Inicio » Opinión » Nuestros Columnistas » Crónicas Intrascendentes. Parte CLXXIII

Crónicas Intrascendentes. Parte CLXXIII

Enlace Judío México.- Los escándalos de acoso sexual

Un clamor de indignación recorrió el mundo en el 2017 al romperse la “ley del silencio”, de las víctimas del acoso sexual que perdieron el miedo para denunciar a los individuos que las hostigaron y humillaron desde hace varias décadas. Lo que tantos sabían y era un secreto a voces se hizo público en Hollywood cuando en octubre pasado el diario The New York Times y la revista The New Yorker, publicaron las primeras acusaciones en contra de Harvey Weinstein uno de los productores más conocidos y poderosos de Hollywood, cofundador junto con su hermano Bob, de Miramar y The Weinstein Company, se inició la debacle, no solo de ese personaje en particular; después surgieron otros escándalos en diferentes ámbitos del mundo del arte, de la moda y del periodismo, del deporte de la política, de los ejecutivos empresariales, entre otros. Se derrumbó el mito de las figuras “intocables”, el impacto mediático de los delitos sexuales no lograron, por el momento, castigos ejemplares a nivel penal; sin embargo, exhibirlos ha sido un avance, algo que se creía imposible hace apenas unos meses.

LEÓN OPALIN PARA ENLACE JUDÍO MÉXICO

La Academia de Hollywood expulsó a Weinstein de la misma, con ello envió un mensaje al mundo “de que la era de la ignominia y la complicidad de los abusos sexuales en la industria del cine había terminado”. Las estratagemas de Weinstein y las de sus colaboradores para encubrir abusos sexuales suponen la estructura de “una organización delictiva, una siniestra Empresa Sexual que apoyaba al poderoso productor para tapar la huella de su comportamiento depredador”. Por lo demás, Weinstein fue despedido de su propia compañía y obligado a pagar 12 millones de dólares a su ahora ex esposa.

Cuando salieron a la luz pública las acusaciones contra Winstein, éste mostró una actitud de cinismo extremo, negó cualquier contacto sexual no consensuado. Lo cierto es que anteriormente llegó a acuerdos con varias mujeres para que no salieran a la luz los actos de acoso a las mismas. Resulta inverosímil que varias de las grandes actrices de Hollywood como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Salma Hayek, entre otras, tuvieron que hacer carrera dependiendo de los favores cobrados por Weinstein. En el contexto de condenas al acoso sexual se han creado movimientos de solidaridad femenina contra el acoso y la igualdad de género, contra la misoginia de Hollywood; la actriz Natalie Portman, ha expresado que las voces de las mujeres pueden ser “altas y fuertes cuando se unen”.

Portman, con America Ferreri, se han integrado con el movimiento Time´s Up que fundaron con otras actrices por luchar contra el acoso sexual; cuentan con un fondo que ha recaudado 16 millones de dólares para apoyar a personas que han sufrido acoso laboral. El movimiento contra el acoso sexual ha ganado una fuerza inesperada en EUA, que se ha sumido en una catarsis que empieza a señalar no solo el abuso, sino la cultura que lo normaliza. Las redes sociales han sido un medio fundamental de denuncia. La iniciativa #Metoo, creada por la actriz y activista Alyssa Milano, que cuenta con más de 19 millones de seguidores en Twitter, fue recientemente designada como personaje del año por la revista Time.

El “huracán” contra el acoso sexual en EUA entró de lleno al Congreso de EUA en diciembre, con la dimisión de tres legisladores y amenaza por el mismo motivo contra el Presidente Donald Trump. Más de un centenar de legisladores demócratas de la Cámara de representantes firmaron una carta que pide a un Comité del Congreso que investigue las acusaciones de acoso sexual contra el presidente porque al menos 17 mujeres lo han acusado públicamente. La mayoría de las denuncias surgieron después de que se difundiera, en octubre de 2016, una grabación de Trump en 2005 en la que afirmaba que cuando eres una “estrella”, las mujeres te dejan hacer “cualquier cosa”. La cinta puso “contra las cuerdas” la campaña electoral de Trump, quien se disculpó por esas palabras, aunque las minimizó y negó las acusaciones de acoso; en un mensaje en Twitter, las atribuyó a una estrategia de los demócratas de “acusaciones falsas e historias fabricadas de mujeres que no conozco y/o nunca he visto”. Al intentar apagar el fuego, Trump lo volvió a avivar. Desató una tormenta por su ofensiva contra la demócrata Kirsten Gillibrand, una de los seis senadores que piden la dimisión del presidente. La posibilidad de que Trump enfrente un juicio político (impeachment) de destitución por las acusaciones de acoso sexual no se descarta a pesar de que su partido, el Republicano, tiene la mayoría en el Congreso. Algunos analistas y políticos consideran que lo enfrentará por otras “turbulentas” acciones.

La sexualidad ha ocupado siempre un lugar preponderante en la vida de los seres humanos y de las sociedades; “se trata de una fuerza muy potente que puede descontrolarse, de aquí que estas últimas buscan regularla a través de los matrimonios y la familia, estableciendo roles sexuales: la mujer en el hogar criando a los hijos y al tanto de la economía doméstica y, el hombre fuera, trabajando o guerreando”. Sin embargo, la revolución social que implicó la salida de la mujer del hogar, proporcionó al feminismo un argumento que puso término a su papel milenario. Hoy en día existe en muchos países una estructura social que enaltece al sexo liberado y un ambiente “erotizado” en el que puede surgir una promiscuidad sexual que incluye el acoso.

En este marco, se considera que las sociedades deben tener una política de tolerancia cero al acoso; revisar los códigos y reglamentos donde las legislaciones son laxas o tienen lagunas; paralelamente trabajar en la previsión que tiene que ver con incidir en factores culturales y educativos, en materia de valores. El tema no se agota aquí, seguiremos analizando sus diversas facetas.

 

El Antiguo Ferrocarril México-Cuernavaca

Hace dos semanas manejaba mi automóvil por la calle de Ejército Nacional, en la colonia Polanco, me acompañaba mi hija menor Tali y mi nietecita Orly, cuando atravesamos la vía del ferrocarril sobre la mencionada arteria, mi hija me comentó que frecuentemente en ese cruce se hace un embotellamiento de vehículos cuando pasa el tren por las vías que conducían a la ciudad de Cuernavaca en el Estado de Morelos.

En mi mente espontáneamente surgieron las imágenes del viaje por ferrocarril que hice con mi primera esposa y mis hijos Natán y Regina a Cuernavaca al inicio de los setentas del siglo pasado, Natán tendría 7 u 8 años y Regina 5 o 6. Fue toda una experiencia el recorrido de 3 horas entre bosques, que me imagino se han reducido sensiblemente por la mano del hombre. El tren lo abordamos en la colonia San Jerónimo en el Sur de la Ciudad por donde siempre he vivido; si nos hubiéramos subido por Polanco la duración del viaje se hubiera ampliado en más de una hora.

Obviamente mi espíritu aventurero de aquella época me empujó a esa travesía que fue una gran experiencia en la que experimentamos una inolvidable convivencia familiar.

La estación en Cuernavaca, edificada sobre la línea del Ferrocarril México Cuernavaca y el Pacífico, cuyos trabajos de construcción iniciados en la Ciudad de México a partir de 1893 estuvieron a cargo del ingeniero estadounidense J. H. Hampson. La primera locomotora llegó a Cuernavaca el primero de diciembre de 1897. Este proyecto formó parte del segundo intento de una Compañía inglesa de construir un Ferrocarril Interoceánico de vía ancha que llegara al Pacífico pasando por la Ciudad de México. La inauguración fue encabezada por el presidente Porfirio Díaz. En 1899 la línea de 232.266 km llegó a las márgenes del río Balsas sin que nunca pudiera darse continuidad al proyecto de llegar a la costa del Pacífico por esa vía. De regreso a mi relato del viaje a Cuernavaca, pasamos el día domingo en esa ciudad, después tomamos un autobús a la Ciudad de México.

Con el tiempo las vías de este ferrocarril quedaron en desuso. Aparentemente existe un proyecto para reactivar esta línea en la cual están interesadas varias empresas que le darán conectividad ferroviaria con el Estado de México, Puebla y Veracruz. Por otra parte, el Jefe de gobierno de la Ciudad de México inauguró en noviembre pasado el Parque Lineal Ferrocarril de Cuernavaca, que tiene una extensión de 4.5 Kms. y beneficiará a más de 40 mil habitantes, cuenta con tres tramos, los cuales van de la Avenida Ejército Nacional a Río San Joaquín, de este, a la Avenida Marina Nacional, y de aquí, a calzada de los Gallos. Además contará con espacios culturales, deportivos y de esparcimiento.

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend