Inicio » Opinión » Análisis » No olvidar nunca la importancia del día de la Conmemoración del Holocausto

No olvidar nunca la importancia del día de la Conmemoración del Holocausto

Enlace Judío México.- El Rabino Jonathan Sacks ha destacado por su liderazgo en el intento de promover el entendimiento entre personas de todas las religiones.

DUNCAN TAYLOR

Durante la última semana ha estado en México el Rabino Lord Jonathan Sacks, una de las principales autoridades espirituales y morales de los judíos ortodoxos en el Reino Unido. Hace ésta, su primera visita a México, para conocer a la comunidad judía e impartir unas conferencias sobre antisemitismo en el marco del día de la Conmemoración del Holocausto. Me dio mucho gusto tener la oportunidad de conocerlo, de escuchar su perspectiva sobre la importancia de la tolerancia y de oírle decir que México es, justamente, un país en donde la comunidad judía disfruta de un gran nivel de tolerancia. Es un gran personaje.

Tuve el privilegio de escuchar el emotivo e importante discurso que dio en el Museo de Memoria y Tolerancia el viernes pasado. El Rabino Sacks ha destacado por su liderazgo en el intento de promover el entendimiento entre personas de todas las religiones. El centro de su mensaje es el aprecio y el respeto de todas las creencias, con énfasis en que el reconocimiento de los valores de cada uno es el único camino para combatir con eficacia el aumento del odio, de la violencia y del terrorismo, problemas muy importantes a nivel mundial. Por eso me impresionó tanto el hecho de que este gran experto sobre el Holocausto nos advirtiera que ve una grave amenaza en el nuevamente creciente antisemitismo que ve en el mundo. Su mensaje clave es que el Holocausto se hizo posible porque la mayoría de la gente no alzó la voz en contra de lo que presenciaban: como supuestamente dijo el gran filósofo Edmund Burke, “lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada”. El Rabino pidió a todos alzar la voz en contra del odio y de la intolerancia.

Este año, el día de la Conmemoración del Holocausto enmarca el 73 Aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau. Estoy completamente de acuerdo con las palabras de mi jefe, el secretario de Asuntos Exteriores, Boris Johnson: tenemos que honrar a quienes mostraron toda su valentía frente a la tremenda prueba moral que representó el Holocausto.

El gobierno británico está completamente comprometido para que nunca se olvide este genocidio. Con el objetivo de honrar a quienes fueron asesinados, en Reino Unido construiremos un monumento conmemorativo al Holocausto y un centro de enseñanza en Londres, mismos que servirán de recordatorio de cuánto puede hundirse la humanidad, así como de la importancia de hacer frente juntos a la intolerancia y al odio. El monumento honrará a los seis millones de judíos, hombres, mujeres, niños y niñas, que fueron asesinados a sangre fría durante el Holocausto; y a todas las demás víctimas de la persecución nazi, incluyendo a gitanos, homosexuales y personas con discapacidades.

Cuando comenzó el Holocausto hubo quienes tuvieron el coraje y el valor moral de actuar. En el Ministerio Británico de Asuntos Exteriores se realizó un homenaje póstumo a ocho personas a quienes, de manera simbólica, se entregó la medalla de Héroe del Holocausto. Entre ellos se encuentran diplomáticos británicos que ayudaron a salvar a miles de judíos, entregándoles los documentos de viaje que les permitieron escapar de los nazis. Pero la realidad es que no hubo suficientes personas que siguieran su ejemplo: únicamente un puñado de personas respondieron a lo que constituía una prueba moral suprema.

Más de siete décadas más tarde, desgraciadamente no podemos decir que el antisemitismo, uno de los más añejos de todos los odios, haya sido erradicado. Y tampoco podemos decir que el genocidio es algo que ha quedado en el pasado. Incluso en la actualidad, la verdad sobre el Holocausto se sigue distorsionando y, en ocasiones, se niega. Se han hecho las comparaciones más grotescas entre el Nazismo y el Sionismo. De ahí la gran importancia de la conmemoración de este año: la tragedia es que sigue siendo profundamente necesario. El antisemitismo debe de entenderse por lo que es (un ataque contra la identidad de un pueblo que vive, aporta y es valorado en nuestra sociedad). No puede haber excusas para el antisemitismo ni para ningún otro racismo o prejuicio.

El Reino Unido tiene el compromiso de luchar contra la discriminación y la intolerancia donde sea que se hallen. Combatir todas las formas de racismos sigue siendo parte importante de nuestra política de derechos humanos. Al reflexionar sobre lo ocurrido hace más de 70 años, podemos aprender lecciones importantes que nos ayudarán a vivir en un mundo de tolerancia, basado en reglas.

 

* Embajador del Reino Unido en México

 

Fuente:excelsior.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend