avatar_default

Enlace Judío México.- Uno de los objetivos preponderantes de la Biblioteca del Centro de Documentación e Investigación Judío de México es el rescate y difusión del patrimonio bibliográfico y documental que preserva la memoria histórica de los diversos sectores comunitarios judíos en México.

JOSÉ CARLOS GUERRERO GARCÍA

En esta ocasión, agradecemos a la Comunidad Monte Sinaí por la donación invaluable de libros religiosos, especialmente litúrgicos, que datan desde el siglo XVIII hasta el XX. Entre los tesoros bibliográficos recibidos, destaca una edición de un sidur (libro de oraciones) del rito sefaradí, impreso en Polonia por Nehama Hershenhorn en 1909.

El libro, en cuyo frontispicio se puede leer el título en tipografía hebrea ( ספרדנוסח השנה לכל תפלות כולל בדרך סידור ובלכתך ; en español Orden. Sigue tu Camino. Incluye oraciones para todo el año según el rito Sefaradí), contiene una amplia gama de oraciones para las tres partes del día, así como para el Shabbat y las fiestas. Su encuadernación es rústica.

La cubierta es de cartón rígido y está forrada en tela. Su tamaño es diminuto: apenas 7 centímetros de alto por 5 de ancho. Sus medidas nos indican que fue impreso para transportarse de forma práctica y cómoda. El volumen tiene un total de 672 páginas y contiene dos secciones: la primera es el sidur como tal y la segunda es el libro de los Salmos, que tienen un papel central en la liturgia hebrea, razón por la cual fueron incorporados al texto.

Con todo, lo más trascendental de este libro de oraciones no es su tamaño, sino el lugar donde fue editado, ya que se pensaría que, al haber sido impreso en Polonia, tendría que ser un libro de rito ashkenazí, ya que fue este grupo el que se asentó en esa latitud de Europa Oriental desde los albores del s. X. Sin embargo, aunque los judíos sefaradís (expulsados de lo que hoy es España por los monarcas católicos Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla) se diseminaron sobre todo en el Norte de África, Italia, Países Bajos e Inglaterra, también llegaron a Europa Oriental, fundando comunidades en Polonia y Rusia.

Los judíos sefardíes que establecieron sus comunidades en Polonia conservaron sus tradiciones, costumbres y su lengua, el ladino o judeo español. Uno de los factores más importantes para conservar su cultura en Polonia y distinguirse de los ashkenazís, fue la publicación de sus propios libros de rezos, lo que otorgaba una identidad única y un método especial de realizar su liturgia, con cambios leves en el texto hebreo para incluir matices de su lengua, conocida también como spaniolish.

Probablemente, este pequeño libro de oraciones formó parte del equipaje de alguna familia sefaradí que emigró de Polonia a México a principios del s. XX, y que encontró aquí un hogar para desarrollar y practicar libremente sus tradiciones y transmitirlas a las siguientes generaciones.

 

 

Obras consultadas:

Gloria Carreño. (1993). Pasaporte a la esperanza. En Generaciones Judías en México, La Kehilá Ashkenazí (1922-1992) (31). México: Comunidad Ashkenazí de México.

Yacob Newman. Gabriel Siván. (1983). Judaísmo A- Z. Israel: Departamento de Educación y
Cultura Religiosa para la Diáspora de la Organización Sionista Mundial. (p. 229-230.)

 

 

Fuente:Vitral

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí