Enlace Judío México.- La India está adoptando un enfoque independiente de sus relaciones con los países del Oriente Medio.

BENJI FLACKS / THE MEDIA LINE

Desde que India forjó lazos diplomáticos formales con Israel hace 25 años, las relaciones han mejorado rápidamente. Hoy, India es el mayor comprador extranjero de armas israelíes, y el año pasado los países firmaron acuerdos militares por valor de $ 2.6 mil millones. Esto contrasta con la tradicional posición pro-palestina que fue un sello distintivo de la política exterior india desde el establecimiento de Israel en 1948. La aparente paradoja es reconciliada por lo que el primer ministro indio Narendra Modi llama “des-separación”, una política de basar las relaciones bilaterales en sus propios méritos y verlos como independientes el uno del otro.

PM Netanyahu recibe una bienvenida sorpresa en Delhi por el PM indio Modi (YouTube / IsraeliPM)

La visita de Modi a Ramallah a principios de febrero marcó la primera vez que un líder indio viajaba a los territorios palestinos. Nueva Delhi describió el viaje como “verdaderamente histórico“, durante el cual se firmaron acuerdos de cooperación por valor de 50 millones de dólares, lo que reforzó el compromiso de la India con la causa palestina. Se produjo apenas un mes después de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pasara cinco días en la India, que, a su vez, siguió al propio viaje de Modi a Israel en junio de 2017, la primera visita de un primer ministro indio al estado judío.

Si bien Modi ha intentado mostrar el equilibrio, muchos analistas ven un cambio claro hacia Israel. Ananb Singh, líder del movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones en India, expresó su desilusión ante The Media Line por la mejora en las relaciones, que marca “un cambio de la larga tradición de apoyar a la resistencia“. También cree que el viaje de Modi a Ramallah fue “solo un espectáculo y una prueba más del silencio constante de la India respecto a los actos ilegales de Israel“.

Aparna Pande, directora de la Iniciativa India, está de acuerdo en que “India ha sido un campeón de la causa palestina desde el principio, sin embargo, es una relación que es principalmente emocional e histórica“. Ahora, explicó a The Media Line, “India debe tratar de equilibrar sus políticas con países que no se llevan bien“.

Con este fin, parece claro que las visitas separadas de Modi a Israel y los territorios palestinos tenían el propósito de subrayar su deseo de no tener una relación que afecte a la otra.

De hecho, las naciones de Medio Oriente cada vez más ven a la India como parte neutral. Esto ha permitido a Nueva Delhi cultivar lazos estrechos con Israel, el archienemigo de Irán, con el que, sin embargo, la India también mantiene buenas relaciones. Teherán, a su vez, es la némesis de Arabia Saudita, pero esto no ha impedido el desarrollo de asociaciones cercanas entre India y Riad.

Modi fue elegido en mayo de 2014 después de hacer campaña en una plataforma nacionalista de línea dura que resonó con su base hindú. Según el Dr. Shalom Wald, miembro del Jewish People Policy Institute, esto le permitió “romper de inmediato el tabú de que un primer ministro indio no puede ser cordial con Israel“, una situación que atribuyó a “una antigua tradición india” de apoyo a la causa palestina. “Palestina fue increíblemente popular en la política interna india“, continuó el Dr. Shalom, debido en gran parte a los 200 millones de musulmanes que viven en el país y en los que los políticos tradicionalmente han confiado para ser elegidos. Sin embargo, ahora que la base del partido gobernante ha cambiado, Nueva Delhi es más libre de buscar una relación abierta y profunda con Israel.

En este sentido, el comercio bilateral entre las naciones creció de $ 200 millones en 1992 a $ 4.52 mil millones en 2014 (excluyendo los negocios militares). Además, Pande le dijo a The Media Line que “la relación con Israel es multifacética, abarcando también intereses de seguridad y agricultura”. Esto contrasta con los vínculos de Nueva Delhi con Ramallah, que según el Dr. Wald “no le da nada a la India y entonces Nueva Delhi solo da unos pocos millones de dólares de ayuda cada año”.

Israel puede seguir siendo un socio atractivo para la India, ya que Modi busca fortalecer el ejército del país y, entre otras cosas, convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Pero la economía probablemente seguirá siendo la fuerza impulsora en el futuro previsible, ya que Nueva Delhi pretende transformarse en una potencia industrial.

Modi ha buscado construir relaciones económicas más fuertes no solo con el estado judío sino también con Arabia Saudita, Omán y los Emiratos Árabes Unidos. Su viaje por la región en febrero fue descrito por el analista político Dr. N. Janardhan como “una encantadora ofensiva“. Además, el presidente iraní Hassan Rouhani acaba de concluir una visita a Nueva Delhi, donde ambos gobiernos firmaron nueve pactos económicos.

Pero Pande no está seguro de cuánto tiempo la política de desinseminación de la India puede continuar siendo exitosa. “India está tratando desesperadamente de equilibrar su relación, pero las decisiones en el Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General deberán tomarse“, explicó. Sin embargo, el Dr. Wald confía en que la relación con Israel seguirá floreciendo, “dado que la Indiano toma demasiadas decisiones apresuradas, mantiene la calma y permanece callado sobre los asuntos“. Por esta razón, concluyó, incluso si Modi en el futuro vota contra Israel en la ONU por razones domésticas, Jerusalén continuará buscando la creciente amistad de New Dehli.

Benji Flacks es pasante de estudiante en el programa para estudiantes de prensa y política de The Media Line

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico