avatar_default

Enlace Judío México.-Otro más de nuestros lectores expone sus dudas acerca de sus apellidos a nuestro experto en genealogía judía.

Pregunta:

Estimada Srta. May Samra, de antemano le envío un cordial saludo, mi nombre es Víctor Hugo Vieyra Galván, desde hace más de un año he estado en constante búsqueda de los orígenes de las distintas ramas de mi familia, cosa que siempre me inquieto desde muy temprana edad, pero dado el hermetismo de mis familiares, los indicios más antiguos se remontaban a no más de 4 generaciones anteriores; es decir, bisabuelos y un par de tatarabuelos. La búsqueda inicio por una publicación del periódico The New York Times, sobre un pequeño diario perdido perteneciente a un criptojudío que tenía por nombre Yosef Lumbroso o Luis de Carbajal el Mozo.
Tomando a consideración esta parte me di a la tarea en mis ratos libres de realizar una búsqueda exhaustiva en diferentes microfilms de archivos parroquiales, documentales acerca del pueblo Judío Sefaradim en España y su migración a las Américas en especial a México, publicaciones web, etc… hasta dar con varias publicaciones hechas por el Sr. Irving Gatell en la página web de Enlace Judío, donde habla en particular de una familia Vieyra que estuvo involucrada o expuesta en procesos inquisitoriales durante el siglo XVII.

Hasta la fecha he tenido la oportunidad de ver varias charlas o conferencias del Sr. Gatell en la página de Facebook de Enlace Judío, sobre diversos temas de los descendientes de los Sefaradim. El pasado martes 28 de Noviembre realizo una nueva conferencia web referente al mesías Mexicano, donde nuevamente menciona el apellido Vieyra, y en especial el estado de Querétaro con los apellidos Rodríguez, Texeira o Texeda y Enríquez (transformado posteriormente en Manríquez), estos últimos dado que en las consultas que he realizado en una de las ramas familiares del lado materno podría existir un posible vínculo dichos apellidos en diferentes ramificaciones y momentos del pasado; además por la cercanía de dicha ciudad por los asentamientos donde estos habitaban y los vínculos familiares pasados, según relatos de mis familiares hacia esta ciudad, mismos que se fueron perdiendo en el transcurso del tiempo.
Aunado a esto la singular manera de hablar y expresarse de la población asentada en la zona de la cordillera o zona serrana de los Agustinos en el estado de Guanajuato, región cercana al Estado de Querétaro, que es un español arcaico muy similar al Ladino; mismo que poco a poco ha ido desapareciendo, dado la influencia de los medios de comunicación y a la discriminación por parte de los pobladores de las ciudades, por considerarlo despectivamente un español de rancheros ignorantes o de indios blancos patas rajadas. También me llama mucho la atención que muchas de las costumbres mencionadas no son nada ajenas a las costumbres practicadas por mis abuelos y bisabuelos cuando aún estaban en vida o por relatos de mis padres y tíos. Además del insistente temor de mis padres a que nadie ajeno a la familia entrara a nuestra casa y el miedo constante de estos a perder sus propiedades sin que existiera alguna razón, temor que por lo que he observado fue pasado de sus padres y de la misma manera por sus abuelos.
En varias de las ramas familiares he podido rastrear sistemáticamente por medio de registros parroquiales (fe de bautismos y registros matrimoniales) en algunos casos hasta mediados del siglo XVII y un par de casos hasta el siglo XVI, en especial el apellido Vieyra mismo que sufrió constantes modificaciones en su forma de escribirlo a través de los siglos(Viera, Vieira, Biera, Bieira, Bieyra, Vierra), mismo que estuvo en constante movimiento desde Faro, Portugal, pasando a Islas Azores, Isla Madeira, arribando a México a inicios del siglo XVII, con asentamientos iniciales en el poblado de Atlixco, Puebla, y de ahí diseminándose a distintos puntos de México, por lo regular en poblados por donde pasaba el Camino Real, de hecho pude rastrear el movimiento en línea directa de esa rama familiar con el siguiente desplazamiento: Faro, Azores, Madeira(Portugal), Atlixco(Puebla), Yuririapuandaro (Guanajuato), Valladolid (Morelia Michoacán), Chucandiro (Michoacán), Labor de Peralta (Guanajuato), Querétaro (Querétaro) y finalmente Apaseo el Alto (Guanajuato), lugar donde esta rama familiar a habitado por los últimos 110 años. En este proceso me en topado con cuestiones increíbles, tales como el posible vínculo familiar de mi Hexabuelo Ysidro de Viera Morelos (hijo de Juan Joseph de Viera del Moral y María Anna Agustina Morelos de Andisabar) con el cura José María Morelos Pérez (y Pavón) y la posible participación del primero en la lucha por la independencia, como también la participación de mi Chozno y Tatarabuelo (Emeterio Vieira López y Leandro Biera Prieto) en la Guerra de Reforma e Intervención Francesa, sucesos que posiblemente conllevan a mi Bisabuelo José Vieyra González a enrolarse al ejército y obtener el grado de oficial de caballería durante la época tardía del Porfiriato; que posteriormente se enrolaría junto con su hermano José, Luis Guadalupe, en las filas Maderistas durante la primera etapa de la Revolución, siendo este último abatido en combate del lado de la filas Convencionalistas o Villistas en la Batalla del Ébano en San Luis Potosí, según relatos orales de mi abuelo; y sustentados ahora con documentación encontrada. Cabe señalar que esta rama familiar según relatos de mi abuelo se dedicaba a la arriería, comercio, transporte y venta de mercancías, entre ellas telas y azúcar. Existe infinidad de cosas por comentar de los indicios tanto orales como documentales que a la fecha he descubierto de los orígenes familiares, que requeriría de un libro (cosa que es muy viable que emprenda). Para no desviarle de su valioso tiempo, quisiera solicitarle si existe la posibilidad de compartir la bibliografía de los casos inquisitoriales y demás artículos relacionados respecto a los criptojudíos en México, comentados en las conferencias del Sr. Gatell. Le agradezco la atención a la presente y de la futura información que pueda proporcionar y quedo a su disposición para cualquier pregunta o comentario.

Saludos,

Victor H. Vieyra

Respuesta de Alejandro Rubinstein:

Apelativo familiar de origen gallego y portugués, procede del topónimo Vieira que, según aventuran Faure, Ribes y García, deriva del latín via y, por tanto “camino”, aparece en la geografía portuguesa y gallega con alguna frecuencia.

Una de sus variantes, Viera, permite que se refiera la presencia del mismo en localidades como las Islas Canarias, Badajoz y Sevilla, lugares en donde el apellido en estudio obtuvo su carta de naturalización hispana al sufrir la sincopía de la letra i intermedia.

Es en Río de Janeiro, en múltiples poblaciones de Brasil, en Braganza, en buena parte de Portugal, en la zona neerlandesa de Brasil, en Ámsterdam, Curaçao, Surinam y San Eustaquio en las Antillas, en donde podemos citar la presencia de judíos portadores de las primeras fórmulas gráficas comentadas. Los procesos inquisidores de Lisboa y Coímbra, registran entre sus anales procesos incoados de miembros de familias con estos apellidos.

También existen algunas familias hebreas que emplean o emplearon las formas Vieria de Araujo, Vieira de Maris y Viera de Medanha, todas ellas en Río de Janeiro y, específicamente la última, fue materia de caso ante la inquisición de Lisboa.

En materia de popularidad, este nombre de familia lo es en México, país en donde ocupa la posición 743 entre los apellidos más empleados y es razonablemente popular en países como Argentina, Benin, Estados Unidos, Costa de Marfil, Chile, Brasil, Perú, Francia y Sudáfrica.

Vieyera, Vieyara, Veyra, Viyra, Vieyr, Vierra y Viería son las más conocidas grafías que se encumbran como variantes del nombre familiar.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí