Inicio » Judaísmo » Doble Armonía

Doble Armonía

Enlace Judío México: En la Parashá de esta semana, cuando Moisés baja del monte Sinai con los diez mandamientos, encuentra que el pueblo de Israel había hecho un Becerro de Oro.
Esto demuestra que no estaban interesados en el precioso regalo de la Torá o en acercarse a Dios.

Dios le dice a Moisés que entregará la Torá solamente a su familia y que dejará que el resto de los judíos enfrenten las consecuencias de sus elecciones. Pero en vez de aceptar toda esta gloria para si mismo, Moisés reza fervientemente para que Dios le de al resto de los judíos otra oportunidad.

Él le dice a Dios que prefiere perderlo todo antes que recibir la Torá a expensas de la gente. Dios acepta la noble plegaria de Moisés y la Torá continua siendo un regalo para todos los judíos, para siempre.

De aquí aprendemos el valor de la preocupación por el bien común, y aprendemos a no aprovecharnos de los errores de los demás.

En nuestra historia un niño decide no aprovecharse de la desgracia de otro.

“Doble Armonía”

Muchos jóvenes talentosos se juntaron en las audiciones para el festival de música interprovincial. El festival atraía a las brillantes estrellas de todos los colegios en el área. Aquellos que tenían la suerte de ser escogidos tendrían la posibilidad de ganar grandes premios y una presentación en frente de una gran audiencia. La competencia era difícil y sólo los mejores lo lograban. Los concursantes practicaban duro todo el año para ganar.

El próximo era Hal Kramer.

“¡Vamos Hal lo puedes lograr!”, gritaban sus amigos mientras el joven cantante subía al escenario. Él intentó no ponerse nervioso con las brillantes luces que lo encandilaban. Pronto la música que había elegido comenzó a sonar. Hal respiró profundamente y comenzó a cantar con todo su corazón.

Momentos después terminó su movida canción. Por un instante hubo un silencio absoluto en el auditórium. De pronto, el público estalló en miles de aplausos. Hal respiró aliviado. “Les gustó”, pensó, “¿pero será suficiente para ganar?”.

Luego de que todos se presentaron, los jueces anunciaron los resultados. “Los finalistas en la categoría de solistas son… ¡Andy Walters y Hal Kramer!”. La audiencia aplaudió con consentimiento mientras que los jueces continuaban, “todos los finalistas deben regresar la próxima semana para la audición final. ¡Al menos uno, y posiblemente dos de los finalistas de cada categoría irán al festival! Cualquiera que no llegue a la hora será descalificado”.

Hal y sus amigos estaban en el cielo de la felicidad. Mientras salían del auditorio se toparon con un niño alto pelirrojo. El niño le dio la mano a Hal. Era Andy Walters, el otro finalista. “¡Felicidades estuviste genial!”, dijo él. Andy parecía estar forzando una sonrisa y casi con lágrimas continuó, “sólo quería decirte que no te preocupes. Tú eres definitivamente el ganador”.

Hal lo miró confundido “¿A qué te refieres?”, preguntó. “Bueno”, dijo Andy, “la próxima semana, a la hora de la audición final, mi mamá tiene una operación. Yo tengo que estar ahí con ella y no puedo venir a cantar. Eso significa que tú ganas automáticamente. Así que, buena suerte en el festival”, agregó conmocionado y se fue.

Los amigos de Hal, llenos de alegría, lo rodearon. “¡Eso es espectacular!” Dijo su amigo Pete, y le dio un golpe en la espalda. “¡Ganaste! Ahora realmente podemos salir a celebrar”.

Pero extrañamente Hal no se veía tan contento. “Eeeh… vengo enseguida chicos”, dijo él y se acercó a la cabina de los jueces. Después de unos minutos sus amigos lo vieron salir del auditorio. Él alcanzó a Andy que estaba terminando de empacar sus equipos en una camioneta. “¡Que bueno que pude alcanzarte!”, dijo Hal, sin aliento. “¡La audición sigue en pie!”, dijo con una sonrisa.

Andy movió su cabeza, “pero te dije que no puedo llegar la próxima semana mi mamá…”

Hal lo detuvo. “¡La próxima semana no puedes, pero la semana después de eso sí! Mira, los dos trabajamos duro para llegar hasta acá. Yo no quiero ganar esta competencia sólo porque tú no puedes venir. Entonces le pregunté a los jueces si podíamos venir a cantar en algún momento que tú también pudieras venir. Al principio dijeron que no. Pero cuando les dije que ninguno de los dos se iba a presentar a menos que cambiaran la fecha, los jueces aceptaron que viniéramos durante las audiciones de las bandas, la próxima semana”.

El otro niño lo miró incrédulo

Hal continuó, “escucha, si bien deseo con todo mi corazón llegar a cantar en el festival, no quiero que sea a expensas de ti”.

Andy lo miró y le dijo, “Hal, yo no se quien de nosotros irá al festival finalmente, pero una cosa sí sé, en las cosas importantes de la vida tú eres un verdadero ganador”.

De 3 a 5 años

P. ¿Cómo se sintió Hal cuando Andy le dijo que no podría ir a la audición y que por lo tanto el había ganado automáticamente?
R. Se sintió preocupado por Andy. A pesar de que quería ganar la competencia, él no quería que el otro niño perdiera simplemente por no poder asistir.

P. ¿Debemos conseguir lo que queremos, incluso si va a herir a alguien más?
R. Está bien tratar de conseguir lo que queremos, pero realmente debemos tratar de ser cuidadosos y no herir a los demás cuando lo hacemos.

De 6 a 9 años

P. Cuando los amigos de Hal se enteraron que Andy no estaría en la competencia ellos se alegraron, pero Hal no se alegró. ¿Por qué reaccionaron distinto?
R. Los amigos de Hal pensaron que todo lo que importaba era ganar. Si el otro niño no tenía una oportunidad justa – que lástima. Pero Hal tuvo un acercamiento más cuidadoso. Él ciertamente quería ganar, pero también le importaban los sentimientos de Andy. Hal estaba dispuesto a arriesgar su propia victoria para hacer lo correcto.

P. ¿Tú crees que al final perdemos si buscamos el bien para los otros y no solamente para nosotros?
R. A corto plazo pareciera como si estuviéramos renunciando a ciertas cosas que podríamos ganar de otra manera, pero al final salimos ganando. Dios hizo el mundo y tiene suficiente como para darle a todos. Él quiere que seamos personas bondadosas y que nos importen las necesidades de los demás tanto como las propias. Generalmente el crecimiento personal y el respeto propio que adquiriremos sobrepasarán ampliamente cualquier concesión que estemos haciendo. A largo plazo recibiremos todo lo que necesitamos.

P. ¿Puedes pensar en un momento en el que hayas estado realmente preocupado por los sentimientos de otros?

10 años y más

P. En general las personas actúan centradas en si mismas porque temen perder algo que les pertenece. ¿En tú opinión esta es una preocupación válida? ¿Por qué?
R. La tradición judía enseña que Dios le da a cada persona exactamente y cuidadosamente lo que merece, y si realmente es para nosotros, no hay nada que alguien pueda hacer para detenerlo. De la misma manera, no hay nada que podamos hacer para obtener algo que no merecemos. Nuestro deber es comportarnos éticamente en todas las situaciones de la vida y confiar que siempre nos llegará lo que merecemos. Así es como Hal se comportó en nuestra historia cuando se preocupó por Andy y no pensó solamente en si mismo.

P. ¿Qué crees que puede motivar a una persona a arriesgar su propia comodidad y bienestar por otros, así como hizo el niño en nuestra historia?
R. Cuando crecemos espiritualmente nos damos cuenta que hemos sido puestos en el mundo con un propósito superior. Mientras, ciertamente, cada uno de nosotros debe velar por su propio bien, este no es el propósito ultimo de la vida. En un nivel más profundo estamos todos conectados. Enfocarse en la película completa puede significar tener que arriesgar o incluso renunciar a cierta cantidad de comodidad personal. Pero de todas maneras somos felices haciéndolo, porque sabemos que es lo correcto. El niño en la historia vio el valor de la justicia. Su preocupación por darle a su competidor una oportunidad, lo motivó a arriesgar su presentación en el festival de música.

Fuente: Aish Latino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend