por mitigar la ira y el odio que se siente hacia EE.UU. El Departamento de Estado siempre es pasivo y burocrático y funciona principalmente como un organismo gubernamental de un país tercermundista.

Durante mi época trabajando en el Consulado de EE.UU. en Jeddah, Arabia Saudita, conocí a algunos diplomáticos que no tienen los puntos de vista del Gobierno de los EE.UU. Por el contrario, algunos tenían puntos de vista políticos totalmente diferentes a los de su administración, y algunos incluso eran antisemitas. Además, la experiencia de los diplomáticos no era del alto estándar que esperaría de un país poderoso como EE.UU. Muchos de estos diplomáticos son enviados a países árabes como Arabia Saudita sin conocimiento del idioma árabe y no mucho más de la región, en marcado contraste con los diplomáticos de la Embajada Británica. Me sorprendió trabajar con un diplomático que, en lugar de apoyar a su país en la liberación de Irak de la dictadura más brutal de la historia, lo llamaba “una invasión” para los intelectuales y académicos sauditas. También estaba en contra del proceso de paz. Insistió en llamar a Israel “ocupante” y se quejó de que yo leyera “sitios web de derecha” como el Middle East Media Research Institute (MEMRI). La organización traduce principalmente material meticulosamente del árabe, pero el diplomático lo llama pro-Israel.

Por lo tanto, esperaba que después que Trump se convirtiera en presidente, el Departamento de Estado pudiera reformarse para evitar los mismos errores cometidos por George Bush, principalmente porque no se enfrentó al Departamento de Estado de los Estados Unidos por su incompetencia. El presidente Trump debe ser firme y estar alerta para evitar el mismo error. Actualmente, es ineficaz.

Este Departamento debe ser reformado de arriba a abajo para garantizar que todos los diplomáticos estén realmente trabajando por los intereses de EE. UU. Estoy seguro de que es el Departamento de Estado el que será más reacio a trasladar su embajada a Jerusalén.

El mundo ha seguido un curso que ha llevado este proceso de paz a ninguna parte. El hecho de que este conflicto haya estado en curso durante 70 años demuestra que hay algo que falla. Las razones principales de este estancado progreso son la falta de transparencia, los oportunistas hipócritas con agendas personales ocultas, los medios dominantes tendenciosos y las misiones diplomáticas ineficaces. No es una exageración decir que mudar la Embajada de EE.UU. a Jerusalén es la mejor decisión que ha tomado cualquier presidente estadounidense porque pone al descubierto una realidad podrida. Esto es exactamente lo que se necesita para galvanizar el proceso de paz hacia una solución de dos estados. También presionará a la corrupta Autoridad Palestina para que reforme o modifique su liderazgo. Quién sabe, incluso podría impedir que los oportunistas perpetúen este conflicto para sus propios fines.

Najat AlSaied es académica saudí-estadounidense y autora de “Pantallas de influencia: televisión satelital árabe y desarrollo social”. Es profesora asistente en la Universidad de Zayed en la Facultad de Comunicación y Ciencias de los Medios en Dubai-EAU.[1]

Todos los datos de las encuestas fueron amablemente proporcionados por el Dr. Michael Sharnoff, Profesor Asociado de Estudios del Medio Oriente en la Escuela de Graduados Daniel Morgan.

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈