Inicio » Opinión » Análisis » Nuestro Holocausto, su genocidio

Nuestro Holocausto, su genocidio

Enlace Judío México – El término genérico “holocausto” se está utilizando en el discurso popular para describir muchas de las atrocidades cometidas en todo el mundo. ¿Lograrán los historiadores persistentes enseñar al mundo que la aniquilación de los judíos fue un acto único? Probablemente no. Dentro de unos años, los detalles se perderán en el mar del olvido.

YARON LONDON

Poco después de conocer la magnitud del Holocausto, iniciamos un esfuerzo para convencer al mundo de que nuestro desastre único justifica una solución única: el establecimiento de un Estado judío.

Al mismo tiempo, una voz acompañante dijo que el Holocausto debería ser visto como una advertencia contra el componente satánico en la naturaleza del hombre y la sociedad. La diabólica historia podría resurgir dada una combinación de condiciones raras, pero no imposibles. Los judíos no serán sus únicas víctimas.

Estos dos mensajes no se contradicen entre sí, pero la conciencia de las masas parece tener problemas para aceptarlas sin apartar a la otra. El PR sionista tiende a enfatizar el mensaje único que le brinda grandes beneficios a Israel, pero el impacto de nuestro desastre se ha ido debilitando con el paso del tiempo y la ocurrencia de otras atrocidades. El mensaje universal ha hecho a un lado el mensaje particular. El Holocausto se ha convertido en otro genocidio, uno de tantos.

Permítanme tratar de describir el proceso: al principio, se llamó la atención sobre el hecho de que los nazis no sólo asesinaron a judíos, sino también a gitanos, homosexuales y personas con enfermedades mentales. Más tarde, la gente comenzó a preguntarse sobre la verdadera diferencia entre el exterminio de los judíos y otros eventos denominados “genocidio”.

Las preguntas se centraron en hechos históricos como las masacres realizadas por las fuerzas españolas contra los pueblos indígenas de las Américas en Centro y Sudamérica del Sur, la masacre de nativos americanos en Norteamérica, la masacre de aborígenes australianos, el asesinato de millones de esclavos africanos en su camino a estados esclavistas en América, la aniquilación masiva de congoleses nativos por los belgas, la masacre de armenios por los turcos, el asesinato de al menos un millón de personas por los estadounidenses en Vietnam, el exterminio de los tutsis por los hutus en Ruanda, el hambre en el distrito de Biafra en Nigeria, la matanza sistemática de minorías en Camboya y muchas otras masacres en las que el número de víctimas fue mucho mayor que los seis millones que perdimos.

Muchos de estos eventos se categorizan bajo el término genérico “holocausto”, que se usa en el discurso popular en el mundo como un equivalente al “genocidio”. La próxima etapa es aplicar el término a cosas inhumanas también. La gente habla de un “holocausto cultural”, que es un esfuerzo intencional para borrar la cultura de un grupo específico, e incluso del holocausto de los animales que son sacrificados.

A la luz del significado modificado del término “Holocausto”, los historiadores persistentes han estado tratando de enseñarnos que la aniquilación de los judíos fue un acto único. No hubo ningún caso antes del Holocausto en el que un Estado planificó y ejecutó sistemáticamente el asesinato de poblaciones por razones que no pueden explicarse racionalmente.

Campamento de refugiados en Ruanda, 1996 (Foto: AFP)

Los colonialistas eliminaron a millones de personas para apoderarse de sus tierras y sus recursos naturales; los seguidores de una religión destruyeron violentamente a los creyentes de otra religión en competencia; los esclavos cayeron como moscas en los barcos que los transportaban desde África; las naciones masacraron a sus vecinos por temor a ser atacados por ellos; y tiranos asesinaron para asegurar su dominio.

Ninguna de estas explicaciones se aplica a las acciones de los nazis. Los judíos no compitieron con los nazis por recursos materiales, no fueron convertidos en esclavos para hacer uso de su fuerza de trabajo, no eran miembros de una clase explotadora que tuvo que ser removida del poder, y no tenían una ideología que pone en peligro la visión del mundo del gobierno.

Fueron aniquilados, de acuerdo con la percepción nazi, para liberar a la humanidad de animales que no son humanos, sino algo entre un ser humano y un simio. Según el nazismo, precisamente por su parecido particular con un ser humano, esta criatura, el judío, puede actuar como un virus, infiltrándose en el tejido sano de la raza aria. La diferencia entre esta criatura y el hombre es biológica, es irreparable, y es por eso que tiene que ser aniquilada. Todo debe ser sacrificado para esta misión sagrada, explicaron, incluso si el esfuerzo consume los recursos necesarios para ganar la guerra.

¿Podrán estas explicaciones académicas aclarar a mucha gente por qué el Holocausto es un evento tan único? Lo dudo. Dentro de unos años, los detalles se perderán en el mar del olvido. Es muy angustiante. No debemos rendirnos, pero debemos estar preparados.

Fuente: Ynet / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Send this to friend