Enlace Judío México.- Nomino al BDS para el Premio Nobel de la Paz para exponer este (des)honor en el que se ha convertido.

GIL TROY

Un parlamentario radical noruego ha nominado el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones para un Premio Nobel de la Paz. Bjornar Moxnes dice que el BDS utiliza “medios estrictamente legales y no violentos para avanzar en una agenda legítima que está perfectamente en línea con el derecho internacional y los derechos humanos universales“. Moxnes está en lo cierto. Como académico que, igual que los legisladores y jueces, puede nominar candidatos para el Premio Nobel de la Paz, secundo la nominación.

De hecho, el movimiento de boicot a Israel BDS – más exactamente llamado Blacklist, Demonization y Slander – (Lista Negra, Demonización y Calumnia) está “perfectamente en línea” con lo que se han convertido “el derecho internacional y los derechos humanos universales”: travestis, traiciones orwellianas de su verdadero significado y misión fundadora, y arietes contra Israel. El año pasado, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó cinco veces más resoluciones condenando al democrático Israel que a cualquier otro país.

Nominé al BDS para el Premio Nobel de la Paz para exponer este (des)honor por lo que se ha convertido. Es el premio de Yasser Arafat, el abuelo del terrorismo moderno. Mostró cómo impulsar su causa matando atletas olímpicos, matando niños de escuela, destruyendo autobuses, eliminando a tres generaciones de una familia sentadas en un café, y librándose siempre que apunte a judíos.

Es el premio de Aung San Suu Kyi, la Hipócrita de los Derechos Humanos. Después de años de celebrar la democracia cuando carecía de poder, ahora que lo tiene, su silencio mientras los soldados violan, masacran y exilian a los musulmanes Rohingya en Myanmar, su país, enseña que si su pueblo perpetúa crímenes como la limpieza étnica, guarde silencio o, si lo presionan, culpe a la violencia en “ambos lados”.

Es el premio de Jimmy Carter, el Otario of los Déspotas. El ex presidente es el facilitador del opresor, suave con Arafat, con Hamás, con Hafez Assad, el antiguo autócrata sirio, suave con los tiranos en Corea del Norte y Haití también. Carter demuestra una excelente manera de ganar un Premio Nobel de la Paz: adular a los dictadores.

Los activistas del BDS encajan con estos sinvergüenzas. Como Arafat, justifican el terrorismo, alentando la fantasía enferma de los palestinos de destruir a Israel. Su demonización de Israel recurre al antisemitismo tradicional, tratando a Israel como el judío colectivo que amenaza a inocentes y luz verde para la violencia palestina. Lea su llamado fundacional del 9 de julio de 2005, caricaturizando a Israel como “colonial”, practicando la “discriminación racial” y “construido principalmente en tierras étnicamente depuradas de sus dueños palestinos”. Esas mentiras deslegitiman a Israel y justifican la destrucción de Israel.

Es cierto que el BDS tiene un poderoso impacto en la paz en Medio Oriente, la descarrila. Alienta a los extremistas que temen cualquier compromiso de dos estados, mientras que sabotean a los liberales que tratan de construir lazos. Para los israelíes escépticos, el BDS demuestra que nadie que nos odia tanto que desea ponernos en cuarentena no puede ser confiable, nunca se comprometerá y buscará nuestra aniquilación. Los llamamientos palestinos a la anti-normalización han socavado los proyectos entre pueblos que tenían a israelíes y palestinos cooperando, y por supuesto, ha perjudicado a los más bellos izquierdistas: israelíes, palestinos, europeos y estadounidenses, tratando de construir puentes.

Y el BDS, con su antisemitismo enmascarado de antisionismo, ha desatado un duro odio judío en los campus de todo el mundo. No es de extrañar que Bassam Eid, el activista palestino de derechos humanos que, buscando una verdadera sociedad civil palestina, critique valientemente la corrupción, la autocracia y el terrorismo palestinos, teme: “las tácticas del BDS son un preludio de la destrucción de los palestinos”.

Así que sí, si el Comité Noruego del Nobel quiere continuar premiando a los pecadores y los retoños, denle el premio a la gente del BDS. Pero primero, sean honestos. Paren la farsa. Llamen al (una vez) Premio Nobel de la Paz: Premio Innoble de la Guerra.

Mientras tanto, la gente buena y sensata que quiere ayudar a los palestinos, a los israelíes y promover la paz debería premiar a Bassam Eid por su valentía; honrar a las mujeres sionistas de la Organización Médica Hadassah por crear hospitales que son espacios de sanación donde judíos y árabes trabajan juntos para servir a la humanidad; o consultar la lista de oradores en la décima Cumbre anual de Ginebra para los Derechos Humanos y la Democracia.

Veinticinco auténticas ONG de derechos humanos se reunieron en una galaxia de superestrellas de los derechos humanos, que no son políticamente correctas. Simplemente son moralmente rectos, confrontando dictadores, aunque la ONU excuse a su comandante en jefe. Los oradores incluyeron a Antonia Ledezma, una líder de la oposición venezolana que huyó del encarcelamiento político; Asli Erdogan, novelista turco, ex prisionero político; Farida Abbas Khalaf, esclava liberada del estado islámico Yazidi, autora de The Girl Who Beat ISIS; Kasha Jacqueline, activista ugandesa LGBT; Julienne Lusenge, campeona de los derechos de las mujeres congoleñas, luchando contra la violación como arma de guerra; Kenneth Bae, un misionero coreano-estadounidense torturado por Corea del Norte; Maziar Bahari, periodista y cineasta torturado por Irán; Maryam Malekpour, la hermana de Saeed Malekpour, encarcelada en Irán por “extender la corrupción en la tierra”.

En la conferencia, una vez más protegiendo a los rechazados del mundo, defendiendo héroes democráticos derrotados, oprimidos, nunca silenciados que arriesgan todo por ideales que damos por sentados, estuvo mi colega de McGill el profesor Irwin Cotler, ex ministro de Justicia y diputado canadiense, que ahora dirige el Centro Raoul Wallenberg para los Derechos Humanos (donde soy miembro senior). Si ganara un Nobel, el récord de Cotler haría que ese Premio de la Paz fuera Noble otra vez.

Por supuesto, los mentirosos y doctores del BDS aclamaron la nominación como una victoria moral. Zaki Bani Irsheid del Frente de Acción Islámica afirmó que la nominación indica “un creciente apoyo a la causa palestina en las comunidades occidentales” y demuestra que “la influencia del lobby sionista se está derrumbando”. Tal alboroto pasa por alto la marginalidad de Moxnes, presidiendo como lo hace el Partido Rojo de extrema izquierda, con un escaño en el parlamento de Noruega de 169 personas. Pasa por alto el hecho de que decenas de miles de académicos sin nombre como yo podrían nominar a cualquiera, desde Bart Simpson hasta O.J. Simpson para el premio.

Ser nominado para el Premio Nobel de la Paz realmente no significa nada. El comité tiene hasta octubre para decidir si el premio en sí significa algo.

El escritor es autor de The Age of Clinton: America en la década de 1990. Su próximo libro, The Zionist Ideas, que actualiza el trabajo clásico de Arthur Hertzberg, será publicado por The Jewish Publication Society en la primavera de 2018. Es un distinguido erudito de la historia de América del Norte en la Universidad McGill.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈