Inicio » Opinión » Entrevistas y Reportajes » Entrevista exclusiva con la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked

Entrevista exclusiva con la ministra israelí de Justicia, Ayelet Shaked

Enlace Judío México.- En Washington esta semana para la Convención de AIPAC, Hamodia realizó una entrevista exclusiva con la estrella política en ascenso de Israel, la Ministra de Justicia Ayelet Shaked. Shaked discutió sus puntos de vista sobre el proceso de paz, su trabajo sobre la reforma legal y su predicción sobre si se puede mantener la actual tenue coalición.

YOSEF CALDWELL*

En la conferencia de AIPAC, el director ejecutivo de AIPAC, Howard Kohr, dijo: “Todos debemos trabajar … hacia ese futuro, dos estados para dos pueblos: un judío con fronteras seguras y defendibles y uno palestino con su propia bandera y su propio futuro”. ¿Qué opina de esa declaración?

Creo que AIPAC debe liderar la política del gobierno de Israel, y es cierto que nuestro primer ministro habla de una solución de dos estados, pero definitivamente creemos que no es una solución factible, y puede llevar al establecimiento de un estado fallido. Hicimos una prueba en Gaza; la prueba falló. Una organización terrorista se hizo cargo de la Franja de Gaza. Solo tenemos terror, túneles y misiles, y no vamos a hacer este experimento nuevamente.

Creo que debemos aplicar la ley israelí a las ciudades y pueblos israelíes [en Judea y Samaria], y normalizar la vida allí, y en el futuro lejano, aplicar la ley israelí en el Área C. En el Área C, hay medio millón de israelíes y 100.000 palestinos; Tendrán ciudadanía con todos los derechos, por supuesto, como yo. Y las Áreas A y B formarán parte de una confederación con Gaza, con Jordania.

Muchos en Israel aplauden el anuncio del presidente Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Pero luego dijo, “Israel pagará por eso”, indicando que a cambio de la mudanza de la embajada, Israel tendrá que hacer concesiones. ¿Le preocupan esos comentarios? ¿Israel tendrá que hacer concesiones por la mudanza de la embajada, y de ser así, la medida habrá valido la pena?

Creo que el presidente Trump traslada la embajada no por Israel, sino principalmente por su base política. Fue su promesa antes de las elecciones. Él es un hombre de honor y trabaja para cumplir sus promesas. Su propia base política lo exigió, y definitivamente piensa fuera de los esquemas, y no está encerrado en viejos paradigmas del Departamento de Estado.

Es, por supuesto, también un gran paso para Israel, y estamos muy agradecidos por eso. Le agradecemos su coraje y su determinación. No quiero hablar sobre cosas que no sé, y asumir que algo sucederá, en lo que respecta a las concesiones. Como dije, lo hizo principalmente por su propia base política, y también por Israel.

¿A quién específicamente se refiere cuando dice “por su propia base política”?

No quiero interferir en la política estadounidense. Pero usted sabe que fue una de sus promesas antes de las elecciones. Entonces lo que hizo fue lo que prometió a sus votantes.

Me gustaría hablar sobre algunos de sus trabajos como ministra de Justicia. Se ha descrito que usted apoya el conservadurismo judicial en oposición al activismo judicial de Aharon Barak.

En los últimos 20 años hubo una revolución judicial en Israel, dirigida por el ex presidente de la Corte Suprema Aharon Barak, en la que el tribunal intervino en muchos asuntos que, en mi opinión, no son relevantes para los tribunales. Están microadministrando decisiones gubernamentales, interfiriendo con la legislación de la Knéset.

Tuve la oportunidad, creo que nunca ha sucedido antes, de que un ministro de justicia pueda liderar la selección de seis jueces de 15 que hay en la Corte Suprema. Eso es el 40 por ciento, el equivalente a un presidente de Estados Unidos que nomina a la Corte Suprema más de tres jueces en cuatro años.

Definitivamente, cuando elegí a los jueces, elegí jueces conservadores que no intervendrán en la Knéset, en decisiones gubernamentales, a menos que sea un caso realmente grave como afectar los derechos humanos o acción ilegal. Solo en esos casos, creo, deberían los jueces interferir.

Lo sabremos solo en el futuro, porque con los jueces, nunca se sabe cuál será su veredicto y, por supuesto, tienen total independencia judicial.

Entonces, por supuesto, solo sabremos en el futuro si lo logramos, pero nominé no solo a seis jueces para el Tribunal Supremo, sino también a 250 jueces de un total de 750 en el sistema. Puse mucho esfuerzo en eso; fue mi primer objetivo como ministra de justicia.

También está proponiendo una ley que permita a la Knéset volver a redactar y volver a legislar una ley después que el Tribunal la anule.

El Tribunal Supremo nunca obtuvo una aprobación específica de la Knéset para cancelar una ley. Llamamos a lo que hicieron una “revolución” porque simplemente tomaron esta autoridad. En otros países, el Tribunal Supremo ha escrito en la Constitución que pueden interferir y cancelar la ley. En Israel, eso nunca sucedió; simplemente tomaron la autoridad.

Por lo tanto, quiero promover una Ley Básica que establezca el orden y establecer la relación entre las tres ramas del gobierno.

Por un lado, el Tribunal Supremo tendrá la capacidad de cancelar leyes y, por otro lado, la Knéset podrá anular y legislar nuevamente una ley que el Tribunal Supremo canceló, después de cuatro años. Este es el enfoque canadiense, y lo adoptamos en 1994 en una de nuestras Leyes Básicas, en la ley básica de la libertad de ocupación.

¿Está proponiendo que Israel redacte una especie de constitución de estilo estadounidense?

Por supuesto, sería mejor si Israel tuviera una constitución, pero de manera realista no se puede hacer, porque Israel es una sociedad muy tribal. No veo la manera de que eso ocurra hoy. Después de la revolución judicial en la que la Corte tomó el poder por sí misma, hay mucha sospecha entre la Knéset y la Corte Suprema. Y hay muchas facciones que no quieren legislar una constitución porque temen que la Corte Suprema la interprete de manera muy amplia. De manera realista, no hay posibilidad de que tengamos una constitución.

Si Israel hiciera una constitución con una Declaración de Derechos similar a la de Estados Unidos, además de la relación entre el poder judicial y la legislatura, existen otros derechos básicos que las constituciones tienen, que pueden no existir en Israel ahora …

Tenemos la Ley Básica de dignidad y libertad humanas.

Específicamente pregunto porque Israel tiene algo ahora que no creo que tenga ninguna democracia occidental: la detención administrativa de seis meses, en la que los sospechosos de terrorismo han estado recluidos sin cargos. ¿Qué piensa de esta ley? ¿Es una buena política para un estado libre?

Sí, porque Israel es una villa en la jungla. Ni Estados Unidos ni Europa están sentados en el Medio Oriente, donde Assad ha asesinado a cientos de miles de personas en nuestra frontera norte; tuvimos, hasta hace poco, a ISIS por todas partes; una organización terrorista gobierna en Gaza – Hamás – que también intenta afirmarse cada vez más en Judea y Samaria. Así que estamos rodeados de organizaciones terroristas, y en la realidad del Medio Oriente, definitivamente es necesario.

La semana pasada, se reunió con la misión Am Ejad, un grupo de judíos ortodoxos estadounidenses que buscan obtener reconocimiento como un segmento importante de la judería estadounidense conectado a Israel, y por lo tanto digno de un asiento en la mesa cuando la judería estadounidense se relaciona con el gobierno israelí. ¿Cómo tratará de conectar con los judíos ortodoxos estadounidenses?

Tengo una buena relación con ellos, y también estoy muy cerca de los ultraortodoxos en Israel; me pidieron que me encontrara con Am Ejad. Tengo una muy buena relación con Yahadut HaTorá, con Shas.

Fue una conversación agradable.

¿Cuál cree que es la solución con respecto a la cuestión del reclutamiento de estudiantes de yeshivá?

Esta entrevista en realidad me interrumpió, ¡estaba a punto de redactar un proyecto de ley!

Creo que esta es una crisis falsa porque definitivamente podemos lograr una versión adecuada que los ultraortodoxos puedan aceptar y la coalición pueda aceptar.

Esperemos unos días, y estoy segura de que todo irá bien.

Me gustaría preguntar sobre el movimiento BDS (boicot a Israel), que no solo es apoyado por no judíos que son antiisraelíes, sino también por muchos judíos izquierdistas, incluidos algunos del movimiento reformista. ¿Qué le dice al movimiento BDS? Y específicamente, ¿cree que solo están realmente en contra de los asentamientos, o están en contra de Israel totalmente?

El movimiento BDS es solo otra forma del viejo antisemitismo. Desafortunadamente, hay judíos que no distinguen, pero es exactamente el mismo antisemitismo en un tono diferente. Se cubren con valores muy liberales de derechos humanos, etc., pero en realidad están en contra de la existencia de Israel como estado judío.

Sin embargo, han fracasado en todas las cortes del mundo. En toda batalla legal que tuvimos con el movimiento BDS, fracasaron.

Creo que también en los Estados Unidos existen en los campus universitarios, pero no existen fuera de los campus.

Me entristece mucho ver judíos que cooperan con ellos.

Finalmente, ¿cuánto tiempo piensa que este gobierno sobrevivirá?

Espero que sobreviva hasta 2019. Estamos trabajando en el proyecto de ley; [sabremos más una vez que se presente] el viernes.

*corresponsal de Hamodia en AIPAC el miércoles, 7 de marzo de 2018 a las 6:34 p.m. | כ ‘אדר תשע”ח

Fuente: Hamodia– Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend