Inicio » Opinión » Análisis » El antisemitismo islámico en Francia: hacia la limpieza étnica

El antisemitismo islámico en Francia: hacia la limpieza étnica

Enlace Judío México.- En Francia, los ataques antisemitas se han multiplicado. La mayoría tienen lugar a plena luz del día

GUY MILLIÈRE

Viernes, 12 de enero de 2018. Sarcelles. Una ciudad en los suburbios del norte de París. Una niña de 15 años regresa de la escuela secundaria. Lleva una cadena con una estrella de David y un uniforme escolar judío. Un hombre la ataca con un cuchillo, le corta la cara y huye. Estará desfigurada por el resto de su vida.

El 29 de enero, nuevamente en Sarcelles, un niño de 8 años con kipá es pateado y golpeado por dos adolescentes.

Un año antes, en febrero de 2017, en Bondy, dos jóvenes judíos con kipá fueron severamente golpeados con palos y postes metálicos. A uno de los judíos le cortaron los dedos con una sierra para metales.

Antes de eso, en Marsella, un profesor judío fue atacado con un machete por un estudiante de secundaria que dijo que quería “decapitar a un judío“. El maestro usó la Torá que llevaba para protegerse. Sobrevivió, pero resultó gravemente herido.

La mayoría tienen lugar a plena luz del día; Los judíos saben que deben ser inteligentes en la calle. Algunos atacantes irrumpen en hogares judíos.

En septiembre de 2017, Roger Pinto, presidente de Siona, una importante organización pro-Israel en Francia, fue golpeado y retenido durante horas por personas que forzaron la puerta.

Sarah Halimi, una anciana judía, fue golpeada y torturada en su apartamento de París, y luego arrojada desde su balcón.

El 18 de enero de 2018, seis días después del ataque con cuchillo en Sarcelles, uno de los líderes de la comunidad judía en Montreuil, al este de París, fue torturado toda la noche por dos hombres que forzaron una ventana y lo agredieron mientras dormía.

Graffiti en casas de propiedad judía advierten a los propietarios “huir de inmediato” si quieren vivir. Cartas anónimas con balas de verdad se arrojan a los buzones de los judíos, y dicen que la próxima se disparará a la cabeza del destinatario.

La palabra “judío” está pintada en letras mayúsculas en tiendas y restaurantes judíos. En el tercer aniversario de un ataque a un supermercado kosher en París, otra tienda kosher fue incendiada y destruida.

Uno de cada tres actos racistas cometidos en Francia en los últimos dos años fue dirigido contra un judío, mientras que los judíos ahora representan menos del 1% de la población francesa”, señaló el informe más reciente presentado al gobierno francés por la Comunidad Judía de Protección Servicio.

El antisemitismo ha crecido tanto recientemente“, agrega el informe, “que ya no se denuncian los actos de agresión que no causan lesiones. La mayoría de las víctimas se sienten impotentes y temen represalias si presentan una denuncia“.

Los judíos franceses que pueden abandonar el país, se van.

Quienes aún no han decidido irse o no tienen los medios financieros, se mudan a vecindarios más seguros.

La mayoría de las salidas son apresuradas; muchas familias judías venden sus casas muy por debajo del precio del mercado. Algunas familias terminan en apartamentos demasiado pequeños, pero prefieren la incomodidad al riesgo de ser asaltados o asesinados.

La comunidad judía francesa aún puede ser la más grande de Europa, pero se está reduciendo rápidamente. En 2000, se estimó en 500,000, pero el número ahora es inferior a 400,000, y sigue cayendo. Los distritos judíos que alguna vez prosperaron están ahora al borde de la extinción.

Lo que está sucediendo es una limpieza étnica que no se atreve a pronunciar su nombre. En pocas décadas, no habrá judíos en Francia“, según Richard Abitbol, presidente de la Confederación de Judíos Franceses y Amigos de Israel.

Sin los judíos de Francia, Francia ya no sería Francia, dijo el ex primer ministro Manuel Valls en 2016. Pero no hizo nada.

Recientemente dijo que había hecho todo lo posible, que no podría haber hecho más. “El problema“, dijo, “es que el antisemitismo hoy en Francia proviene menos de la extrema derecha que de los individuos de la fe o cultura musulmana“.

Agregó que en Francia, durante al menos dos décadas, todos los ataques contra judíos en los que se ha identificado al perpetrador provienen de musulmanes, y que los ataques más recientes no fueron una excepción.

Valls, sin embargo, rápidamente sufrió las consecuencias de su franqueza. Fue marginado de la vida política. Los sitios web musulmanes lo llamaron “agente del lobby judío” y “racista“. Los ex líderes de su propio partido, como el ex ministro de Relaciones Exteriores Roland Dumas, dijeron que la esposa de Valls es judía e insinuaron que estaba “bajo la influencia“.

En Francia, decir la verdad sobre el antisemitismo islámico es peligroso. Para un político, es suicida.

Los políticos franceses, de derecha o de izquierda, saben que reina la corrección política y que transgredir sus reglas no escritas conduce a ser excluido de los medios y efectivamente destinado al ostracismo. Saben que algunas palabras ya no se pueden usar en Francia, y que las organizaciones “antirracistas” aseguran que nadie puede criticar el Islam.

Una nueva edición de un libro de texto de historia de escuelas públicas para octavo grado establece explícitamente que en Francia está prohibido criticar al Islam y cita una decisión del tribunal para respaldar el reclamo.

Los políticos ven que el número de musulmanes en Francia es tan grande que es prácticamente imposible ganar unas elecciones sin el voto musulmán, y que la diferencia de natalidad entre musulmanes y no musulmanes hará que ese acuerdo sea aún más obligatorio en los próximos años.

Los políticos también ven que las 600 “zonas prohibidas” del país están creciendo; que los musulmanes radicalizados pueden matar, y que los disturbios violentos pueden estallar en cualquier momento. En Francia, más de 500 personas fueron asesinadas o mutiladas por terroristas islámicos en menos de cuatro años.

Los políticos también ven que oleadas de migrantes del Medio Oriente y África han creado barrios marginales que escapan al control de la policía; que las prisiones francesas están a punto de explotar, y que los judíos no tienen peso electoral y son esencialmente impotentes.

Los políticos, por lo tanto, eligen la inercia, la negación, la cobardía.

En los barrios musulmanes franceses, los imanes islamistas denuncian la “mala influencia” de los judíos y difunden teorías de conspiración antisemita. Los políticos franceses callan.

Las librerías islámicas de Francia venden libros prohibidos en otros lugares, como los fraudulentos Protocolos de los Sabios de Sión, y CD y DVD de violentos discursos antisemitas de predicadores radicales. Por ejemplo, Yussuf al-Qaradawi, el líder espiritual de la Hermandad Musulmana, a quien se le prohíbe ingresar a Francia y Estados Unidos, dice que lamenta que Hitler no “haya terminado el trabajo”. Los políticos franceses callan.

Aunque las sinagogas en Francia no han sido atacadas desde 2014, todas están vigiladas todo el día por soldados armados con chalecos antibalas protegidos detrás de sacos de arena, al igual que las escuelas judías y los centros culturales.

Mientras tanto, las leyes destinadas a castigar las amenazas antisemitas ahora se utilizan para castigar a quienes denuncian las amenazas.

Hace seis años, el autor Renaud Camus publicó Le Grand Remplacement (“El gran reemplazo”), un libro que señala que los judíos y los cristianos no solo son reemplazados por musulmanes, sino que a menudo son hostigados y perseguidos. Lamentó la destrucción de las iglesias y describió los ataques contra los judíos como un “pogrom lento”. Fue condenado por “incitar al odio”.

Recientemente, el periodista Éric Zemmour observó que en los vecindarios musulmanes, los musulmanes viven ahora “de acuerdo con sus propias leyes” y obligando a las personas no musulmanas a irse. Fue declarado culpable de “incitación” y multado.

Un periodista que recientemente realizó un documental sobre barrios musulmanes franceses concluyó que la Hermandad Musulmana y otras organizaciones islamistas radicales se están apoderando rápidamente de las comunidades musulmanas francesas mientras propagan el odio hacia los judíos y Occidente, y que poseen muchas escuelas donde se enseña la jihad.

El gobierno francés, agregó, está financiando estas escuelas y, por lo tanto, es cómplice de sembrar las semillas de una devastación que podría ir más allá de la destrucción de los judíos de Francia. “La ocupación de Occidente“, dijo, “se hará sin guerra, pero en silencio, con infiltración y subversión“. Ninguna estación de televisión francesa lo ha transmitido ni planea hacerlo. El documental fue transmitido solo en Israel.

Las manifestaciones antiisraelíes apoyan el terrorismo. La gente grita: “Muerte a los judíos”, pero esas personas nunca son arrestadas por “discurso de odio”.

Las encuestas muestran que la diseminación sin trabas del antisemitismo musulmán y la violencia que resulta de ello ha llevado al aumento del antisemitismo generalizado que claramente recuerda períodos oscuros de la historia.

Un porcentaje creciente de los franceses dice que los judíos en Francia son “demasiado numerosos” y “demasiado visibles”.

Los informes para el Ministerio de Educación Nacional revelan que expresiones como “No actúes como un judío”, destinadas a criticar a un estudiante que oculta lo que piensa, son ampliamente utilizadas en las escuelas públicas. Los estudiantes judíos son cada vez más objeto de burla, y no solo por estudiantes musulmanes.

Hace unos días, la comediante Laura Laune fue la ganadora en la serie de televisión de reality “France’s Got Talent”. Algunas de sus bromas se burlan del hecho de que había menos judíos en el mundo en 1945 que en 1939. Las organizaciones judías protestaron, pero en vano. Ahora, ella parece llenar las salas. El comediante antisemita Dieudonné también llena los estadios donde actúa.

Recientemente, la prestigiosa editorial francesa, Gallimard, pidió volver a publicar los escritos antisemitas de Louis Ferdinand Celine, un admirador francés de la Alemania nazi y un firme partidario del exterminio de los judíos de Europa durante el régimen de Vichy en Francia. El primer ministro francés, Edouard Philippe, dijo que estaba a favor de republicarlo, y subrayó que no se puede negar la “posición central de Celine en la literatura francesa”. El famoso cazador de nazis Serge Klarsfeld respondió que los escritos que enviaron a sus padres a la muerte “no deben volver a estar disponibles”. Gallimard pospuso la publicación temporalmente.

Hace algunos años, el “deber de la memoria” -lo que se había hecho a los judíos- fue el tema de muchos artículos. El mes pasado, el 27 de enero, Día Internacional de Recordación del Holocausto, ni un solo periódico francés lo mencionó.

El presidente francés Emmanuel Macron se mantuvo en silencio. Publicó un tweet evocando “Auschwitz” y la necesidad de “preservar la paz, la unidad y la tolerancia”. No dijo una palabra sobre los judíos o el Holocausto. Es difícil ver en Francia dónde están hoy “la paz, la unión y la tolerancia”, especialmente si eres judío francés.

El Dr. Guy Millière, profesor de la Universidad de París, es autor de 27 libros sobre Francia y Europa.

Fuente: Gatestone Institute – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend