martes 25 de junio de 2024

Viceprimer ministro de Polonia: Debemos dejar de usar el Holocausto para juegos políticos

Enlace Judío México – Nunca permitiremos que nadie falsifique la historia ni falte el respeto a las víctimas judías. A cambio, pedimos de Israel y el pueblo judío, la misma verdad y respeto a los polacos.

JAROSLAW GOWIN

Desde hace varias semanas, la reciente enmienda a la Ley del Instituto de Memoria Nacional, que castiga a quienes “atribuyan a la nación o al Estado polaco la responsabilidad de los crímenes nazis”, a la que se oponen el gobierno israelí y las comunidades judías, entre otros, todavía encabeza los titulares.

Permitamos, por un momento, no enfocarnos en declaraciones, comentarios, correcciones, tuits y videos publicados recientemente en Internet.

Volvamos nuestros ojos a Auschwitz-Birkenau, en el corazón de la oscuridad. En el campo establecido por los alemanes para presos políticos polacos en la primavera de 1940, que en 1942 se convirtió en un centro del Holocausto de los judíos europeos.

Estas dos tragedias no se excluyen ni compiten entre sí. Fueron los perpetradores quienes decidieron que ocurrieran en el mismo lugar y al mismo tiempo.

La fábrica de la muerte, erigida por la Alemania nazi en territorio polaco, incorporada por el Tercer Reich en el otoño de 1939, cobró la vida de más de un millón de judíos de Polonia y Europa, cerca de 75.000 polacos, más de 20.000 romaníes y sinti, y miles de prisioneros soviéticos y representantes de decenas de otras naciones.

Auschwitz-Birkenau se convirtió en el cementerio más grande del mundo, y aunque no hay tumbas físicas en el sentido literal de la palabra, son visibles allí.

Y cualquier persona con siquiera un poco de sensibilidad comprende la importancia de las sagradas tumbas de los antepasados, en particular, de las víctimas inocentes de la bestialidad impensable, el recuerdo, el respeto y la reflexión.

Durante varios años, polacos y judíos cuidaron conjuntamente de los restos del antiguo campo de concentración y muerte, con la ayuda del Museo Auschwitz-Birkenau y el Consejo Internacional de Auschwitz, bajo los auspicios del primer ministro de Polonia. El cuidado y la cooperación son considerados un modelo a seguir para otras naciones en todo el mundo.

Por otro lado, casi mil años de historia de los judíos en tierras polacas se conmemoran en el galardonado Museo POLIN de Varsovia, que día con día se llena de visitantes locales y de todo el mundo.

Su exposición principal muestra las áreas brillantes de nuestra coexistencia, empezando por el hecho de que durante varios siglos, la Mancomunidad de Polonia y Lituania fue hogar de la comunidad judía más grande del mundo, que en ese momento disfrutó de una excepcional protección y tolerancia en Europa y, simultáneamente , contribuyó significativamente a nuestro patrimonio cultural y al desarrollo económico.

Sin embargo, esa exposición no cubre temas como el antisemitismo, la antipatía y la hostilidad. Atrae y convence, porque es honesta.

Markowa es un lugar nuevo e importante en el Mapa del Recuerdo, donde en 2016 se inauguró el Museo de los Polacos que Rescataron a Judíos, en conmemoración de la Familia Ulma.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, visita el Museo de la Familia Ulma que salvó a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, en Markowa, Polonia. Alik Keplicz / AP

A fines del año pasado, se inauguró una excelente exposición sobre el Archivo Ringelblum en el Instituto Histórico Judío de Varsovia. Hace muchos años, debido a una iniciativa de la comunidad judía estadounidense, se erigió un emotivo monumento en el sitio del antiguo campo de exterminio de Belzec y se está construyendo otro en Sobibor, como parte de un proyecto internacional realizado por Polonia, Israel, los Países Bajos y Eslovaquia.

Sin embargo, está sucediendo mucho más además del establecimiento de museos y monumentos.

Desde la caída del comunismo, ha aumentado la fascinación por la cultura, la tradición y la historia judía en mi país, en particular, entre los jóvenes polacos que descubren rastros del antiguo mundo destruido por el Holocausto en sus lugares natales.

Como ciudadano de Cracovia, he observado un fenómeno de reactivación del barrio judío de Kazimierz desde sus inicios; y al ver las multitudes que asisten al festival anual que promueve la cultura judía allí, sentí que presenciaba un milagro. Con placer y esperanza, vemos la recuperación de pequeñas pero prósperas comunidades y organizaciones judías con la participación de nuevas generaciones.

Sí, desafortunadamente ocurren incidentes antisemitas en Polonia, del mismo modo que ocurren en otros países del Viejo Continente. Debemos mantenernos en guardia e instar a toda Europa a acciones decisivas. Cualquier manifestación de antisemitismo es condenada por las autoridades polacas, pero definitivamente debemos intensificar la lucha contra ellas, y al tiempo que fortalecemos las actividades educativas.

Sin embargo, cualquiera que examine las estadísticas y los hechos, observará que, afortunadamente, en nuestro país el antisemitismo nunca alcanzó la escala o las formas tan drásticas como en otros países de nuestro continente.

Desde el punto de vista político, el Estado de Israel es uno de nuestros aliados más importantes. Esta visión no ha cambiado desde 1989, a pesar de la reorganización de la coalición en ambos países. Nuestra cooperación política, militar y económica se ha fortalecido aún más durante los primeros dos años de gobierno de la derecha unida en Polonia.

Polonia mantiene su posición de que un Estado judío seguro es una garantía para la paz mundial. Esta verdad debería enfatizarse particularmente este año, cuando celebremos el 70 aniversario de la fundación del Estado de Israel.

Podría continuar enumerando todas las cosas por las que los judíos y los polacos pueden estar orgullosos: el vivo y fraternal diálogo cristiano-judío; la Marcha de la Vida y los intercambios juveniles; la cooperación científica y de investigación.

Pero no pretendo utilizar una lluvia de palabras para ahogar la tormenta que nos rodea en este momento. Me gustaría preguntar: ¿Qué ha sucedido que de pronto tantas personas se olvidan y pasan por alto todo lo que nos ha acercado en los últimos años? ¿Por qué desperdiciarlo y derrocharlo? ¿Qué ganaremos al darnos la espalda uno al otro?

Simpatizamos con el dolor judío, y respetemos la memoria y la sensibilidad judía. No queremos limitar ninguna investigación que tiene por objeto descubrir la verdad sobre el pasado. La votación sobre la enmienda a la Ley del Instituto de Memoria Nacional fue desafortunada, ya que tuvo lugar justo antes del Día Internacional de Recordación del Holocausto; esto fue enfatizado varias veces por representantes de nuestro gobierno.

Sin embargo, debemos señalar claramente que nos sorprendimos por la reacción del gobierno israelí. Tenemos motivos para pensar que los cambios introducidos en el proyecto de ley habían eliminado cualquier duda restante por parte de nuestros socios.

La comunicación falló, pero este no es el momento de buscar a los responsables o culparse unos a otros. Es mucho más importante reestablecer nuestro diálogo.

Sin embargo, a pesar de nuestros errores, tenemos derecho a ser comprendidos. Nunca aceptaremos el uso de frases engañosas y ofensivas como “campos de exterminio polacos” o “Holocausto polaco”. Del mismo modo que Israel hace todo lo posible por evitar la negación y la disminución del Holocausto, Polonia nunca permitirá que se falsifique la historia, al excluirnos de la comunidad de víctimas y colocarnos como organizadores y perpetradores del genocidio liderado por Alemania.

Respondiendo de antemano a cualquier posible crítica: no queremos ocultar ningún crimen específico cometido por mis compatriotas. Uno tendría que ser loco o cínico mentiroso para afirmar que esas acciones vergonzosas nunca tuvieron lugar. Los historiadores continúan discutiendo la escala de la ayuda polaca proporcionada a los judíos, así como el fenómeno de los szmalcownictwo (polacos que chantajearon a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial amenazándolos con denunciarlos a los nazis) y los asesinatos de judíos cometidos por polacos.

Dejemos estas cuestiones a los investigadores confiables, que buscan la verdad sin verse afectados por el calor ideológico.

Hoy, al mirar a nuestras naciones, polacas y judías, está claro que las emociones y los temores han predominado en ambos lados en las últimas semanas. Después de todo, es comprensible que se aborden las cuestiones más importantes: las obligaciones morales hacia las víctimas, el dolor inimaginable asociado con la pérdida, la lucha por la verdad, la memoria y la identidad de nuestras naciones, la imagen internacional del Estado y cuestiones de soberanía.

Y esta es la razón por la que debemos continuar hablando. Sentémonos, escuchemos y luego presentemos lo que es más valioso y sagrado para ambas partes. En este tipo de diálogo, encontraremos una base para la verdadera comprensión, lejos de la negociación política o un compromiso podrido. La muerte y el dolor no deben utilizarse para juegos políticos; sin embargo, esto no significa que, como algunos dicen, estamos condenados al conflicto.

Hay un dicho irónico que dice que nuestras propias lágrimas son amargas y las de los demás son húmedas. Quiero asegurarles que nunca permitiremos que nadie falte el respeto a las lágrimas judías. Y pedimos lo mismo a cambio.

A pesar de todas nuestras diferencias, nosotros, polacos y judíos, podemos llorar juntos sobre las tumbas de las víctimas de nuestras naciones. Y luego sentarnos y hablar con sinceridad, como socios, aliados y amigos.

Jaroslaw Gowin es viceprimer Ministro de Polonia.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad