avatar_default

Enlace Judío México – La policía anunció este domingo que altos funcionarios de la compañía telefónica Bezeq fueron arrestados durante el fin de semana en una investigación que involucra a colaboradores cercanos del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, luego de un nuevo desarrollo en la investigación por corrupción denominada Caso 4000.

MICHAEL BACHNER Y SHOSHANA SOLOMON

“Tras la evidencia descubierta por la Autoridad de Valores de Israel en la investigación del caso Bezeq, que levantó sospechas de que se habían cometido delitos adicionales, esta mañana se inició una nueva investigación por parte de los investigadores de la Autoridad y de la unidad policial anti-fraude Lahav 433”, dijo la policía y agregó que ha impuesto una orden de mordaza sobre los detalles de la investigación y la identidad de los detenidos.

La policía sospecha que Shaul Elovitch, propietario del sitio de noticias de Walla y accionista mayoritario de Bezeq, influyó en la cobertura favorable de Netanyahu en el sitio de noticias a cambio de beneficios para Bezeq.

El director general del Ministerio de Comunicaciones, Shlomo Filber, está acusado de permitir ilícitamente que Bezeq compre acciones de Yes, un proveedor de cable satelital. Filber fue nombrado por Netanyahu, quien también se desempeñó como ministro de Comunicaciones antes de entregar la cartera a Ayoub Kara del Likud.

Netanyahu no ha sido identificado como sospechoso en el caso, pero según los informes de Radio Israel, el primer ministro podría ser interrogado bajo precaución próximamente.

“Este es otro reclamo falso”, dijo el domingo la oficina de Netanyahu, en respuesta a los arrestos. “El primer ministro no ha trabajado para beneficiar a Elovitch y Bezeq, no para una cobertura favorable o cualquier otra cosa”.

Haaretz informó que el director ejecutivo de Walla, Ilan Yeshua, un testigo clave en el caso dijo que se le había presionado para omitir informes negativos sobre Netanyahu y alentar reportes positivos sobre su esposa Sara.

Yinon Magal, un ex legislador del partido Habait Hayehudí que se desempeñó como editor del sitio de noticias de Walla, también afirmó que fue presionado para que cubriera a Netanyahu y a su familia de manera positiva.

Hadashot informó que se han recopilado evidencias que apuntan a numerosos mensajes intercambiados entre sospechosos en el caso, incluido un asociado anónimo de Netanyahu.

La policía recomendó el martes inculpar a Netanyahu por soborno, fraude y abuso de confianza en dos investigaciones por corrupción sobre las cuales ha sido interrogado, conocidos como casos 1000 y 2000.

En el Caso 1000, se alega que Netanyahu y su esposa, Sara, recibieron regalos ilícitos de benefactores multimillonarios, en particular el productor de Hollywood nacido en Israel Arnon Milchan, por un total de 1 millón de shekels.

A cambio, la policía alega que Netanyahu intervino en nombre de Milchan en asuntos relacionados con la legislación, transacciones comerciales y arreglos de visas.

El caso 2000 involucra un supuesto trato ilícito entre Netanyahu y Arnon Mozes, propietario del diario Yediot Ajronot para debilitar a Israel Hayom, respaldado por Sheldon Adelson a cambio de una cobertura más favorable de Yediot.

Netanyahu ha negado cualquier irregularidad en los diversos casos.

En su primera aparición pública desde que la policía publicó las recomendaciones, el fiscal general Avichai Mandelblit rechazó los rumores de una brecha entre los fiscales estatales y la policía, elogiando a los investigadores de la policía y la calidad del trabajo realizado durante la investigación que tomó más de un año.

“Estas investigaciones se realizaron según las reglas, precisamente como se esperaría de las autoridades que manejan un caso como este: de manera profesional, exhaustiva e ingeniosa, con la determinación de esclarecer la verdad”, dijo en una conferencia de la Universidad de Tel Aviv.

“La policía y los fiscales han trabajado en estrecha colaboración en decenas de reuniones conjuntas”, destacó.

Mandelblit, quien tomará la decisión final sobre si presentar cargos contra Netanyahu, prometió ignorar “todo el ruido de fondo” y centrarse únicamente en establecer la verdad.

El fiscal general señaló que existe un gran interés público en los casos debido a la identidad de los sospechosos y subrayó que “todas las decisiones que se tomaron hasta el momento y las que se tomarán en el futuro, se basaron y se basarán en la evaluación de las evidencias y el estado de derecho”.

“En este momento no sé cuando se tomará la decisión [de presentar cargos]. Sé que la decisión sólo se tomará sobre la base de las evidencias y la justicia. Insisto una vez más: sólo la evidencia hablará. Sólo la ley determinará: ninguna otra consideración externa u organismo influirá en la decisión”.

“Nadie está por encima de la ley y nadie es inmune a ella”, enfatizó.

Fuente: The Times of Israel / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí