Inicio » Opinión » Análisis » ¿Está Rusia detrás de las amenazas de Hezbolá a los yacimientos de gas de Israel?

¿Está Rusia detrás de las amenazas de Hezbolá a los yacimientos de gas de Israel?

Enlace Judío México.- En una transmisión en vivo, el líder de Hezbolá, Hasan Nasrallah, advirtió a Israel que abandone sus reclamos sobre el disputado yacimiento de petróleo y gas frente a la costa sur libanesa, amenazando con que Hezbolá podría “desactivar [las instalaciones petroleras costeras de Israel] en cuestión de horas”.

MICHA GEFEN

La disputa es sobre el Bloque 9 que está cerca de los límites marítimos de Líbano, pero no dentro. En enero, Líbano presentó ofertas para desarrollar el Bloque 9. El Ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman dijo a fines de enero: “Ellos [Líbano] están anunciando una licitación en el campo de gas, incluido el Bloque 9, que es nuestro por definición”, y acciones libanesas “muy, muy desafiantes y provocativas”.

Entonces, ¿de quién son los derechos?

Según todos los acuerdos internacionales, Israel tiene el control exclusivo sobre el Bloque 9. Incluso para Hezbolá sería tonto declarar abiertamente la guerra contra las instalaciones de gas de Israel. Teniendo esto en cuenta, vale la pena conectar los puntos entre el objetivo de Rusia de controlar los puntos de estrangulamiento de energía de Medio Oriente y el valioso recurso.

En 2016 Globes informó lo siguiente:

Gazprom (rusa) negoció durante varios meses para comprar hasta el 30% del embalse de Leviathan. La iniciativa de reclutar un socio estratégico en los derechos del yacimiento se originó en la constatación por parte de los socios actuales de que carecían de la capacidad financiera, los conocimientos técnicos y las conexiones necesarias para realizar el enorme potencial del yacimiento lo antes posible. Según los informes, otras compañías que expresaron interés en una sociedad en Leviathan incluyeron a la compañía surcoreana Kogas, la compañía china CNOOC y la compañía australiana Woodside. Gazprom aparentemente ha presentado la oferta más alta”.

Putin incluso insinuó que si Israel aceptaba el acuerdo, entonces podría protegerlo de Hezbolá.

El acuerdo finalmente cayó después de que Noble Energy (el otro inversionista) de EE.UU. lo derribó debido a la participación de Rusia. Con el objetivo de Putin de controlar el depósito de gas Leviathan bloqueado, Hezbolá es libre de forzar a Israel a un trato potencialmente mucho peor. Por supuesto, Noble Energy, al ser una empresa estadounidense, debería poder presionar a la administración Trump para que ayude a Israel a defender sus propiedades. Sin embargo, después de echar un vistazo a la apretada soga que rodea a Israel, no será una sorpresa si EE.UU. también lo abandona.

Fuente: Israel Rising – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *