avatar_default

Enlace Judío México.- Las autoridades turcas permiten al ala militar de Hamás operar desde una oficina en Estambul que planifica ataques terroristas y transfiere fondos a los activistas de la organización en la Margen Occidental.

YONI BEN MENACHEM

Esta oficina es manejada por Saleh al-Arouri, vicepresidente de la oficina política de Hamás radicado en Beirut, con la ayuda de activistas de Hamás liberados en virtud del acuerdo de liberación del prisionero Shalit en el año 2011.

Israel ha estado monitoreando de cerca las conexiones entre Turquía y el movimiento Hamás desde el incidente violento sobre el barco caravana turco Marmara en mayo del 2010, cuando fueron revelados por primera vez los estrechos contactos entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el entonces presidente de la oficina política de Hamás, Khaled Mashal.

El Partido Justicia y Desarrollo, liderado por Erdogan, es un vástago de la Hermandad Musulmana internacional, la cual es también la inspiración para Hamás. Aunque Hamás anunció que cortó vínculos con este movimiento, sus contactos todavía continúan. Hamás bajó su perfil respecto a su conexión con la Hermandad Musulmana en Egipto a fin de hacer un acercamiento al régimen del Presidente Sisi para levantar el cierre de la Franja de Gaza. Sin embargo, continúa estando en contacto con filiales de la Hermandad Musulmana en todo el mundo. Simplemente, Hamás está jugando un doble juego.

Hamás transfiere fondos a la Margen Occidental a través de Turquía

El Servicio de Seguridad General de Israel (GSS) anunció oficialmente el 12 de febrero del 2018, que Hamás había estado transfiriendo fondos a sus activistas en la Margen Occidental a través de Turquía. Estuvieron involucradas grandes sumas, por un valor de millones de dólares.

A partir de la investigación del GSS, había surgido que Saleh al-Arouri, vicepresidente de la oficina política y jefe de la oficina de Hamás en Turquía antes de ser expulsado cuando Turquía e Israel firmaron un tratado de reconciliación, continúa manejando las cuerdas. Esto, a pesar de su reciente relocalización al bastión de Hezbolá en el barrio de Dahiya en Beirut, Líbano, donde él se desempeña como el enlace entre el liderazgo de Hamás e Irán.

Uno de los partidarios de al-Arouri, Ziyad al-Jabarin, quien fue liberado como parte del acuerdo Shalit en el 2011 y operó bajo instrucciones de al-Arouri, reclutó a los miembros de la red que fueron arrestados por el GSS.

El mes pasado, el GSS arrestó a Kamil Takli, un ciudadano turco que trabaja como un profesor de derecho. Según información que posee Israel, en los últimos años Takli estuvo ayudando a activistas de Hamás, la mayoría de quienes fueron deportados en virtud del acuerdo Shalit, para asentarse en Turquía. Él estuvo involucrado en una red de lavado de dinero, y después de una investigación, fue deportado desde Israel. Según el British Times (Febrero 13, 2018), Takli trabajó con una empresa militar privada, SADAT, dirigida por un asesor de Erdogan, Adnan Tanriferdi.

Una semana después, el GSS arrestó a Dirham Jabarin, quien estuvo involucrado en transferir fondos. Él viajó a Turquía muchas veces, donde se unió a Hamás. Antes que fuera arrestado, él se las arregló para transferir la suma de 200,000 euros a activistas del ala militar de Hamás en la Margen Occidental. Una suma adicional de 91,000 euros fue encontrada en su posesión. El uso destinado de este dinero era financiar actividades terroristas contra Israel. Jabarin va a ir a juicio en el futuro cercano.

A partir de la investigación del GSS, también se volvió evidente que activistas de Hamás en Turquía poseen una empresa llamada IMES, la que Hamás usa como un frente para lavar capital por millones de dólares que son transferidos a la Margen Occidental y a la Franja de Gaza.

Prisioneros liberados en virtud del acuerdo Shalit dirigen la oficina de Hamás en Estambul

El ala militar de Hamás mantiene una oficina en Estambul, Turquía, que trabaja estrechamente con los “cuarteles generales de la Margen Occidental” de Hamás en la Franja de Gaza, la que planea actividades terroristas en la Margen Occidental. Uno de los activistas con los que trabaja es Forsan Khalifa, quien es responsable por la región norte de la Margen Occidental y operó la célula terrorista liderada por el terrorista Ahmed Jarrar de Jenin, quien asesinó al Rabino Raziel Shevach cerca de Javat Gilad en Samaria.

Esta oficina en Estambul opera con el conocimiento y aprobación de las fuerzas de seguridad de Turquía. El enlace de Hamás con las autoridades turcas es Jihad Yaghmour, un activista de Hamás que estuvo involucrado en el secuestro en 1994 del soldado de las FDI Nachshon Wachsman y fue liberado también bajo el acuerdo Shalit.

Otro activista liberado bajo el acuerdo Shalit que trabaja para la oficina de Hamás en Estambul es Salame Mara’i. Mara’i estuvo involucrado en un ataque a tiros en 1993 en el área Barkan en la región norte de la Margen Occidental durante el cual fue asesinado un soldado de las FDI.

Como parte de discusiones acerca de un acuerdo de reconciliación con Turquía, Israel demandó el cierre de la oficina de Hamás en Estambul. Turquía rechazó esta demanda pero aceptó deportar al director de la oficina, Saleh al-Arouri, de su territorio. Al-Arouri fue obligado a mudarse a Qatar, desde donde él luego se relocalizó en Líbano.

Al-Arouri continúa dirigiendo la oficina a larga distancia hoy. Esta oficina es responsable, entre otras cosas, por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en Gush Etzion en julio del 2014, un acontecimiento que finalmente llevó al estallido de Operación Margen Protector en la Franja de Gaza, y la operación de la célula terrorista que asesinó a Eitam y Na’ama Henkin en la región Nablus en octubre del 2015.

De igual manera, esta oficina turca estuvo en contacto estrecho con Mazen Faqha, también liberado en virtud del acuerdo Shalit, quien trabajó con los “cuarteles generales de la Margen Occidental” en la Franja de Gaza y planificó ataques terroristas en la Margen Occidental. Mazen Faqha fue eliminado bajo circunstancias misteriosas en su casa en Gaza en marzo del 2017. Hamás afirma que fue asesinado por colaboradores actuando en nombre de Israel.

Oficina de Hamás en Estambul detrás de intentos por socavar a regímenes árabes

Saleh al-Arouri también operó una gran red terrorista desde la oficina en Turquía que estaba comprendida por más de 60 activistas en la Margen Occidental. Esta red trató de socavar la estabilidad de la Autoridad Palestina, y específicamente del régimen de Mahmoud Abbas.

El GSS arrestó a miembros de esta red, la cual tenía armas y materiales explosivos en su posesión. El entonces líder del GSS Yoram Cohen viajó personalmente a Ramallah para informar al presidente de la Autoridad Palestina.

Mahmoud Abbas agradeció a Israel por su ayuda. Las fuerzas de seguridad palestinas, las cuales no tenían ninguna pista sobre la existencia de la red terrorista Hamás que creció justo bajo sus narices, continuaron para arrestar a aquellos de sus miembros que estuvieron ocultos dentro de las fronteras de la Autoridad Palestina.

La operación constante de la oficina de Hamás en Estambul, la cual todavía planea actividades terroristas contra Israel, está esencialmente violando los entendimientos entre Israel y Turquía conseguidos en la firma del acuerdo de reconciliación entre ambos países. Israel reconoce la importancia estratégica de las relaciones con Turquía y no ha cortado sus vínculos con ese país aun cuando las actividades de Hamás están teniendo lugar con la autorización del Presidente Erdogan. Erdogan se considera el líder más importante de la Hermandad Musulmana internacional y ha abrazado al movimiento Hamás y sus líderes.

El Presidente Erdogan no sólo ha dado la luz verde a las actividades terroristas de Hamás contra Israel desde territorio turco. Él también apoya, junto con el gobernante de Qatar, las actividades terroristas de la Hermandad Musulmana y el ISIS contra el gobierno del presidente egipcio Sisi.

Actualmente, miembros de la vasta red terrorista de la Hermandad Musulmana, la cual conspiró en junio del 2013 con los servicios de inteligencia turcos para derrocar al gobierno egipcio en tres etapas, están en juicio en Egipto. La conspiración incluyó llevar a cabo ataques terroristas con autos a fin de amenazar la estabilidad del gobierno egipcio.

 

 

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs
Traducido por Marcela Lubczanski para Enlace Judío México.

 

 

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí