Inicio » Noticias » Mundo judío y Diáspora » 80 años después de ser prohibidos por los nazis, Bnei Akiva regresa a Alemania – casi

80 años después de ser prohibidos por los nazis, Bnei Akiva regresa a Alemania – casi

Enlace Judío México.- El movimiento juvenil sionista asume un nuevo rol educativo frente a la hostilidad de los judíos locales hacia la idea de emigrar a Israel

MARC NEUGROSCHEL

Casi ocho décadas después de haber sido prohibidos por los nazis, la rama alemana del movimiento internacional Bnei Akiva está de regreso, con algunos pequeños cambios.

Fundada como movimiento sionista religioso para promover la inmigración judía a Israel, esta rama particular de la organización ha cambiado sus miras para satisfacer las necesidades de la creciente comunidad local y las peculiaridades de la vida judía alemana.

El verano pasado, las autoridades alemanas otorgaron oficialmente el estatus de asociación sin fines de lucro al grupo, lo que permitió a la sucursal recaudar donaciones deducibles de impuestos y celebrar contratos con renovada independencia.

La iteración original del movimiento juvenil se formó a principios del siglo XX con un doble compromiso con los estudios religiosos y el trabajo agrícola en la tierra de Israel, que se resume en el eslogan del grupo, “Torah v’avodah” o “Torá y trabajo.”

Promover la emigración de judíos de la diáspora a Israel fue una parte central de su cosmovisión. Sin embargo, el Bnei Akiva de hoy en Alemania adopta un enfoque diferente necesario.

Ahora, centrándose en el trabajo educativo dentro de las congregaciones judías de Alemania, los educadores de Bnei Akiva atienden las necesidades y los deseos de sus respectivas comunidades. A saber: consolidar la vida judía en Alemania.

Ilya Trubman, director de operaciones de Alemania para el grupo, dice que las actividades educativas de su organización no ponen un énfasis especial en el sionismo.

Ilya Trubman, director de operaciones de Bnei Akiva en Alemania. (Marc Neugroschel / Times of Israel)

No tenemos una orientación ideológica muy fuerte“, dice Trubman. “Nuestro objetivo principal es proporcionar educación judía de calidad. Estoy tan feliz con una persona joven que decide comprometerse con su congregación judía en Alemania como con alguien que decide mudarse a Israel, y yo los apoyaría a ambos por igual“.

Del mismo modo, Gil Gotlieb, un emisario de Bnei Akiva en la comunidad judía de la ciudad de Dortmund, en el centro de Alemania, explica: “Los judíos en la diáspora y en Israel se necesitan mutuamente. Ambas comunidades son importantes“.

Gotlieb, padre de tres hijos de 31 años, nació en Alemania pero vivió en Israel durante 11 años. Recientemente fue contratado por la comunidad de Dortmund para dirigir su centro juvenil junto con su esposa israelí Ayelet.

De izquierda a derecha: emisario Bnei Akiva y jefe del centro juvenil de la comunidad judía de Dortmund Gil Gotlieb con su hija Shira y su esposa Ayelet Gotlieb, y Lisa Tabatchnikov, educadora, en un evento de Janucá en el centro juvenil de la comunidad judía de Dortmund. (Marc Neugroschel / Times of Israel)

Además de Gotlieb, hay otros cuatro emisarios de Bnei Akiva en Alemania. Todos trabajan dentro de la red ya existente de congregaciones judías.

La táctica es más una medida evolutiva que cualquier otra cosa: sin una base social independiente, las comunidades establecidas son los únicos organismos a través de los cuales Bnei Akiva puede llevar a cabo sus actividades. Como resultado, el grupo tiene que seguir la línea, y los judíos alemanes locales no presionan para que sus miembros sean atraídos a Israel.

Los representantes de nuestras congregaciones deben sopesar cuidadosamente si los objetivos de un movimiento sionista son consistentes con nuestro esfuerzo por consolidar la vida judía en Alemania“, dice Michael Rubinstein, director de la Asociación de Comunidades Judías en el área del norte de Renania.

Recomiendo que las comunidades judías que quieran trabajar con Bnei Akiva lo hagan sobre la base de un acuerdo claro, que estipule el fortalecimiento de la vida judía en Alemania como objetivo de dicha cooperación“, dice.

Los líderes de Bnei Akiva dicen que su objetivo es fortalecer a la comunidad judía dentro de Alemania, no obligar a los estudiantes a hacer aliá. (Marc Neugroschel / Times of Israel)

La guía actúa como un marco de facto dentro del cual el grupo juvenil puede operar hoy.

En consecuencia, Trubman subraya que “los objetivos de Bnei Akiva Alemania son esencialmente los mismos que los objetivos de todas las organizaciones judías en Alemania que ofrecen actividades educativas“.

La población judía de Alemania ha crecido enormemente en los últimos 25 años, alimentada principalmente por una ola de judíos de la antigua Unión Soviética alentados por el gobierno alemán en un intento de restablecer las comunidades judías que fueron casi extinguidas por los nazis.

A fines de la década de 1980, la comunidad judía de Alemania se jactaba de tener aproximadamente 25,000 miembros. Hoy, ese número es cuatro veces más alto en alrededor de 100,000.

Sin embargo, estas cifras oscurecen una realidad social mucho más sobria en la que las comunidades judías alemanas están luchando por miembros activos. Muchos de los inmigrantes soviéticos tienen poca o ninguna conexión cultural con el judaísmo.

Con muchas sinagogas alemanas a menudo bastante vacías, hay una gran discrepancia entre las estadísticas oficiales de las comunidades judías y el número de judíos practicantes.

El centro juvenil comunitario de Dortmund personifica este fenómeno. Unas 30 personas, incluida la familia Gotlieb y todos los educadores, asisten regularmente a las actividades del centro juvenil. Para poner ese número en contexto, la comunidad de Dortmund contiene formalmente unos 3,000 miembros.

El bajo número de judíos en Alemania que participan activamente en cualquier vida judía puede explicar por qué Bnei Akiva no tiene una base independiente allí. Todavía no se puede considerar un verdadero movimiento de base; en cambio, el grupo podría describirse con más precisión como uno de varios programas educativos.

Aún así, algunas comunidades esperan que la iniciativa de Bnei Akiva pueda ayudar a motivar a más miembros a participar en actividades locales.

Trubman cree que al traer a estos educadores sionistas israelíes religiosos, Bnei Akiva puede ayudar a diseminar un “espíritu judío e israelí” activador. El jefe de las comunidades judías en el área Rubinstein también reconoce que los educadores Bnei Akiva son necesarios y que ya han hecho una contribución importante.

En la Alemania contemporánea, el movimiento juvenil sionista religioso se está forjando un nuevo nicho, ya que crea un potente cóctel de espíritu e identidad judíos, con un toque mesurado de sionismo.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend