avatar_default

Enlace Judío México.- Cuando llegué a Israel en 1984, el país era un desastre económico. La inflación anual era de 1200%, las empresas pagaban sus facturas por la tarde para ahorrar 1.5% y cuando recibías tu salario mensual te asegurabas de gastar todo ese mismo día, de lo contrario, valdría un 3% menos al día siguiente. La única forma en que la gente sobrevivía era que artículos tales como salarios, hipotecas, pólizas de seguro, etc. estaban vinculados a la tasa de inflación y, en algunos casos, al tipo de cambio del dólar, por lo que el poder adquisitivo permanecía más o menos estable para los que tenían la suerte de tener sus salarios vinculados.

SHERWIN POMERANTZ

Recuerdo que viajé a Estados Unidos vía Zurich por negocios durante ese tiempo y, por error, llevé un puñado de viejos shekels conmigo. Fui a la casa de cambio en el aeropuerto para conseguir dólares y solo estaban dispuestos a darme el 60% de la tasa de cambio oficial, ese era el valor de nuestra moneda. Y en muchos casos, el shekel no era convertible en absoluto en el extranjero.

Además, a fines de 1984, las reservas de divisas se habían reducido a mil millones de dólares y la compra de todo, desde la harina hasta el petróleo, requería divisas. Israel sobrevivió porque Estados Unidos proporcionó un préstamo de emergencia de $ 1 mil millones en ese momento para rescatar al país de su “situación”. En comparación, las reservas en moneda extranjera ahora alcanzan aproximadamente $ 100 mil millones.

La comunidad de alta tecnología estaba en la etapa “pre-infantil”, el capital de riesgo no existía, las hipotecas de viviendas solo podían asegurar una pequeña parte del costo total de la propiedad y los préstamos para automóviles, cuando se otorgaban, tenían tasas de interés exorbitantes. Todo tenía que ser comprado en efectivo. Y hoy, cómo han cambiado las cosas.

Esta semana, dos importantes publicaciones de EE.UU. han incluido a Israel dentro de sus diez principales clasificaciones, citando las capacidades militares y de innovación del país, respectivamente.

La publicación web US News and World Report, mejor conocida por sus influyentes listas de clasificación, nombró a Israel como la octava nación más poderosa del mundo. Mientras tanto, Bloomberg News nos cataloga como el décimo país más innovador del mundo, alabando nuestra industria de alta tecnología y los avances tecnológicos.

Al asociarse con la empresa de comunicaciones de marketing global BAV Group y la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, US News encuestó a más de 21,000 personas de cuatro regiones del mundo y les pidió que asociaran 80 países con atributos específicos.

El aspecto de poder de la encuesta midió cuán “influyente” era “económica y políticamente” un país y tomó en cuenta tanto sus “fuertes alianzas internacionales como fuertes alianzas militares”.

“Israel tiene una economía de mercado tecnológicamente avanzada en la talla de diamantes, equipos de alta tecnología y productos farmacéuticos entre sus principales exportaciones”, señaló US News en su informe, y agregó, sin embargo, que el país aún “tiene una de las economías más desiguales del mundo en el mundo occidental, con brechas significativas entre los ricos y los pobres“.

Completando el top 10 después de Israel estaban dos árabes rivales: Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

La organización de noticias en línea clasificó a Israel en el puesto 30 en términos de “Mejores países” de una lista de 80. Estados Unidos, al igual que el año pasado, se colocó en el número 1, mientras que Eslovenia quedó en último lugar en el puesto 80.

Bloomberg News clasificó a Israel número 10 en su lista de países más innovadores, utilizando un índice que clasifica anualmente a las economías al analizar siete factores que contribuyen, como la investigación y el desarrollo, el gasto y la concentración de empresas públicas de alta tecnología.

Corea del Sur encabezó la lista de Bloomberg por tercer año consecutivo, seguida de Suecia, Singapur, Alemania, Suiza, Japón, Finlandia, Dinamarca y Francia.

EE.UU. cayó al 11º lugar desde la novena posición, principalmente debido a una caída de ocho puntos en la categoría de eficiencia educativa postsecundaria o terciaria, que incluye la participación de nuevos graduados en ciencias e ingeniería en la fuerza de trabajo, dijo Bloomberg.

Al igual que el año pasado, Israel obtuvo el primer lugar en la “categoría de concentración de investigadores” o la cantidad de profesionales, incluidos estudiantes de doctorado de postgrado, que participan en I + D por cada millón de personas en el país. El país ocupó el segundo lugar y quedó detrás solo de Corea del Sur en la categoría de “intensidad de I + D” o gasto en I + D como porcentaje del producto interno bruto (PIB).

Israel también se desempeñó bien en “densidad de alta tecnología” -el número de empresas públicas de alta tecnología domiciliadas en el país-, ocupando el quinto lugar, justo después de Corea del Sur y Alemania.

En el lado del capital de riesgo, las firmas tecnológicas israelíes recaudaron $ 5.240 millones en 2017, un aumento del 9% respecto de 2016. Esto procedente de 620 acuerdos, según el Centro de Investigación IVC. El salto de 2017 fue ayudado por cuatro grandes negocios de más de $ 100 millones cada uno, representando el 12% del monto total recaudado. Las cuatro compañías eran Cybereason, la empresa de viajes compartidos VIA, la firma de inteligencia artificial Lemonade y Skybox Security.

Recientemente, una firma con sede en Alemania que analiza las monedas del mundo, incluso clasificó al shekel israelí como la segunda moneda más estable del mundo.

Si alguien hubiera proyectado algo de esto a principios de los 80, se hubieran reído al salir de la sala. Pero nadie podría haber predicho lo que podría hacer la proeza intelectual de la población, especialmente frente a las constantes amenazas de los vecinos de Israel y algunas guerras también.

¿Un milagro en el Mediterráneo? Seguro, pero también testimonio de lo que se puede lograr incluso en las situaciones más desafiantes.

Fuente: Israel Rising – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Yo trabajaba en Gottex, fábrica de bañadores y ropa a juego, que eran carísimos y yo presumía de trabajar en la mayor exportadora del país. Era 198.
    Y ahora eso son migajas al lado de lo que gana israel con la tecnología !

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí